Noticias de Chihuahua, Chih., a Viernes 22 de marzo de 2019

Cargando...
Cargando...

Crece riesgo de ser asesinado, alertan

132

Crece riesgo de ser asesinado, alertan

Nuestro mayor problema no es el narco; un estudio hecho por el IMCO revela cuál es el verdadero problema que se debe resolver en el país

De 2007 a 2010, en México se quintuplicó la posibilidad de ser asesinado y se triplicó el riesgo de ser secuestrado, de acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

“México tiene un problema. Un problema serio que no es el narcotráfico, ni la delincuencia organizada, ni la debilidad institucional. Es el hecho incontrovertible de que cada vez más gente se siente cada vez más insegura en cada vez más zonas del país”, indicó.

Esas conclusiones están en el texto La espiral infinita: cómo México se volvió un país violento y cómo puede dejar de serlo que se publica en el Índice de Competitividad Internacional 2011.

El texto resaltó que hay muy pocos precedentes de un país que, en ausencia de una guerra, haya experimentado una expansión tan acelerada y de diversas formas de delitos violentos en tan poco tiempo.

El IMCO destacó que para 2010, la trayectoria de homicidios se quintuplicó en comparación con 2007.

“El incremento del número de homicidios entre 2007 y 2010 ha sido mayor al experimentado por Colombia en los primeros años de la guerra contra Pablo Escobar”, detalló el instituto.

En el informe se destacó que la Presidencia de la República llama “fallecimientos por rivalidad delincuencial” a los homicidios vinculados a la delincuencia organizacional.

“Ese tipo de asesinatos pasó de 2 mil 806 en 2007 a 15 mil 273 en 2010, un incremento acumulado de 440%. Ello explica 80% del alza en el número de víctimas de homicidio”.

Ahora bien, sostuvo, el fenómeno de violencia no registra la misma virulencia en todo el país, ya que hay un periodo de concentración regional.

Chihuahua, Sinaloa, Guerrero, Baja California, Durango y Tamaulipas representan más de dos terceras partes de los fallecimientos por rivalidad delincuencial.

Además de que 20 municipios concentran casi la mitad de las víctimas y el municipio de Ciudad Juárez, por sí solo, ha sido escenario de casi una quinta parte de todos los homicidios de este tipo, sostuvo el IMCO.

El reporte elaborado por Alejandro Hope, director del proyecto conjunto Menos crimen, menos castigo del IMCO y México Evalúa, añadió que el número de secuestros denunciados pasó de 438 en 2007 a mil 262 en 2010, un alza de 188%.

Agregó que las denuncias por extorsión se han incrementado y el robo de autos creció 40% en el periodo, en donde una gran parte ha sido consecuencia de robo con violencia.

El reporte resaltó que cinco medidas aplicadas en el gobierno del presidente Felipe Calderón pudieron elevar los niveles de violencia en el país, entre ellos el despliegue masivo de fuerzas federales y la “decapitación” de organizaciones criminales.

Así como el incremento en el número de agencias involucradas en el combate al narcotráfico, la interdicción marítima y aérea más intensa y el incremento en el número de extradiciones a Estados Unidos.

“La mayor agresividad del gobierno en la persecución de los cárteles pudo haber sido el catalizador de un aumento extraordinario del número de homicidios en el segundo trimestre de 2008. A partir de ese punto, es probable que la violencia se haya alimentado a sí misma”, indicó.

Recomendaciones

En el reporte se hacen una serie de recomendaciones para potenciar las medidas de prevención del delito, como son:

Para reducir el número de homicidios, sobre todo los múltiples, se podrían cerrar de noche algunas calles a la circulación vehicular en zonas que concentren blancos potenciales (bares o centros nocturnos).

Para reducir el robo de vehículos, el gobierno podría cubrir a un subconjunto de vehículos (los cinco modelos más robados, por ejemplo) con un seguro de “defensa a defensa” que permitiera a los propietarios obtener en una agencia una pieza robada. Con ello, disminuiría la demanda de autopartes ilegales y, por tanto, el robo de vehículos para fines de desvalijamiento.

Para enfrentar a la extorsión, la Policía Federal u otras dependencias de seguridad podrían establecer negocios fachada en giros afectados por el cobro de “derecho de piso”. Al acercarse los extorsionadores potenciales, podrían ser detenidos.
.