Noticias de Chihuahua, Chih., a Lunes 18 de febrero de 2019

Cargando...
Cargando...

Crece falsificación de billetes en el país

594

Crece falsificación de billetes en el país

La falsificación de billetes en México reportó un aumento durante 2010

A pesar de las mayores medidas de seguridad, la falsificación de billetes en México reportó un aumento durante 2010.

Los mayores crecimientos se observaron en las denominaciones de 200, 500, 100 y 50 pesos.

De acuerdo con el último reporte del Banco de México, para las piezas de 200 y 500 pesos, el incremento fue el más alto de los últimos 10 años.

La falsificación en papeles de 200 pesos pasó de 136 a 139, mientras que en billetes de 500, los apócrifos pasaron de 91 a 96 por cada millón.

En los de 50 pesos, por cada millón se detectaron 67.9 papeles ilegítimos, cifra que casi se triplicó respecto a 2009, cuando el número llegó a 28.3. El dinero falso de 100 pesos avanzó de 81 a 101 por cada millón.

El instituto central reveló que en total, hay un crecimiento de este delito. En 2010, se contabilizaron 95.5 billetes falsos por cada millón, mientras que en 2009, la cifra llegó a 87.4.

En los papeles de mil y 20 pesos hubo una reducción. En los de mil pesos, la falsificación cayó de 393 a 232 casos por cada millón y para los de 20, la cifra decreció de 3.2 a 2.7 billetes ficticios. Al cierre de 2010, circularon en el país 693 mil 423 millones de billetes.

De este total, hay en poder del público 599 mil 362 millones, mientras que en la “caja” de los bancos comerciales y de desarrollo, el número llegó a 94 mil millones de pesos.

Qué hacer con billetes falsos

Si al acudir a una ventanilla bancaria el empleado detecta un billete falso, tendrá la obligación de retener la pieza para evitar su circulación.

De acuerdo a la legislación, nadie puede destruir, perforar o marcar un papel por ser presuntamente falso, ya que la única entidad con facultades para realizar análisis y emitir un resultado es el Banco de México.

Para billetes en moneda nacional, éstos podrán marcarse por el cajero mediante un sello con características que determine el instituto central.

El sellado deberá hacerse a la vista de la persona que presenta las piezas.

El intermediario entregará un recibo, en el cual deben anotarse los datos del billete —denominación, número de folio, serie y fecha de emisión—, así como los datos personales de quien lo entrega —nombre, domicilio, número telefónico—, con la finalidad de notificarle el resultado de la evaluación.

El Banco de México entregará el resultado a la entidad que retuvo la pieza. Y si ésta es auténtica, la institución reembolsará el importe correspondiente, pero si es falsa, quedará bajo guarda y custodia del instituto central y no se podrá recuperar el dinero.

Las medidas de seguridad

En 2006, se puso en circulación una nueva familia de billetes, cuyo objetivo era dificultar la falsificación, al mejorar las características de seguridad.

El Banxico tomó la decisión de colocar en el mercado billetes de polímero que en una primera etapa tocó a las denominaciones de 20 y 50 pesos.

Además del cambio de papel, el banco central reforzó las medidas para sus billetes que consisten en: impresiones con relieve, elementos que cambian de color, marca de agua, papel algodón o polímero e hilo de agua, entre otros.