Noticias de Chihuahua, Chih., a Miércoles 16 de agosto de 2017

Cargando...
Cargando...

Edecán podría pasar 70 años en prisión

1336

Edecán podría pasar 70 años en prisión

«Todos caían ante su belleza y después, terminaban mutilados», confesó secuestrador

La belleza fue su pecado. Su delito; la ambición de superarse día con día a costa de lo que sea. Eunice Ramírez Contreras, conocida ahora en la frontera como la «Edecán Secuestradora», podría pasar 70 años de su vida en prisión.

Es acusada por la Fiscalía General de Justicia de la Entidad de pertenecer a una banda de secuestradores, desmantelada apenas hace 15 días. «El Arqui», líder del grupo confesó que la usaban de «anzuelo». Todos caían ante su belleza y después, terminaban mutilados.

Ahora, en la intimidad del Cereso Municipal donde espera su sentencia, Eunice cuenta un poco de su vida antes de vivir esta pesadilla. Se dice inocente… todo esto asegura; es una prueba de Dios.

Su rostro apareció en todos los medios de comunicación instantes después de su detención. Fotos de ella tomadas de su cuenta en Facebook contrastaban con su belleza, pues portaba un arma larga calibre R-15, posaba con agentes federales y decenas de casquillos. Acepta que tiene amigos en activo de la policía federal, pero que eso, no es delito.

No oculta su ambición. Quería un puesto en la política o en el Gobierno. Se infiltró en las altas esferas del poder a grado tal que de alguna forma llegó a ser invitada de honor en la toma de protesta del gobernador electo César Duarte, algo que tranquilamente revela en la entrevista.

Se dice además inocente, en repetidas ocasiones ha sostenido ante el juez de garantía que lleva el caso, que ella no participaba en los secuetros, que incluso ni siquiera sabía que se cometía tal delito. Desafortunadamente tendrá que demostrar legalmente que sus palabras son ciertas

Eunice Ramírez Contreras y otras 15 personas son procesadas en el Cereso Municipal por el delito de secuestro. Todos podrías pasar más de 70 años en prisión. Ella al igual que su hermana y su cuñado se dicen inocentes, victimas circunstanciales de las parrandas de la ahora conocida como la «Edecán Secuestradora».