Noticias de Chihuahua, Chih., a Viernes 17 de noviembre de 2017

Cargando...
Cargando...

Y la salud apá ?

por Manuel Narváez 241

Y la salud apá ?

P.D. La ONU clasificó a México como un país donde la educación es corrupta. Con cariño para la maestra

El gobierno federal, a través de la secretaría de educación pública, determinó dar marcha atrás a la prohibición de vender comida «chatarra» en las escuelas, poniendo en riesgo la salud de millones de niños de nivel preescolar, primaria y secundaria. ¿ y el derecho de los niños a la salud ?, bien, gracias.

Nuestro país ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil y el segundo puesto en muertes por diabetes, Chihuahua es líder a nivel nacional en el primer rubro; sin embargo, parece que estas escalofriantes noticias no le quitan el sueño a las autoridades del sector salud y educativo. Como dato adicional, el año pasado, la obesidad y el mortal padecimiento que trae aparejado, costaron al erario público, $5,500 millones de dólares, cash de los impuestos que pagamos todos los mexicanos, para atenderlos.

Hace unos meses, cuando se dio a conocer la problemática de salud pública que ocasiona la obesidad infantil y la altísima tasa de mortalidad por diabetes, el titular del ejecutivo federal ofreció combatirlas desde la prevención. Hoy, a tan sólo unas semanas de que el secretario de salud anunciara el retiro de la comida chatarra para el próximo ciclo escolar, su par en la secretaría de educación, Alonso Lujambio, recula y manda la restricción hasta el 2012.

Se especula mucho que la dirigente del SNTE ( y dueña de las decisiones educativas en este país), Elba Esther Gordillo, habría sido la interlocutora entre empresarios «afectados» y el gobierno federal. También, los industriales de envases de plásticos, envolturas y empaques de los productos a restringirse, rechazaron tal medida arguyendo que impacta a la industria y afectaría los empleos establecidos, incluso, aseguran que sus ventas representan el 4.5% del PIB nacional.

Sin discutir las razones de quienes dicen proteger las fuentes de empleos, me parece pertinente tocar algunos aspectos importantes al respecto. Cuando existen emergencias, de cualquier tipo, el ejecutivo federal tiene la obligación de implementar las medidas urgentes y necesarias para proteger a la población civil primero que nada, y después los bienes, sean cuales fueren. Un dato relevante confirma esta cita, el año pasado, la contingencia del virus AH1N1, llevó a la administración de Calderón a tomar medidas extremas que algunos cuestionaron o criticaron, a pesar de eso, se logró contener la propagación de la enfermedad. El asunto no fue cosa menor y por ello, la American Chamber otorgó recientemente al secretario de salud, José Ängel Córdova, la presea Double Eagle Award. El costo para México por esta crisis sanitaria fue de aproximadamente 100 mil millones de pesos, y aunque todavía no se recuperan los ingresos del turismo, que fue la industria más afectada, el país no se derrumbó.

Resulta absurdo entonces, que ahora vengan los industriales a asustarnos con el petate del muerto con eso de que si se retiran sus productos de las tienditas en las escuelas, las perdidas serán cuantiosas lo mismo que los empleos. Por favor señores feudales, no estiren tanto la carne que se la van a arrancar, ¿ cómo es posible que la restricción a determinados productos que no son parte de una buena alimentación para nuestros infantes y niños, formen parte de su principal fuente de ingresos o ventas de sus corporativos, o si ?.

Cuando las legislaciones en otros países prohibieron fumar en establecimientos cerrados y despúes en parques públicos, la industria tabacalera no se vino abajo, al contrario, aun y cuando son productos muy gravados en muchas naciones, las ganancias continuan siendo cuantiosas, si no lo creen, busquen en sus costosas Ipads DOW Jones y encontraran el sustento de mi dicho.

Yo soy un convencido, como ciudadano y padre de familia de que la autoridad federal debe ser tan firme en este tema como lo es para sostener el combate al crimen organizado, porque las defunciones por obesidad y diabetes son mucho mayores de las que provoca la narco guerra, bueno, hasta ahorita. Si me apuran, los legisladores federales deben tomar cartas en el asunto y ponderar la posibilidad de etiquetar a los refrescos endulzados y la comida con exceso de grasa, como se hace con las bebidas que contiene alcohol y los cigarrillos. Los Ilustro: «el abuso en el consumo de este producto, puede provocar diabetes». Ahí se las dejo de tarea.

P.D. La ONU clasificó a México como un país donde la educación es corrupta. Con cariño para la maestra.