20.46°C

Nubes

Chihuahua, Chihuahua



Jueves 30 de mayo de 2024

Los mexicanos están a punto de elegir a su primera mujer presidenta


La lista de galardones de Claudia Sheinbaum es larga: Tiene un doctorado y un Premio Nobel de la Paz compartido y fue la primera mujer elegida para dirigir Ciudad de México, la capital de su país y una de las mayores ciudades del hemisferio occidental.

Ahora tiene otra oportunidad de hacer historia. Sheinbaum, de 61 años, es la clara favorita en las elecciones mexicanas del domingo, lo que la sitúa en posición de convertirse en la primera mujer presidenta del país.

Pero tiene un problema de imagen, y lo sabe.

Muchos mexicanos se preguntan: ¿Puede ser su propia líder? ¿O es un peón del actual presidente?

"Existe la idea, porque muchos columnistas lo dicen, de que no tengo personalidad", se quejó Sheinbaum a los periodistas a principios de este año. "Que el presidente Andrés Manuel López Obrador me dice lo que tengo que hacer, que cuando llegue a la presidencia me va a estar llamando por teléfono todos los días".

A pocos días de las elecciones mexicanas, Sheinbaum se enfrenta a un dilema fundamental.

Insiste en que gobernará con independencia de su mentor, López Obrador, y tiene algunas prioridades diferentes. Pero desviarse demasiado de su agenda podría ser muy arriesgado.

López Obrador y ella son "personas diferentes", dijo en una entrevista. Él es un petrolero que invirtió en proyectos medioambientalmente cuestionables; ella es una científica del clima. Sin embargo, Sheinbaum ha llegado a la cima en parte alineándose completamente con él, y apoyando medidas como su gran apuesta por la compañía petrolera nacional y cambios constitucionales que los críticos califican de antidemocráticos.

¿Se atreverá a desviarse de esas políticas si gana el cargo, invitando al reproche del Sr. López Obrador y del movimiento que la llevó allí? ¿O se dedicará a cimentar su legado, aunque ello signifique sofocar su propia visión?

"Claudia no puede decir lo que va a hacer, porque en este momento tiene que mostrar absoluta lealtad a Andrés Manuel", dijo Ana Laura Magaloni, experta legal que asesoró a la señora Sheinbaum durante su primer año como alcaldesa.

"¿Qué va a pasar cuando Claudia esté libre de ese yugo, cuando Andrés Manuel ya no esté ahí?". dijo Magaloni. "Nadie lo sabe".

La otra principal aspirante es Xóchitl Gálvez, una empresaria tecnológica que representa a varios partidos de la oposición. Sheinbaum lidera las encuestas con 20 puntos porcentuales de ventaja, por lo que gran parte del debate nacional se ha centrado en quién sería realmente como presidenta.

La Sra. Sheinbaum dice que es sexista sugerir que la posible primera mujer líder de México es en realidad sólo la marioneta de un hombre.

"Hay un rastro de misoginia, de machismo", dijo a un entrevistador. "Dicen: ’La única razón por la que va adelante en las encuestas es porque es igual que el presidente, o es la favorita del presidente’".

López Obrador y Sheinbaum rodeados de simpatizantes durante un mitin en Ciudad de México en 2022.Credit...Luis Antonio Rojas para The New York Times

López Obrador será recordado por duplicar el salario mínimo y sacar a millones de personas de la pobreza, pero también por dar poder al ejército, dar prioridad a los combustibles fósiles e impulsar medidas que, según los críticos, podrían debilitar las instituciones democráticas de México.

Su sucesor heredará una larga lista de problemas. La empresa petrolera estatal se tambalea por la deuda, la migración a través del país ha alcanzado máximos históricos, la violencia hace estragos y el expresidente Donald J. Trump ya amenaza con aranceles si gana las elecciones estadounidenses.

Sheinbaum declaró a The New York Times que estaba dispuesta a trabajar con cualquier candidato que ganara las próximas elecciones estadounidenses. Públicamente, se ha hecho eco de la insistencia de López Obrador en abordar la violencia de los cárteles mexicanos y la migración abordando sus causas profundas. Como indicio de un posible cambio, dijo en un debate reciente que trataría de reformar la autoridad migratoria del país, un organismo a menudo acusado de corrupción.

"Tenemos que ser más eficaces a la hora de reducir los cruces irregulares", declaró en una entrevista Juan Ramón de la Fuente, miembro de su equipo de campaña y considerado su candidato más probable para el puesto de ministro de Asuntos Exteriores.

Algunos en Washington han cuestionado en privado si la cooperación de México en materia de migración podría retrasarse después de las elecciones del país, pero el Sr. de la Fuente rechazó esas preocupaciones. "Seguiremos con el mismo, yo diría, rigor tratando de contener los flujos migratorios", dijo.

Antigua bailarina de ballet, Sheinbaum se define a sí misma como "obsesiva" y "disciplinada". Pero la disciplina puede no ser suficiente, dicen los analistas.

López Obrador es un talento político generacional que convirtió a su partido en un monstruo gracias a la fuerza de su personalidad. Cuando su coalición se fracturó, utilizó su enorme capital político para acorralar a sus rivales internos. Cuando surgieron problemas, convenció a los mexicanos de que los estaba resolviendo, aunque las estadísticas de su propio gobierno no estuvieran de acuerdo.

Ahora llega Sheinbaum, con un comportamiento más profesoral que fogoso, tratando de hacerse con el control de un mundo político definido por la marca de poder de López Obrador.

La Sra. Sheinbaum en 2020, cuando era alcaldesa de Ciudad de México.Credit...Meghan Dhaliwal para The New York Times

"Lo necesita", dijo Carlos Heredia, analista político mexicano. "Ella no tiene el carisma, no tiene la popularidad, no tiene la resistencia política propia, por lo que necesita tomar prestado eso de López Obrador".

El Times habló con dos docenas de personas que han trabajado con Sheinbaum o la conocen y también visitó actos de campaña, revisó sus escritos y sus apariciones en los medios de comunicación y la entrevistó, una vez en 2020 y otra este año.

Lo que quedó claro es que la Sra. Sheinbaum ha parecido durante mucho tiempo más cómoda haciendo las cosas en silencio que vendiéndose a sí misma o sus logros.

Nieta de inmigrantes judíos que huyeron de Europa, rara vez habla de ser judía o de casi nada de su vida personal, dicen sus colegas. Cuando los entrevistadores le preguntan por el Premio Nobel que compartió con un grupo de investigadores sobre el clima, señala cuántas otras personas participaron en el trabajo.

Se la conoce como una jefa dura y de temperamento rápido, capaz de inspirar miedo y adoración al mismo tiempo. En público, sin embargo, su afecto es tan controlado que roza lo distante.

López Obrador, por el contrario, se siente totalmente cómodo revelando al mundo su estado emocional interior. Casi todos los días de la semana durante los últimos cinco años, ha celebrado una conferencia de prensa matutina en la que pasa horas desgranando sus ansiedades, celebrando sus victorias y atacando a sus críticos. Cuando no se lanza a la yugular, se muestra cálido y encantador.

"Andrés es más carismático", dijo en una entrevista Marcelo Ebrard, ex ministro de Relaciones Exteriores que ahora forma parte del equipo de campaña de Sheinbaum. Ebrard, que en el pasado fue rival de Sheinbaum dentro del partido, no lo dijo en sentido negativo. El suyo es "un tipo diferente de liderazgo", dijo, que puede ser "más eficiente" que el impulsado por la personalidad.

Para algunos mexicanos, una mujer sin emociones puede ser el antídoto ideal contra un hombre divertido que sumió al país en la confusión partidista.

Pero sus oponentes sólo ven una oportunidad.

En un reciente acto de campaña para estudiantes universitarios, se pidió a Jorge Álvarez Máynez, candidato en tercer lugar, que definiera a la Sra. Sheinbaum.

"Muy aburrida", dijo, sonriendo. La sala rompió a aplaudir.

El alcalde dijo que sí

Nacida de dos científicos activistas de izquierda en la capital, Sheinbaum siempre fue "una chica seria", dijo Arturo Cano, periodista que escribió una biografía de la candidata. De niña, visitaba a su familia para dar de comer a los presos políticos.

Mientras estudiaba en la Universidad Nacional Autónoma, ayudó a liderar un movimiento de protesta contra un plan para aumentar las tasas de matrícula y modificar las admisiones. Se casó con uno de los líderes del movimiento y tuvo un hijo con él.

A principios de los noventa se trasladó a California, donde estudió el consumo energético de México en el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley.

La carrera política de la candidata comenzó cuando López Obrador fue elegido alcalde de Ciudad de México en 2000 y la invitó a una reunión en una cafetería. "Lo que quiero es reducir la contaminación", recuerda que le dijo López Obrador. "¿Sabes cómo hacerlo?".

La Sra. Sheinbaum durante un mitin en 2022 para apoyar los cambios electorales favorecidos por el Sr. López Obrador.Credit...Luis Antonio Rojas para The New York Times

Ms. Sheinbaum during a rally in 2022 to support electoral changes favored by Mr. López Obrador.Credit...Luis Antonio Rojas for The New York Times

Sheinbaum, que para entonces había escrito más de una docena de informes sobre el uso de la energía y las emisiones de carbono, dijo que sí. Se convirtió en su Ministra de Medio Ambiente. En las reuniones, parecía dispuesta a hacer casi cualquier cosa para contentar a su jefe, según varias personas que trabajaron con ella.

"La frase que utilizaba una y otra vez era: ’El alcalde dijo que’", dijo Heredia, que trabajó con ella en el gobierno municipal de López Obrador.

Lo que eso significaba, según el Sr. Heredia: "No somos un gabinete para dar ideas", dijo. "Somos un grupo de personas que estamos aquí para ejecutar lo que él decida".

Heredia se sintió confuso cuando se enteró de que Sheinbaum, la experta en clima, estaba supervisando la nueva gran inversión de la capital: la construcción de una autopista elevada a través de Ciudad de México. El proyecto sólo animaría a la gente a conducir más, decían los críticos.

En ese momento, la Sra. Sheinbaum dijo que la nueva carretera reducía la contaminación al aliviar el tráfico, aunque los expertos dicen que es difícil corroborar esa afirmación. Según un estudio de 2018, el efecto sobre las emisiones "no fue significativo" porque, aunque la congestión fue menor, el número de coches aumentó.

En 2006, López Obrador se presentó a las elecciones presidenciales y perdió por menos de un punto porcentual. Disputó los resultados y lideró a sus partidarios en una ocupación de un mes del centro de la capital.

Allí celebró su propia ceremonia de investidura, en la que se proclamó "presidente legítimo" de México. Sheinbaum le ayudó a ponerse la banda presidencial. Cuando creó un "gabinete legítimo", nombró ministra a Sheinbaum.

"Muchos de nosotros no queríamos unirnos a ellos en esta locura de un ’gabinete legítimo’", dijo Guadalupe Acosta Naranjo, ahora en la oposición, que entonces formaba parte del partido de izquierda al que pertenecía el señor López Obrador.

"Pero ella estaba allí con él", dijo el Sr. Acosta Naranjo, "viviendo en este submundo, en este universo alterno y paralelo lleno de gente que pensaba que estaban haciendo una revolución."

¿Qué quieres, alguien blando?

En los años siguientes, Sheinbaum alternó el mundo académico y la política, pero siempre se mantuvo cerca de López Obrador. Cuando fundó su partido Morena en 2014, le pidió que se presentara como candidata a la alcaldía de Tlalpan, una delegación de Ciudad de México. Con su respaldo, ganó.

En 2018, él se alzó con la presidencia y ella se convirtió en alcaldesa de Ciudad de México. Rápidamente se ganó fama de jefa exigente.

"Uno no va a sus reuniones para decirle: ’Estoy trabajando en ello’", dijo Soledad Aragón, ex miembro del gabinete de Sheinbaum. Según Aragón, cuando entraba en una sala, todo el mundo se sentaba derecho.

La alcaldesa podía recordar cifras concretas mencionadas en una reunión semanas después de que se produjeran, dijo Aragón, que la calificó de "brillante" y "exigente", sobre todo consigo misma, y añadió: "Ha conseguido resultados": "Ha obtenido resultados".

Como abanderada del partido Morena de López Obrador, Sheinbaum goza de un amplio apoyo popular.Credit...Marian Carrasquero para The New York Times

Cinco funcionarios que han trabajado con Sheinbaum, que no estaban autorizados a hablar públicamente, dijeron que a veces se enfadaba rápidamente y gritaba a sus subordinados delante de grandes grupos. A través de un portavoz, Sheinbaum declinó hacer comentarios sobre la acusación.

Cano, el biógrafo, dijo que cuando le preguntó a Sheinbaum por las "muchas, muchas historias" que había oído sobre su dureza como jefa, ella le dijo: "Si hay algo que no soporto es a los vagos".

Sus defensores dicen que algunas personas simplemente reaccionaron mal ante una mujer al mando.

"Sé que en su gobierno a veces la gente se ofendía o se sentía mal porque ella les gritaba", dijo Marta Lamas, una activista feminista de larga trayectoria que ha estado cerca de Sheinbaum y su equipo. "Pero si grita un hombre, no sería un problema porque culturalmente es diferente".

"La gente lo dice de forma crítica: ’Es dura’", dijo la Sra. Aragón. "¿Qué quieren, a alguien blando al frente de la ciudad?".

Cuando Covid llegó a México, Sheinbaum ya había conseguido gobernar a su manera, dando más poder a los tecnócratas que a los leales al partido e invirtiendo en la policía para luchar contra el crimen, en lugar de recurrir al ejército como López Obrador.

Ahora, en las entrevistas, señala la pandemia como prueba de que ella y López Obrador no siempre están alineados.

El Sr. López Obrador rara vez llevaba máscaras en público, sugirió que dos amuletos le protegerían del Covid y no hizo hincapié en la realización de pruebas en todo el país. La Sra. Sheinbaum realizó pruebas agresivas e insistió en el uso de mascarillas.

A diferencia del Sr. López Obrador, la Sra. Sheinbaum promovió enérgicamente el uso de mascarillas durante la pandemia.Credit...Meghan Dhaliwal para The New York Times

Pero cuando los principios científicos entraron en conflicto con su lealtad, Sheinbaum optó por la lealtad.

A medida que se acercaban las Navidades de 2020, con las camas de los hospitales agotadas, el gobierno federal engañó a los ciudadanos sobre la gravedad del virus en la capital, diciendo que no había alcanzado el nivel crítico de contagio que habría requerido un bloqueo total. La capital permaneció abierta durante semanas.

Sheinbaum podría haber cerrado la ciudad antes, pero no lo hizo. El resultado fue un enorme brote.

Una comisión independiente calificó este año el episodio como "uno de los fracasos más graves del gobierno" de la pandemia en México. Sheinbaum ha declarado que no está de acuerdo con las conclusiones de la comisión.

Sin confrontación, sin sumisión

El comportamiento de Sheinbaum durante la campaña ha sido una especie de prueba de Rorschach para los mexicanos obsesionados con el camino que tomaría si fuera elegida presidenta. Los que creen que rompería con López Obrador ven signos de autonomía por todas partes. Los que no están de acuerdo sólo ven obediencia.

Los partidarios de la primera postura señalan que la candidata ha nombrado a expertos muy respetados para su equipo de campaña, que ha prometido promover las energías renovables y que está dispuesta a reevaluar la expansión del ejército en las empresas públicas.

Pero también ha apoyado algunas de las ideas más polémicas del presidente.

En febrero, López Obrador propuso una serie de cambios profundos en la Constitución, entre ellos la eliminación de los reguladores independientes y la exigencia de que los magistrados del Tribunal Supremo fueran elegidos por votación popular. La medida provocó la alarma entre los críticos, que dijeron que el presidente estaba tratando de eliminar los controles y equilibrios.

Sin embargo, un día después, Sheinbaum se puso a la cola y dio una rueda de prensa en la que anunció que adoptaría todas sus propuestas como propias.

Para los detractores, esto era una ilustración de sus peores temores: Sheinbaum siguiendo instrucciones de López Obrador para tomar medidas que dañarían la democracia.

López Obrador convirtió a su partido en un monstruo gracias a la fuerza de su personalidad.Credit...Alejandro Cegarra para The New York Times

Pero el Sr. de la Fuente, que está ayudando a diseñar los planes de la Sra. Sheinbaum, pareció restar importancia a los cambios propuestos para el poder judicial.

"Yo no diría que es necesariamente la principal prioridad", dijo, y agregó que Morena necesitaría ganar una supermayoría en el Congreso para impulsar las medidas, algo que los funcionarios del partido ven poco probable.

Entre Sheinbaum y López Obrador, agregó, "no habrá confrontación, pero tampoco sumisión".

Durante años, la candidata ha intentado explicar cómo puede estar tan en sintonía con el presidente sin dejar de ser ella misma. La respuesta, dice, es sencilla: Cree de verdad en él.

En 2022, un locutor de radio le hizo una pregunta muy directa: "¿Por qué no elige ser una mujer que gobierna con sus propias ideas? ¿Por qué no te sales del circo de AMLO?", preguntó, usando el apodo del señor López Obrador. "¿Por qué tener la misma retórica con las mismas palabras?".

La señora Sheinbaum no dudó.

"Si piensas lo mismo que otra persona, no es que la estés copiando; simplemente estás de acuerdo con las ideas", dijo. "No puedes negar lo que crees".

La Sra. Sheinbaum y el Sr. López Obrador son "personas diferentes", dijo el candidato.Credit...Marian Carrasquero para The New York Times

Emiliano Rodríguez Mega contribuyó con información desde la Ciudad de México.

Natalie Kitroeff es la jefa de la oficina de The Times en Ciudad de México, donde dirige la cobertura de México, América Central y el Caribe. Más sobre Natalie Kitroeff