Noticias de Chihuahua, Chih., a Miércoles 28 de octubre de 2020

Cargando...
Cargando...

Carta para Cruz Pérez Cuellar

991

Carta para Cruz Pérez Cuellar

Agárrate, agárrate, Cruz, que viene lo mero bueno: Luis Villegas

Lee la carta que envía Luis Villegas Montes al dirigente estatal del PAN, Cruz Pérez Cuéllar, en donde le advierte de un cúmulo de denuncias que interpondrán en su contra y revela los nombres de los muertos que votaron por Arturo Urquidi.

“Asegura una curul Javier Corral en la Cámara de Diputados. […] La Comisión Nacional de Elecciones (CNE) del Partido Acción Nacional (PAN) revirtió ayer los resultados de la contienda interna para elegir a candidatos a diputados federales plurinominales y con ello colocó al ex senador Javier Corral Jurado en el primer lugar de la lista de los abanderados por Chihuahua, lo que hasta el momento le garantiza un lugar en la Cámara de Diputados en la próxima Legislatura. La instancia encargada de organizar el proceso electoral interno determinó anular la votación en el municipio de Batopilas, donde Velia Aguilar Armendáriz y Arturo Urquidi Astorga obtuvieron 49 votos cada uno y cero sufragios los otros cuatro precandidatos, Javier Corral, Victoria Chavira Rodríguez, Sergio Pedro Holguín Lucero y Víctor Manuel Talamantes. […] Pérez Cuéllar dijo que el Comité Directivo Estatal acata la resolución y felicitó a Corral Jurado por la elección, pero descartó renunciar a su cargo porque rechazó estar involucrado en las irregularidades acreditadas en la contienda interna. […] ‘Reitero lo que he señalado, hay una obsesión enfermiza tanto del licenciado Villegas como del licenciado Corral en mi contra, hay muchas pruebas de que esto es así, es una petición que rebasa en mucho este proceso interno, es un asunto que han traído desde hace mucho tiempo, pero no tengo ninguna razón por la que tenga que renunciar, fui legítimamente electo por el Consejo Estatal del partido por un amplio margen y no he sido señalado más que por pura saliva en este tema de irregularidades’, apuntó”.

1.- Ni modo, va. Como decía -dicen- mi General Villa: “el que agarra los fierros, a los fierros se atiene”:

“Cruz:

Vistas tus declaraciones publicadas en el Diario, me veo en la penosa necesidad de hacer algunas precisiones; pero antes, te advierto que no voy a caer en el juego dialéctico que pretendes y atajo de antemano cualquier insinuación tendiente a descalificarme como tu interlocutor; es irrelevante lo que tú puedas provocar en mí; de lo que voy a hablar a continuación es de hechos que trascienden nuestras diferencias y dibujan tu gestión como Presidente del CDE.

No acepto, ni admito, ni tolero tu oprobiosa referencia a mi persona; créemelo, estás muy lejos de ser una “obsesión enfermiza”; en realidad, tengo cosas más provechosas que hacer, enfermedades más leves y obsesiones más dulces. En cambio, creo que tú sí estás obsesionado con mi humilde humanidad visto que cada vez que escribo un artículo en donde aparece la palabra “Cruz”, levantas el teléfono para pedir mi cabeza (no me obligues a darte pelos y señales de tan infame y ridículo asunto, pero tengo más de media docena de testigos de tu mezcla de rabieta y lamento en las tórridas costas de Campeche); visto que estuviste presionando durante meses a algunas presidencias municipales para que no tuvieran ninguna relación profesional conmigo (otra vez, no me obligues a darte las señas de tan triste negocio); visto que en la composición del Consejo hiciste hasta lo indecible e inconfesable para que no llegara yo (por enésima vez, no me obligues a darte los nombres de las personas frente a quienes me vetaste); visto que me echaste de la Secretaría de Elecciones apenas llegaste; visto que mantienes a uno de los abogados panistas, chihuahuenses, con más experiencia en materia electoral (o séase yo) al margen del proceso electoral del 2009; por lo demás, con miedo que me tengan basta. De hecho, sólo es la buena voluntad de algunos diputados la que me mantiene en el Grupo Parlamentario del PAN, porque si por ti fuera, estaba fuera del Congreso, fuera del Estado y fuera del PAN. Ahora ¿quién es el de la enfermiza obsesión?

En segundo lugar, sabedor de que no podrás hacerlo, públicamente te reto a que pruebes tu dicho; te reto a que exhibas esas “muchas pruebas” que dices tener (pero que no sean testimoniales ¿eh? Los dos sabemos cómo te las gastas); te reto a que demuestres mi enfermiza obsesión por tu persona; y te reto como panistas, como compañeros de partido, que conste; no te reto como abogado porque entonces no tendrías nada qué hacer. Y tú y yo lo sabemos.

Respecto a la sugerencia para que dejes tu cargo como Presidente del CDE, es deseable también precisar algunos puntos que -parece y para variar- no tienes muy claros:

Afirmas que tu salida de la Presidencia del CDE “rebasa en mucho este proceso interno”; te equivocas; no lo rebasa en lo absoluto; no lo rebasa porque ambos acontecimientos están íntimamente relacionados; fue tu abierto proselitismo por Arturo Urquidi el primer vicio de esta contienda interna; fue tu operación abierta y descarada a favor de su persona el detonante de tan turbio asunto. Lo que no puedes negar, Cruz, porque cientos de panistas fueron testigos de ello en todo el Estado y la razón principal de que les voltearan la espalda. Y si dices que no es cierto, entonces estás llamando “estúpidos” -o cuando menos “ciegos”- a todos aquellos a quienes pediste el voto u ofreciste dádivas a cambio de su apoyo. No lo rebasa porque uno de los beneficiados con este fraude descomunal fue tu candidato: Arturo Urquidi; no lo rebasa porque el fraude cubrió una amplia zona que abarca miles de kilómetros cuadrados; no lo rebasa porque algunos de los instrumentos del fraude son coordinadores del CDE a tu cargo, como es el caso de Hilda Monje de Nonoava; no lo rebasa porque este asunto ocurrió en virtud a una de dos circunstancias: O lo hicieron a tus espaldas o lo hicieron con tu anuencia y autorización. Si lo hicieron a tus espaldas debes renunciar por incompetente, porque ¿cómo es posible que no supieras en lo que estaban metidos una veintena de personas a tu cargo? ¿Qué estabas haciendo? ¿Dónde andabas?; si lo hicieron con tu autorización debes salir por tu complicidad y descaro.

Respecto a que éste sea “un asunto que han traído desde hace mucho tiempo”, no sé a quién o a quiénes te refieres; si aludes a mí, mientes de nuevo. Y otra vez te reto a que muestres un escrito -uno solo-, una declaración o un dicho míos en el que pida tu salida del CDE. Mientes y te victimizas, Cruz, como es tu inveterado estilo y tu magistral estrategia. Nadie antes de ahora ha pedido tu salida por la sencilla razón de que ejerces -o ejercías- un poder absoluto en el Partido. Durante todo este tiempo me he limitado a comentar, con quien quisiera oírme, las razones de porqué era nociva tu reelección para el PAN; pero tal parece que en tu caso, soy una nueva Casandra, condenado a que nadie quisiera escuchar la premonición de la catástrofe; y ya ves, estamos sumidos en un lodazal donde se suplanta la voluntad de los electores y votan difuntos. Y ahí no lo puse yo ¿eh?

En lo único que coincido contigo es que no halles “ninguna razón por la que tengas que renunciar”; porque detrás de este lamentable asunto existen puras sinrazones, extravíos y descalabros. Un rosario de excesos largo como la Cuaresma. Empero, en éste, como en muchos otros asuntos, estás equivocado de medio a medio pues sí existen multitud de razones para justificar tu salida. Debes salir del Comité, Cruz, básicamente por cinco tipos de razones; a saber, razones de índole moral, política, jurídica, histórica y práctica.

Las razones de tipo moral (no, Cruz, lo siento, la moral no es un árbol que dé moras), te obligan a dimitir para que tú, como responsable de los destinos del CDE, no seas juez y parte en una investigación que se debe ocupar de tu desempeño y del de tus colaboradores más cercanos. Hace 35 años, en un supremo acto de congruencia y desalentado porque no veía cómo hacer del Partido un instrumento más popular, luego de una efectiva militancia de 20 años, el doctor Octavio Corral renunció al PAN; luego volvió a sus filas con renovados bríos y la frente en alto; ésa era coherencia, ése era valor, ése era sacrificio, ése era amor al PAN, ése era el doctor Octavio Corral Romero, el mismo doctor Corral que, a su muerte, el CDE guardó un silencio impávido, en franco contraste con el caso de un empresario juarense amigo tuyo, de historia turbulenta y pasado oscuro, que mereció esquela y condolencias públicas a nombre de todo el panismo estatal.

Las razones políticas sobran, Cruz; tu lema de campaña para reelegirte fue -palabras más palabras menos- que tú sabías cómo hacerlo; algunos, para justificar tu candidatura decían. “Para que la cuña apriete ha de ser del mismo palo”; refiriéndose a la corrupción y a los malos manejos del PRI. Lo cierto es que en este año que llevas al frente de los destinos del PAN local sólo ha habido de tu parte un sospechoso silencio respecto de la gestión del Gobierno, dónde lo único que falta por ver es que aplaudas en público la gestión de Reyes Baeza; de tu parte, sólo ha habido un apoyo incondicional a las medidas más impopulares adoptadas en perjuicio de los chihuahuenses; has avalado el efectivo aumento (que en 3 años alcanza un 500%) de las prerrogativas para los partidos políticos -te conviene-; has estado de acuerdo en designar al peor individuo para dirigir los destinos del Instituto Estatal Electoral (otro cómplice); apoyaste el replaqueo como un priísta más; el desgobierno y la ola de asesinatos de ciudadanos no han sido un tema relevante en tu agenda local ni en la de diputado federal; tu desempeño como legislador y como Presidente ha sido fiel reflejo del lema: “el que a dos amos sirve con alguno queda mal”; y ahora, para imponer a tu incondicional, no dudaste en instrumentar el más burdo fraude en contra del panismo de Chihuahua. Por no hablar de que con tus acciones ilegales, con tus omisiones cómplices o con tu descuido -imperdonable en alguien de tu experiencia (como quieras verlo)-, dejas al PAN y a los panistas sin discurso y sin banderas. Y lo haces precisamente a mitad de la campaña electoral. ¿O es que el escándalo de Juárez y la elección de su dirigencia, en el que estuviste metido “hasta el cuello”, tan pronto se te olvidaron? ¿No te parecen éstas, bastantes “razones políticas”, Cruz? Por cierto, ya que estamos en esta serie de preguntas: ¿vas a negar a Arturo? ¿Vas a decir que no era tu “gallo”? ¿Te vas a deslindar de él y de sus aspiraciones? ¿O vas a dejar que él solo pague las consecuencias? ¡Porque en Juárez, en el asunto ése de la cocaína, todo eso te salió perfecto! ¡Suertudote!

Las razones de índole jurídica abundan; nada más el artículo 13 de los Estatutos internos prevé que en los casos de indisciplina, incumplimiento de sus cargos o infracción de los propios Estatutos o de los reglamentos, los miembros activos del Partido podrán ser sancionados con amonestación, privación del cargo o comisión del Partido que desempeñen, cancelación de la precandidatura o candidatura, suspensión en sus derechos o expulsión del Partido; y las fracciones V y VI, prevén respectivamente que: “La inhabilitación para ser dirigente o candidato será declarada en los casos de deslealtad al Partido o incumplimiento de las funciones como dirigente o funcionario público”, y “La expulsión podrá solicitarse cuando las causas señaladas en las dos fracciones anteriores sean graves o reiteradas, así como por ataques de hecho o de palabra a los principios y programas del Partido, fuera de sus reuniones oficiales, por acciones o declaraciones que dañen gravemente a la institución, por la comisión de actos delictuosos, la comisión de actos que afecten públicamente la imagen del Partido, o por colaborar o afiliarse a otro partido político”. A su vez, el Reglamento de Selección de Candidatos a Cargos de Elección Popular en su artículo 44 dice: “El Comité Ejecutivo Nacional, así como los Comités Directivos Estatales, Municipales y los subcomités deberán garantizar, en el ámbito de su competencia, el desarrollo de todas las precampañas bajo condiciones de equidad. Auxiliarán a la Comisión Nacional de Elecciones, en la organización de debates, y facilitarán la realización de eventos de precampaña en las instalaciones del Partido, conforme a las normas que emita la citada Comisión”. ¿Quieres más o ya entendiste?

Las razones históricas son claras; todo es posible que ocurra en el seno del PAN -partido de hombres y mujeres y no de santos como es-; todo, menos el fraude electoral. El fraude electoral, Cruz, lastima la imagen del Partido, niega la esencia del PAN, traiciona sus principios de doctrina e insulta la memoria de nuestros muertos: “El ingreso a Acción Nacional, es aceptar que hay normas, estructuras, compromisos, y que se reconoce que el trabajo político al cual nos deseamos incorporar, busca lograr, entre otros objetivos: (...) concebir a la política como un acto de servicio. Y recordar que ‘es más eficaz, más respetable y más valiosa la acción institucional que la personal’”.

Las razones prácticas saltan a la vista; tu eficacia proverbial está en entredicho; antes, de todas las ganabas todas; ahora que no te es posible imponer ni siquiera a un modesto diputado federal pese a un enorme cúmulo de ilegalidades, me imagino que el Senador Gustavo Madero (quien te rescató de las reposadas aguas del Estigia) se lo pensará dos veces antes de seguirte brindando su apoyo incondicional; o ¿qué confianza pueda tener Juan Blanco, por ejemplo, de hacerse con la candidatura a la gubernatura en medio de esta maraña de abusos tuyos y de tu gente? Si no por otras razones, debes renunciar por razones pragmáticas, para “airear” al Partido, para permitir que las contiendas internas discurran con normalidad y apegadas a derecho, para brindarle certeza y transparencia al simple proceso de elegir candidatos, desde la más modesta regiduría hasta la titularidad del Poder Ejecutivo.

Por otro lado, que hayas sido “legítimamente electo por el Consejo Estatal del partido por un amplio margen” no significa nada por sí mismo, Cruz. Mira: el “Teto” Murguía te hizo pedazos; luego de 12 años fuiste el primer candidato del PAN, en Juárez, en ser derrotado por una “amplio margen” y ya ves, fue el Alcalde más corrupto que ese Municipio tuvo y ha tenido jamás. Durante casi 70 años el PRI-Gobierno ganó por amplios márgenes y sin embargo, ese hecho escueto para lo único que sirvió fue para demostrar el uso abusivo del poder a su cargo. Tu argumento no es el de un demócrata auténtico, Cruz; pues la democracia no es un asunto de números ni menos de “amplios márgenes”; la democracia es un asunto de leyes, de tolerancia, de ajustarse a las normas de la contienda y de respeto a la voluntad popular. La democracia no es un asunto cuantitativo sino cualitativo; si no fuera así, el PRI sería el partido más democrático de la historia. La democracia no es un asunto de llegar y mantenerse, es un asunto de cómo llegar y para qué llegar.

En cuanto a que no hayas sido “señalado más que por pura saliva en este tema de irregularidades”. No Cruz, no es pura saliva. Dado que, aunque seas abogado, el derecho no es tu fuerte, te preciso lo siguiente: Agárrate. Agárrate, porque vienen las denuncias penales y administrativas sustentadas sobre documentales públicas. Por lo pronto, te enlisto los que ya obran en la Comisión Nacional de Elecciones:

• Documentales públicas, consistentes en actas notariales levantadas ante la fe de los fedatarios públicos siguientes: Ricardo Hugo Aguirre Loera, Notario Público Número Uno, en el Distrito Judicial Andrés del Río, con residencia en Guachochi, Chihuahua; Federico H. Hagelsieb Lerma, Notario Público Número Cuatro en actual ejercicio en el Distrito Judicial Benito Juárez, con residencia en Cuauhtémoc, Chihuahua; y Enrique Aguilar Pérez, Notario Público Número Dieciocho, en actual ejercicio en el Distrito Judicial Morelos con residencia en Chihuahua, Chih.; lo anterior, para demostrar que en Nonoava y Batopilas, votaron muertos, se suplantó la voluntad de los electores o les entregaron boletas ya marcadas a favor de tu candidato.

• Documental pública, consistente en el acta de defunción de quien en vida llevó el nombre de Juan Guitérrez Quimare, quien votó por Arturo Urquidi, tu candidato;

• Documental pública, consistente en el acta de hechos, levantada ante la fe del Juez Menor Mixto de Nonoava, en calidad de fedatario público por ministerio de Ley, de los CC. AGRIPINA LOZANO HERNÀNDEZ y ESPIRIDIÒN LARREA CARMONA, de la que se extrae que si bien acudieron a votar en la elección interna del PAN del pasado 29 de marzo, la boleta que les fue entregada ya estaba votada;

• Documental pública, consistente en una constancia suscrita por el C. Ambrosio Hernández Torres, de la que se extrae que el C. Federico Luna Villegas, de la localidad de San José, y Juan Gutiérrez Quimare, de Munerachi, ya fallecieron; ambos votaron por Arturo Urquidi, tu candidato, y

• Otro tanto hicieron los C.C. Juan Guillermo García Macharigüi y Susano García Alpista, ambos del Municipio de Nonoava; también muertos votaron por tu candidato, Arturo Urquidi.

Todo lo cual llevó a decir al Presidente de la Comisión Electoral Estatal de Chihuahua, Lic. Felipe Colomo Castro, que se trató de un fraude electoral. En efecto, según se desprende del periódico “El Heraldo” de Chihuahua; en particular, la nota de fecha 9 de abril de 2009, este funcionario expresamente reconoce que el día de la jornada electoral, 29 de marzo de 2009, hubo fraude; el encabezado de la misma reza: “La palabra adecuada es fraude: Felipe Colomo”; entre otras cosas manifiesta:

? Respecto de las “casillas zapato”, esto es, aquellas de la votación atípica en los municipios de de Batopilas, Huejotitán, Nonoava, Ocampo, Praxedis G. Guerrero y San Fco. De Borja, que estos hechos “hacen presumir que hubo mano negra”;

? “Sí se observa que hubo fraude, en el sentido de que en cinco o seis casillas fue irregular la situación”, y

? “No todos los panistas son gente convencida y que se guía por principios”.

Y no se trata sólo del suscrito o de Javier Corral; también créemelo; hay muchos panistas en toda la geografía estatal -en todo lo largo y ancho de la Entidad-, que están muy justamente indignados; tristes y asqueados de que en Chihuahua, en el PAN, ¡en Batopilas! Ocurran estos lamentables hechos. Y todos ellos no se van a dejar; van a intentar recuperar el Partido de las garras de quienes, como tú, lo han hecho una caricatura de lo que es, pero sobre todo, de lo que ha sido. No los desprecies, no los descalifiques, no los denigres, no los minimices; el PAN es tan de ellos como lo es tuyo y quizá más, pues existen uno y mil motivos para que tú te aferres a él con desesperación (incluidas tus aspiraciones de ser Senador y Gobernador algún día); en cambio, las de la militancia, son aspiraciones limpias; honestas; pulidas y brillantes como roca, nutridas de ideales, no de intereses; cargadas de convicción, no de frío cálculo; plagadas de afanes, no de cinismo y desmemoria. Sin contar que dentro de ese “disminuido” grupo de gente que tú no ves (pues sólo nos ves a Javier Corral y a mí) hay diputados locales y federales, delegados (a algunos de ellos tu Candidato, Arturo Urquidi, públicamente acusó de corruptos), presidentes de CDM (algunos de los cuales están ofendidísimos porque les retuviste las participaciones por meses y se las “liberaste” unos diítas previos a los comicios del 29 de marzo pasado), ex-presidentes del CDE, presidentes municipales, regidores y un amplio etcétera.

No ignoro que a raíz de estas líneas de fuego no te baste el teléfono y hagas un plantón en la Torre Legislativa pidiendo mi cabeza; confío en que la dignidad de todos los diputados del Grupo Parlamentario rebase -y venza- tus ansias de revancha; confío en que no se doblegue el grupo a tus desaforados apetitos; confío en que las cosas se sitúen en su justa dimensión: Un panista hablándole a la dirigencia de su Partido con franqueza y con las pruebas en la mano, defendiéndose de las imputaciones falsas que injustamente pretenden endilgarle.

Si no es así… ya veremos.

Termino, por este párrafo te hago directamente responsable de cualquier percance que me pueda ocurrir a mí o a mi familia en un futuro. Tú me conoces, yo sería incapaz de atentar en contra tuya, de tu integridad física, por lo menos. Asimismo, te conoces bien, sabes de los amigos con que cuentas y de los extremos de que eres capaz. Dios quiera, verdaderamente Dios quiera, que atiendas a la razón y a la verdad que guardan estos párrafos. Sería deseable que, por una vez, la sangre no tiñera de malva el amanecer…

2.- Y para variar: ¡Viva Chihuahua. Mueran los hipócritas! No faltaba más.

Luis Villegas Montes.
[email protected], [email protected], [email protected], [email protected]