Noticias de Chihuahua, Chih., a Sábado 15 de mayo de 2021

Cargando...
Cargando...

Cabañas estaba borracho y lo atacó

345

Cabañas estaba borracho y lo atacó

«El que debería dar una disculpa es él, a mí, porque me agredió» según el «JJ»

José Jorge Balderas Garza (a) el «JJ» relató su versión de los hechos que sucedieron dentro del sanitario del Bar-Bar, la madrugada del 25 de enero de 2010, entre él y Salvador Cabañas.

Según Balderas Garza, fue Salvador, en estado de ebriedad, quien agredió, y él no respondió, pero su guardaespaldas, José Francisco Barreto García (a) «El Contador», lo defendió y le disparó al ex jugador del América.

El «JJ» mencionó lo anterior en una entrevista a la televisora de Chapultepec 18, de la que extrajimos lo que es de interés para el ámbito futbolero.

El presunto agresor del futbolista paraguayo describió cómo es el baño del Bar-Bar, para poder relatar su versión de los hechos. Afirmó que es tan pequeño que cuando uno está en el mingitorio puede chocar o toparse con alguien que intente o termine de ocupar alguno de los dos excusados.

Balderas Garza comentó que al momento de desocupar uno de los inodoros se encontró con alguien que orinaba, y al pedirle permiso para pasar fue ignorado, por lo que intentó salir y chocó parte de su brazo con Cabañas, quien lo increpó y se hicieron de palabras.

El «JJ» aseguró que no se había dado cuenta que era el futbolista, y cuando lo reconoció trató de evitar el pleito, pero eso puso más agresivo al jugador, quien trató de agredirlo con cabezazos, golpes y patadas.

Señaló que cuando «El Contador» -su guardaespaldas- escuchó la discusión, ingresó a los sanitarios para defenderlo y forcejeó con Cabañas, pero no dejó en claro en qué momento hubo el disparo.

Según Balderas Garza, el empleado de limpieza no pudo ver nada de lo ocurrido, porque no salió de donde estaba (limpiaba el otro inodoro), aunque sí reconoce que debió escuchar todo el incidente, incluido el disparo.

Para él, cada quien tiene su versión de los hechos, y las autoridades competentes deben investigar quién dice la verdad; incluso hacer una búsqueda exhaustiva del arma, la que, dejó entrever, Cabañas pudo traerla, pues, según relató, «El Contador» no traía cuando entraron al bar.

Cuando le preguntaron si le ofrecería una disculpa a Cabañas, en caso de tenerlo frente a él, señaló:

«El que debería dar una disculpa es él, a mí, porque me agredió».