Noticias de Chihuahua, Chih., a Domingo 5 de julio de 2020

Cargando...
Cargando...

Chihuahua, como país sería el más violento

1332

Chihuahua, como país sería el más violento

Chihuahua y Durango son estados que se encuentran entre las regiones más violentas del planeta

«Si Chihuahua fuera país, sería el más violento del mundo, con 74 homicidios por cada 100 mil habitantes», afirmó ayer el coordinador del Observatorio Nacional Ciudadano de la Seguridad, la Justicia y la Legalidad (ONSJL), Héctor Larios Santillán.

Agregó que el 70% de los penales tiene condiciones de autogobierno, ya que la relación entre funcionarios penitenciarios y reclusos es tan baja que los internos escapan a toda supervisión y control, afirmando que «es difícil readaptar reclusos en condiciones de descontrol y desgobierno».

Lo anterior fue manifestado en la Ciudad de México durante una conferencia de prensa sobre las acciones para este 2010, entre las que destacó la exigencia a las autoridades para que den información oportuna, transparente y real sobre las tendencias de la inseguridad en el país.

«Esta conferencia se produce en un momento difícil para los ciudadanos, debido a los altos índices delictivos que sufre la sociedad en prácticamente todo el territorio nacional, como bien lo han descrito ya diversas organizaciones», manifestó en su discurso Larios Santillán.

Indicó que se ha llegado al contexto de una serie de diálogos e interlocuciones con las autoridades para encontrar caminos eficaces que lleven a la disminución de los índices delincuenciales.

«El reto ahora es producir esos cambios de manera efectiva y lograr el concurso de todas las fuerzas políticas y sociales a fin de definir acciones de largo alcance, eludiendo las tentaciones del efectismo», indicó.

Al dirigir su mensaje, el coordinador de este Observatorio dijo que es importante que los ciudadanos conozcan la relevancia de algunos de estos hallazgos, porque muestran una fotografía del fenómeno delictivo, destacando los niveles de violencia que se viven en algunas regiones del país.

«Chihuahua y Durango son estados que se encuentran entre las regiones más violentas del planeta. Si Chihuahua fuera un país, sería el más violento del mundo, con 74 homicidios por cada 100 mil habitantes», manifestó Héctor Larios.

Asimismo, habló sobre la relevancia que toman las extorsiones, secuestros y robos con violencia, ya que en estos tres delitos de alto impacto, se ha registrado un notable ascenso en lo que va del sexenio, señalando un aumento del 100%, 200% y 50%, en cada año respectivamente.

En cuanto al desempeño de las instituciones de seguridad -manifestó Héctor Larios- las cifras son elocuentes respecto de su inoperatividad, ya que sólo 3 de cada 10 homicidios recibe una sentencia y, en promedio, sólo el 16% de las averiguaciones previas iniciadas por el Ministerio Público se concluye efectivamente.

Agregó que la desconfianza ciudadana en las instituciones de seguridad es apabullante, pues solamente el 15% de los mexicanos confía en los cuerpos policiacos y 12% en los ministerios públicos.

«Los penales son otro gran problema que enfrenta nuestro sistema de justicia: 70% de los penales tiene condiciones de autogobierno. Esto es, la relación entre funcionarios penitenciarios y reclusos es tan baja, que los internos escapan a toda supervisión y control; y la probabilidad de morir asesinado en un penal es del doble del promedio nacional. Es difícil readaptar reclusos en condiciones de descontrol y desgobierno», enfatizó en su discurso este líder social.

Señaló que a la fecha diversas organizaciones han acordado unificar sus criterios de observación en entidades como Chihuahua, Veracruz, Guanajuato, Tabasco, Baja California y recientemente San Luis Potosí.

Con ello se han generado esquemas de asesoría y acompañamiento a agrupaciones ciudadanas que buscan la eficacia y eficiencia de las autoridades en el abatimiento de los índices de inseguridad en las comunidades.

En ese sentido, dijo, el Observatorio ampliará su asesoría a todas aquellas organizaciones ciudadanas que se constituyan en observadoras de la acción gubernamental, a fin de que puedan no sólo dar seguimiento al fenómeno delictivo, sino exigir de las autoridades municipales y estatales políticas eficaces de combate a la delincuencia.

De acuerdo a la información, los observatorios que conforman esta red basarán sus programas y acciones en dos ejes: la relación cercana, directa, clara y propositiva con la autoridad y la activación y fortalecimiento ciudadano que observe las acciones en seguridad pública y genere propuestas de eficiencia.

«Los ciudadanos damos una vez más muestra de que sabemos sumar nuestras coincidencias, para regresarle a los mexicanos y sus familias la seguridad y la paz que perdieron. Por ello reiteramos nuestro llamado a la sociedad civil organizada a recuperarla para el México que tanto amamos», concluyó Héctor Larios Santillán.