Noticias de Chihuahua, Chih., a Viernes 26 de mayo de 2017

Cargando...
Cargando...

Balacera en el puente Santa Fe

627

Balacera en el puente Santa Fe

Brutal enfrentamiento deja dos muertos y varios policias heridos

La ola criminal que se vive en la frontera alcanzo niveles nunca antes vistos, ya que alrededor de las 10:30 de la noche se registro una balacera en plena avenida Juárez, a una cuadra de las casetas de peaje.

Los hechos ocurrieron cuando varios hombres jóvenes que viajaban en una camioneta tipo Yukón de color claro y un auto Grand Am blanco descendieron a mitad de la cuadra de la Tlaxcala y Azucenas con el propósito de «levantar» a un hombre que presumiblemente se dedica a vender droga al menudeo en esa zona.

En ese momento se inicia una balacera donde un grupo de policías ciclistas que estaban en el lugar respondieron el fuego, ahí tres de ellos quedaron lesionados.

Los delincuentes dan vuelta sobre la calle azucenas, pero en su huida hirieron de muerte a dos taxistas.

Persiguen a Cesar Flores Morales de 26 años blanco inicial del ataque, por lo que giran hacia el sur por la calle Manuel Doblado, otros policías logran detenerlo y lo suben a una camper, otro de los civiles heridos fue identificado como Héctor Martínez Martínez de 22 años.

Mientras tanto sobre la avenida Juárez y a bordo de la unidad 620 fueron llevados a recibir atención médica los tres policías municipales ciclistas que resultaron heridos, siendo estos el Teniente Felipe Martínez Peralta, los oficiales Mercedes Medina Ortega y Pablo Lozoya.

Debido a la gravedad que presentaba uno de ellos, primeramente lo ingresaron al Hospital de la Familia Femap donde lo estabilizaron y después los trasladaron a otro nosocomio.

En el tiroteo murieron dos taxistas del sitio Nuevo Tivoli, quienes fueron identificados como German Padilla Zavala cuyo cuerpo quedo sobre la avenida Juárez y Oscar Sapién Carvajal quien quedo tendido en la calle Azucenas.

Quienes se encontraban en el lugar, no podían creer lo ocurrido, que en cuestión de minutos se encontraban frente a una balacera donde había gente que cruzaba la frontera en ambos sentidos, familias con niños, gente que estaba en las casas de apuestas y jóvenes que se disponían a entra a los antros.

Según versiones de testigos fueron cuatro jóvenes de cabello corto y vestimentas oscuras los que inicialmente descendieron de los vehículos para hacer el «levantón».

Sin embargo por el cúmulo de personas que transitaban por esa zona turística, las cosas se salieron de control, ya que se dispararon más de 50 tiros y dejando abandonadas en el área dos pistolas de calibre 9 milímetros.

La policía municipal acordono la zona donde se encontraban los cadáveres, pero minutos después lo extendieron desde las casetas de peaje hasta la calle Tlaxcala.

Posteriormente llegaron elementos de la Policía Federal y del Ejercito Mexicano, por lo que el cerco se extendió hasta la calle Colón.
Soldados se avocaron a buscar a los participantes de la balacera, por lo que ingresaron cortando cartucho al bar denominado Chess, donde revisaron a los parroquianos que ahí se encontraban.

Aseguraron el perímetro y salieron por la parte trasera para inspeccionar un oscuro callejón que bien es el lugar idóneo para cometer todo tipo de fechorías.

Irónicamente a dos cuadras del lugar en la calle Degollado y Acacias se filma la película «Backyard», por lo que varias personas que vieron la movilización policíaca en la avenida Juárez, pensaron que todo era parte de un set de filiación.

Hubo otros que de la borrachera que agarraron jamás se percataron del nivel de violencia que se dio en plena zona turística del centro de la ciudad.

Sin embargo el susto de su vida se lo llevo una familia de Guadalajara que estaciono su auto Nissan Sentra afuera de la tienda Del Río de la Tlaxcala y Juárez, cuyo conductor iba al puente a sacar un permiso, pero resulto lesionado de un balazo.

En otro extremo llegaron familiares de los taxistas muertos quienes no daban crédito de la escena de los cuerpos ensangrentados y cubiertos con sabanas blancas y los conos amarillos que pusieron los peritos de la procuraduría para indicar donde quedaron los casquillos.

Hasta las tres horas todo volvió a la normalidad al reabrirse la circulación en la zona, donde jamás se había registrado una pesadilla como la que vivieron cientos de juarenses y turistas.

Después de las cuatro de la mañana, Flores Morales quien se encontraba en calidad de detenido en el Hospital General, fue movido a otro lugar, rumorándose inicialmente que un comando armado fue quien llego para ejecutarlo o rematarlo, aunque también circulo la versión que fueron autoridades federales que los trasladaron a las instalaciones de la Procuraduría General de la Republica, versiones que no fueron confirmadas.

Lo que si es un hecho es que el paciente que formara parte de la negra historia de esta frontera, ya no se encontraba en ese lugar.