Noticias de Chihuahua, Chih., a Domingo 20 de junio de 2021

Cargando...
Cargando...

Causa Hacienda mercado negro y fuga de dls a EP

126

Causa Hacienda mercado negro y fuga de dls a EP

Reglas para evitar el lavado de dinero aumenta sus costos y reduce el mercado de dólares, afirman

En medio de una turbulencia mundial que impulsa el precio del dólar, la venta local al menudeo de la divisa enfrenta presiones por parte de la Secretaría de Hacienda, que está provocando un mercado negro y la fuga de millones de dólares a la ciudad de El Paso, en donde empresarios y particulares mexicanos los almacenan en cuentas bancarias.

Desde septiembre del año pasado, el Gobierno federal ha venido implementando “candados” para evitar el lavado de dólares al menudeo a través de negocios, bancos y casas de cambio, que han restringido el uso legal de la divisa que ha sido parte fundamental de la economía local, por su cercanía con El Paso.

Hace dos semanas, el dólar alcanzó una cotización de hasta 14.20 en bancos, aunque en casas de cambio se vendió en apenas 13.30. José Luis García Arenas, líder de los casacambistas locales, indicó que en ocasiones lo han vendido por debajo del precio interbancario, debido a que en Juárez no existe demanda formal, porque la economía está débil aún.

Alejandro Sandoval Murillo, vicepresidente de Comités del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas, explicó que el aumento del dólar a nivel mundial se debe a la incertidumbre sobre la capacidad de pago a los inversionistas por parte de Grecia e Italia en Europa y Estados Unidos, y a los temores sobre el desarrollo de la economía mundial.

En todo el planeta el dólar se encareció, pero en Juárez, en la práctica, la divisa está vendiéndose más barata, porque Hacienda implementó medidas que la convierten en una moneda difícil de manejar para los negocios, y los bancos no la compran de manera directa más que a sus clientes, y con ciertas condiciones.

Hace un año, en septiembre de 2010, Hacienda prohibió a las instituciones bancarias recibir depósitos de más 14 mil dólares mensuales en efectivo de sus clientes empresariales asentados en la zona fronteriza, para evitar el lavado de dinero.

Para evitar el lavado hormiga de dólares, la Secretaría también prohibió a los negocios realizar transacciones con sus clientes por montos mayores a los 200 dólares en efectivo en esta zona.

Alejandro Seade Terrazas, presidente de la Cámara Nacional de Comercio en Juárez, dijo que esa medida ha traído otras consecuencias económicas graves, entre ellas un mercado negro de dólares que presiona el tipo de cambio a la baja, y que obliga a los comerciantes a llevarse las divisas recibidas a El Paso.

Explicó que en la ciudad los dólares fluyen como parte natural de la economía, sin que necesariamente sean de los mercados de drogas, debido a que muchas personas trabajan en El Paso y viven en Juárez, y gastan una buena parte de su salario acá porque les rinde más.

Una estimación de la Canaco indica que hay una derrama anual de 850 millones de dólares en este lado de la frontera, debido a las personas que trabajan en la ciudad vecina, pero residen aquí.

Señaló que esos son recursos totalmente lícitos, que venían a aminorar la fuga de 2 mil 400 millones de dólares que los juarenses gastan en El Paso cada año.

El directivo de la Canaco indicó que a pesar de la restricción hacendaria para depositar los dólares en bancos mexicanos, una parte de los 850 millones de dólares siguen fluyendo de El Paso a Juárez porque los paseños siguen viniendo a visitar a sus familias, aunque sea en menor grado.

Agregó que muchos comercios han desacatado la restricción a la recepción de dólares porque las bajas ventas no dejan otra opción.

Algunos reciben el dólar más barato de lo que dictan los bancos, porque les costará más trabajo manejarlos, lo que afecta las finanzas de los juarenses que tienen dólares y constituye una especie de mercado negro.

Explicó que en muchos casos los comercios reciben los dólares y luego se los llevan a cuentas bancarias en El Paso, desde donde pagan a sus proveedores, pues una buena parte de lo que se vende en Juárez es importado.

“¿Saben en dónde terminan todos esos dólares?, en las cuentas que muchos comerciantes tienen en El Paso, y esos dólares difícilmente regresan a nuestra economía, porque allá se pagan proveedores o simplemente se guardan cuando se puede hacer”, dijo el empresario.

Una persona puede cruzar hasta 9 mil 999 dólares hacia El Paso a través de los puentes internacionales.

Otra opción, indicó, es que toman los dólares de sus clientes a una cotización baja, para poder venderlos a una casa de cambio sin perder.

Las casas de cambio compran esa divisa barata, porque hay poca demanda y tienen que vender el dólar barato, por eso se está dando una cotización que está a casi medio peso por debajo del precio interbancario fijado por Banxico, agregó.

El viernes el dólar interbancario cerró a 13.88 a 48 horas, en tanto que en Juárez las casas de cambio lo vendieron hasta en 13.05, es decir más de medio peso de diferencia.

Van contra casas de cambio

La última restricción indica que las casas de cambio –que sirven para el canje de divisas al menudeo en la ciudad–, deben estar registradas ante la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y someterse a un reglamento que las saca de costos, y el propietario que no cumpla podrá ser llevado a la cárcel. Además tendrán que registrarse ante Hacienda como personas morales, lo que implica mayores obligaciones fiscales que las sacan de costos.

José Luis García Arenas, vicepresidente de Centros Cambiarios de la Cámara Nacional de Comercio en Ciudad Juárez, consideró que una vez que el Gobierno termine con las casas de cambio, los bancos harán lo que quieran con la cotización del dólar al menudeo.

Añadió que con estas últimas reglas pretenden evitar el lavado de dinero, pero que es una estrategia equivocada, porque el lavado al menudeo es algo que no es representativo.

“El problema grande de lavado de dinero está en los bancos y ellos lo saben porque los han agarrado”, señaló García Arenas en relación a que cada vez es más difícil operar una casa de cambio.

“Ahora están apuntando sus esfuerzos contra nosotros y lo único que van a hacer es acabar con los empleos que generamos y van a ahorcar el uso de dólares en la economía juarense, que ya de por sí está bastante afectada por la delincuencia y la crisis”, indicó el líder de los casacambistas.

García Arenas dijo que hace más de dos años el Gobierno federal empezó con una política de restricción sobre las operaciones de las casas de cambio.

Dijo que primero les obligó a registrarse ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y también les exigió que contrataran a una persona para que los estuviera fiscalizando, y enviando los reportes de actividades al Sistema de Administración Tributaria.

“Nosotros tenemos que pagar un empleado que le va a estar reportando las actividades a Hacienda… a veces apenas tenemos para pagar a nuestros propios empleados, no podemos hacer eso”, indicó.

Además las casas de cambio deben hacer un reporte de cualquier canje superior a los 300 dólares, así como identificar a cada uno de sus clientes, pues aquel que acumule canjes por mil 300 dólares al mes debe ser reportado ante Hacienda, con todo y su identificación.

García Arenas señaló que esas medidas son inoperantes y que unas 20 casas de cambio que se registraron ante Hacienda hace casi dos años han enfrentado auditorías que les han resultado muy costosas, al grado de que algunas ya mejor cerraron.

Indicó que de las cerca de 200 casas de cambio que hay en la ciudad, sólo un 10 por ciento fueron establecidas antes de 2007, lo que demuestra la dificultad de operar bajo este sistema.

Esas 200 casas de cambio ocupan a cerca de mil personas de manera directa y contribuyen a la creación de otras 3 mil plazas indirectas.