Noticias de Chihuahua, Chih., a Martes 15 de junio de 2021

Cargando...
Cargando...

Nomás de entrada

por Antonio Tiscareño 1261

Nomás de entrada

Marco Quezada han empezado a despedir sin miramientos a cientos de personas empleadas por las anteriores administraciones

Apenas hace unos días veíamos a la flamante Administración Municipal encabezada por el C. Marco Adán Quezada hacer protesta solemne de “cumplir y hacer cumplir la ley y que si no el pueblo se lo demande”, cuando nomás de entrada ya están haciendo exactamente lo contrario.

Sabiendo o creyendo que tienen todas las ventajas - inclusive las mediáticas – han empezado a despedir sin miramientos a cientos de personas empleadas por las anteriores administraciones para el servicio público de nuestra ciudad. Sus declaraciones son en el orden de provocar la simpatía de la ciudadanía argumentando supuestos ahorros en el gasto público y queriendo convencer a los crédulos de que las finanzas de la ciudad se manejaron de mala forma.

Claro que muchos darán crédito a sus afirmaciones amañadas porque los deportes nacionales siguen siendo la maledicencia y el opinar sin fundamentos acerca de todo y de todos, pero ahí están los números que no engañan ni mienten, gústeles o no, reconózcanlo o no, las cuentas públicas se entregaron sanas y transparentes, pero debido a su mal entendido sentido de competencia jamás lo reconocerán pues tienen como consigna denostar y minimizar a los adversarios políticos que los han superado, porque reconocerles un buen desempeño los obligaría a ser mejores en su turno, por ello prefieren ignorar lo evidente y escatimar el mérito ajeno haciéndolo parecer insignificante para que así pretender que de nuevo la ciudadanía resignadamente se conforme con la mediocridad con la que ellos se han manejado en anteriores ocasiones.

Con una hipocresía que haría palidecer de envidia a los mismísimos fariseos, usan como argumento este que no es otra cosa que pretexto; que las dependencias no se pueden seguir sustentando con la actual planta de trabajadores cuando a los ojos de propios y extraños esto ha sido una realidad positiva durante los últimos seis años, pues no solo se requirió la participación de toda esa gente para atender la creciente demanda de servicios de la población, sino que además se cumplió con ello con el requerimiento de que el gobierno municipal creara un sistema de empleo local que le permitiera absorber a una buena parte de los que quedaron desempleados por efecto de la crisis económica mundial que obligó a los empresarios a cerrar las fuentes de empleo particulares.

Así son y no nos causa sorpresa que lo sigan siendo, como tampoco nos causa sorpresa el que con una visión patrimonialista de las instituciones, quieran manejarlas como dueños y señores de los asuntos públicos y lo demuestren al pasarse la ley federal del trabajo por el arco del triunfo al despedir apresurada y arbitrariamente a un gran número de trabajadores a los que se ha estado presionando para que acepten liquidaciones insuficientes. Claro que inmediatamente después de correr a tanta gente, volverán a contratar a otros “de los suyos” con cualquier pretexto pues tienen muchos compromisos políticos que cumplir.

Por ello, dejando de lado la más mínima ética de trato para quienes estuvieron sirviendo a la comunidad, han llegado al extremo de la intimidación y la retención de salarios de la última quincena devengada, usándolo como medio de presión para orillar a la gente a aceptar el pago que le ofrecen, mismo al que mañosamente le han agregado el pago de su última quincena con el doble propósito de inflar la cantidad de la liquidación y de pasada forzarlos a tomar la limosna con la que pretenden dar por terminada la relación laboral. Saben que tienen mucho de su parte porque se atienen a la ignorancia que existe acerca de la legislación laboral incluso en el medio legista y también apuestan a la desesperación de la gente que presionada por la necesidad muchos aceptarán el leonino convenio que han diseñado para evadir su compromiso,

Más para eso están los medios informativos y si no hiciéramos uso de los que tenemos a nuestro alcance para alertar a los afectados, nos convertiríamos en cómplices silenciosos de los arbitrarios, por ello debemos hacer correr la voz entre los afectados por estos abusos; de que independientemente de que en primera instancia hayan firmado aceptando, sus derechos laborales siguen vigentes pues son IRRENUNCIABLES y que si buscan la asesoría de un abogado ESPECIALIZADO en lo laboral y sobre todo, que no esté vendido con la contraparte como hay muchos, tienen una muy grande posibilidad real de ganar la demanda de lo que se les quede a deber.

Terminemos con esta reflexión: Si así empiezan, ¿Cómo irán a terminar?, ¿Ese es al concepto que tienen acerca de cumplir la ley? Van a cumplir nada más con lo que les dé la gana cumplir; Señores, la ley federal del Trabajo también es ley y ustedes como representantes del la autoridad son los primeros obligados a cumplirla para tener categoría moral para exigirle a la población que la cumpla, ya no pueden seguir siendo tan discrecionales como acostumbran serlo, porque en este momento estamos viviendo las consecuencias de que lo hayan sido durante décadas. Para acabar pronto digamos:

México está como está, porque ustedes son como son.