Noticias de Chihuahua, Chih., a Miércoles 28 de junio de 2017

Cargando...
Cargando...

Agudiza la obesidad en adultos mayores

298

Agudiza la obesidad en adultos mayores

El 66 por ciento de los adultos mayores de 59 años padecen sobrepeso u obesidad

Accidentes cerebrovasculares (hemorragias), hipertensión arterial, diabetes mellitus, enfermedades cardíacas como ataque al corazón, angina de pecho (dolor torácico y sensación de ahogo) y cánceres, están relacionadas con el sobrepeso y la obesidad que padecen la mayoría de los adultos mayores de 59 años de edad, grupo de edad en el cual es frecuente encontrar otros factores adicionales como el tabaquismo y el sedentarismo, informó el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Aclaró que definitivamente no existe alguna relación entre el envejecimiento e ir generando un exceso de peso. Ésa es una creencia falsa que debe eliminarse, lo ideal es que siempre se pese lo adecuado, conforme a la talla y a la edad.

Para llegar a la obesidad el primer paso es el sobrepeso, y entre mayor sea el exceso de peso más será el riesgo de contraer alguna enfermedad como la diabetes mellitus, hipertensión arterial y demás complicaciones señaladas con sus consecuentes complicaciones.

Para prevenir lo anterior, el Instituto cuenta con el programa PREVENIMSS el cuál tiene como uno de sus preceptos fundamentales la participación del derechohabiente en el cuidado de su salud, sobre todo en cuanto al sobrepeso y a la obesidad, ya que estos afectan al 66 por ciento de los adultos mayores de 65 años de edad, derechohabientes del Seguro Social, porcentaje que se aplica a este grupo poblacional con base en una muestra significativa.

El Instituto mencionó que es importante crear una conciencia para lograr que el envejecimiento sea un proceso natural que no esté ligado necesariamente a un deterioro en el ser humano. Al contrario, dijo, cuando la persona envejece va acumulando conocimiento y experiencia y así se transforma en alguien con juicio crítico, lo que la hace una persona respetable, tanto en la familia como en la comunidad.

El tener un proceso normal de envejecimiento celular no significa que las capacidades físicas se deterioren de tal manera que se conviertan en personas inútiles, corporalmente feas y obesas, sin la menor apariencia atractiva.

Es indispensable modificar las hábitos alimenticios de manera gradual, esto es que reduzca paulatinamente el consumo excesivo de comida rica en azúcares y grasas, como los refrescos, bebidas alcohólicas, botanas, harinas, frituras, tacos, tortas, hot dogs, entre otras.

Las variaciones metabólicas favorecen el desequilibrio del organismo y la aparición de infartos, accidentes cerebrovasculares, entre otras; por ello, no son aconsejables los cambios súbitos del sedentarismo al ejercicio intenso, ni los cambios radicales alimenticios.

Adoptar una alimentación balanceada y realizar ejercicio debe ser conducta cotidiana, como hábito de vida.