21.46°C

Nubes

Chihuahua, Chihuahua



Jueves 30 de mayo de 2024

Nayib Bukele asume su segundo gobierno en El Salvador


El Salvador.- En medio de una oposición pulverizada y rodeado de una popularidad sin precedentes, Nayib Bukele se prepara para dar inicio a su segundo mandato como presidente de El Salvador. Con un abrumador respaldo del 85% de los votantes en las elecciones del 4 de febrero, Bukele, un publicista milenial de 42 años, gobernará por otros cinco años con un control casi absoluto del Congreso y de las instituciones estatales.

La ceremonia de juramento está programada para llevarse a cabo a las 08:00 locales en el Palacio Nacional de San Salvador, un evento al que se espera que acudan multitudes de salvadoreños. Entre los invitados especiales se destacan la presencia del presidente argentino Javier Milei, el mandatario paraguayo Santiago Peña y el rey Felipe de España.

Bukele, quien se autodenomina como un «dictador cool», ha sido objeto de críticas por su presunto autoritarismo y por mantener el poder a través de interpretaciones legales a su favor. Sin embargo, su popularidad lo ha consolidado como el presidente más querido de América Latina, según Latinobarómetro.

Bukele asume nuevamente el control de El Salvador
Desde que asumió el cargo en 2019, Bukele ha mantenido una firme postura en la lucha contra las pandillas, a las que responsabiliza de miles de muertes en el país. Bajo su administración, El Salvador ha experimentado una disminución significativa en los índices de violencia, convirtiéndose en uno de los países más seguros de la región.

A pesar de los logros en materia de seguridad, Bukele enfrenta ahora el desafío de revitalizar la economía del país, donde casi un tercio de la población vive en condiciones de pobreza. Además, las denuncias de abusos a los derechos humanos por parte de organizaciones como Human Rights Watch y Amnistía Internacional han generado preocupación en la comunidad internacional.

Con una aplastante mayoría en el Congreso, Bukele tiene la oportunidad de llevar a cabo reformas constitucionales, lo que ha despertado cierta incertidumbre entre los críticos de su gobierno. El país se encuentra a la espera de conocer las políticas y planes que el presidente tiene en mente para los próximos cinco años.