32.33°C

Algo De Nubes

Chihuahua, Chihuahua



Viernes 13 de febrero de 2009

Rastrean de 10 a 20 sicarios aún prófugos

Las fuerzas castrenses que realizan patrullajes en la zona desértica entre Samalayuca y Villa Ahumada


Las fuerzas castrenses que realizan patrullajes en la zona desértica entre Samalayuca y Villa Ahumada

Las fuerzas castrenses que realizan patrullajes en la zona desértica entre Samalayuca y Villa Ahumada buscan de diez a veinte sicarios que se hallan prófugos todavía, tras los enfrentamientos del martes pasado entre soldados y pistoleros.

De acuerdo con fuentes militares, el día de los hechos el grupo de soldados le hizo frente a una célula integrada por 30 ó 40 narcotraficantes procedentes de Sinaloa, de los cuales 14 murieron y el resto logró evadir el operativo militar.

El mando del Ejército Mexicano dio a conocer que desde ese día se mantiene una búsqueda en la región para dar con su paradero.

La madrugada del martes, durante el enfrentamiento con un grupo armado cerca del rancho El Vergel, cerca del tramo de la carretera Juárez-Villa Ahumada, murió el sargento segundo ángel Macrino Manzo ávila.

La fuente indicó que al grupo de sicarios se le vincula con el cártel de Sinaloa y se encontraban concentrados en un rancho de la zona.

Los hechos se dieron el pasado martes, cuando un comando armado, que secuestró a nueve habitantes de Villa Ahumada durante la madrugada de ese día y ejecutó a seis de ellos, se enfrentó en tres ocasiones con militares, lo que dejó un saldo de 14 sicarios y un militar muertos.

Datos oficiales indican que los militares lograron asegurar en las escenas de los enfrentamientos al menos 25 armas largas de las conocidas como “cuerno de chivo” y calibre .223, varias granadas, tres pistolas, 18 chalecos antibalas, trece unidades vehiculares de reciente modelo, cargadores y cartuchos de diferentes calibres, además de uniformes y cascos militares muy similares a los utilizados por las fuerzas armadas de Estados Unidos.

Las personas que se enfrentaron a los soldados estaban también en posesión de diferentes artículos utilizados en campamentos, tales como casas de campaña, lámparas, bolsas para dormir y cobijas, por lo que se cree que se internarían en el monte para refugiarse.