Noticias de Chihuahua, Chih., a Jueves 19 de septiembre de 2019

Cargando...
Cargando...

¿Cerveza o sidra?

por Manuel Narváez 363

¿Cerveza o sidra?

PAN, PRD y PRI abren un nuevo capítulo de discusiones estériles

PAN, PRD y PRI abren un nuevo capítulo de discusiones estériles, ahora atiborran los espacios noticiosos con el tema de las alianzas electoreras, a propósito de las 14 elecciones estatales este año.

Como el perido ordinario de sesiones en el Congreso Federal terminó en diciembre, los legisladores y presidentes de partido trasladan sus valiosas aportaciones por el bien del país a la arena electoral, cuando deberían estar sentados, si es que hay voluntad, poniéndose (si como no) de acuerdo para iniciar el desahogo de las propuestas de reforma hacendaria y laboral, pero no, eso no porque no reditúa popularmente, por eso mejor invierten su valioso tiempo en cómo hacer montón para ganar elecciones.

Los dirgentes nacionales del PAN y PRD han anunciado su interés de presentar candidaturas comunes en los estados de Oaxaca, Hidalgo, Puebla y Durango, alianzas que se antojan hasta cierto punto ilógicas por las diferencias tan profundas en temas tan complejos como el aborto, matrimonios entre personas del mismo género, eutanasia, reparto de la riqueza, etc, etc.

Estos dos partidos ya han concretado alianzas electorales anteriormente, por ejemplo en Chihuahua y en Oaxaca en 2004 donde los resultados no fueron los esperados; sin embargo, en lo legislativo simple y llanamente no se les da, menos cuando existe una fuerte disputa entre el panismo y el jefe de gobierno del distrito federal.

No ha pasado ni una semana completa desde que Nava y Ortega anunciaron las posibles alianzas y ya el PRI de Paredes Rangel y Beltrones se fueron de boca despotricando contra el idilio electoral que desean establecer los balnquiazules y el sol azteca. Si tanta fuerza tienen y tan seguros están de regresar al poder en 2012, entonces no se explica el por qué de tanto brinco.

Este tema de las alianzas es muy delicado y no debe tomarse tan a la ligera, me parece que es bueno explorarlas y concretarlas de ser viables, pero con una visión de Estado y a largo plazo, buscando un punto intermedio en los temas torales que impiden avanzar en las reformas que este país necesita.

Mientras la discusión toma vuelo, agunos consideran inapropiado o insano mezclar intereses por el simple hecho de frenar el posible regreso del PRI a los Pinos, menos cuando la historia reciente nos relata como el PRI y PRD se unen en el Congreso de la Unión para hostigar al ejecutivo federal; como el PAN y PRI se unen en la Asamblea del D. F. para hacerle la vida de cuadritos a Marcelo Ebrard y como el PAN y PRD se alían en los congresos locales con el fin de ponerle trabas a los gobiernos priístas.

Otro que tampoco tenía nada que hacer o la fundación que preside padece los efectos de la cuesta de enero, es el expresidente Fox que ya había anunciado no meterse para nada este año en las campañas del PAN, pero no se aguantó ni quince minutos y se dejó ir en contra de las pretensiones panisto-perredistas; eso sí, no hizo mención alguna sobre su arribo a la presidencia de México en compañía del Verde Ecologista, hoy, hoy, hoy megauña y mugre del PRI, tampoco recordó a tan distinguidos miembros de su gabinete como: Adolfo Aguilar Zinzer (qepd), Victor Lightinger, Jorge Castañeda, Alejandro Gertz Manero y Reyes Tamez Guerra que jamás tuvieron afiliación al PAN.

Para rematar las intenciones de los presuntos aliados, fue el discurso virulento que expresaron el dirigente nacional del PAN y la local del D. F., con motivo del informe de actividades de la asambleísta panista, refiriéndose al PRD como un partido autoritario que gobierna a la capital del país bajo un esquema de populismo y de pobreza como caudal de votos y cerrazón, por eso van a trabajar para rescatar a esa metrópoli en 2012. O sea, ¿cómo, no entiendo, de qué se trata?, por un lado te madreo pero te amo, podremos matarnos a golpes pero jamás nos hariamos daño.

Quién sabe cómo vaya a terminar estas notables discusiones de los tres partidos mayoritarios de Mexico, de lo que si estoy cierto es que vale la pena analizar opciones comunes por amor a México y con visión de futuro.

P.D. Más allá de las discusiones en torno al tema de la alianza entre PRD y PAN, la mezcla de intereses resulta morbosa desde el puento de vista mediático; en cuanto al PRI, la seguridad de sus pretensiones se acalambraron con el auncio de la alianza, por lo pronto ya se les aflojó algo más que los intestinos.