Noticias de Chihuahua, Chih., a Miércoles 16 de junio de 2021

Cargando...
Cargando...

El terremoto del Che

por Luis Rubén Maldonado 298

Han querido resaltar es que los cambios favorecen al “Güero” Villalobos. Lo vinculan con Sergio Granados

“Se pelea cuando se dice la verdad” José Martí.

Dicen por ahí, que lo que más disfruta es aquello que no se esperaba. Pues, todo indica que esta frase se hizo realidad esta semana en el imaginario político de nuestro estado con la designación del nuevo secretario general de gobierno. Era un cambio que todo mundo esperaba pero no que fuera quien resultó ser el elegido: Sergio Granados Pineda.

Conocido en diversos estratos como “El Che”, Granados sorprendió a todos al asumir su nuevo puesto, siendo una jugada inesperada de parte del gobernador Reyes Baeza y con esto comienzan los tan anunciados y esperados cambios al interior del gabinete, que permitirán que se oxigene.

En la ceremonia donde se le tomó protesta, estaba presente todo el gabinete, unos con caras más largas y otros con una sonrisa resplandeciente, así como amigos del Che Granados y figuras de relevancia política. Fue un verdadero terremoto el que ocasionó el movimiento, que al día siguiente, se desató una caída masiva de funcionarios. Claro, en la ciencia del rumor, que daban por hecho que se van Raúl Grajeda y Carlos Carrera del gabinete, la incorporación Memo Márquez y los enroques de Javier Torres Cardona y Oscar Villalobos a gobernación y fomento social, respectivamente.

Los rumores no han disminuido, sino todo lo contrario. Incluso colocan a Marco Adán Quezada como próximo dirigente priísta en el estado y a la diputada Lilia Merodio como la flamante secretaria general.

El hecho que han querido resaltar es que los cambios favorecen al “Güero” Villalobos. Lo vinculan fuertemente con Sergio Granados porque han librado muchas batallas juntos, el reacomodarlo en fomento social, lanza (según algunos) el mensaje de que es “el bueno” del PRI para el 2010 y le ayudará a operar su proyecto Marco Quezada desde el PRI estatal. Todo parece ir de maravilla para Oscar Villalobos…hasta ahorita y en el mundo de la especulación.

Todavía falta algo para el 2010, aunque no mucho y el mensaje claro es que el Che Granados operará la sucesión sin cargar los dados para ningún lado. Granados trae la experiencia del proceso electoral anterior donde entregó buenas cuentas pero…sabe que pudo entregar mucho mejores, en clara alusión a los resultados de Chihuahua capital, donde el único que ganó fue Jorge Neaves Chacón. A raíz de esto, Granados sabe que el trabajo político en el PRI capitalino está descuidado y no debe permitir que se descuide en el resto del estado.

A la par de realizar un mejor trabajo político debe de entender el papel que juega la imagen pública en un proceso electoral, donde la misma que tengan los candidatos definirá muchos aspectos importantes de la elección, sobre todo si tiene elementos de ser competitivo electoralmente. Nadie, en ninguna elección, puede garantizar el triunfo. Ni las encuestas del buen amigo Roy Campos. Quien aspire a un puesto de elección en 2009 y 2010, debe de entrarle a la talacha, porque de otra manera no se gana.

El trabajo político y los elementos de imagen pública serán elementos a considerar para que el PRI defina a sus candidatos, mismos que deben de ser competitivos y con convicción. En entregas posteriores Ulitmaletra comenzará un serio análisis de aquellos que suspiran por el 2010.

Por lo pronto habremos de seguir pendientes de los efectos que deje el terremoto del Che Granados. Enhorabuena por él y confío en que hará un buen papel.

ULTIMALETRA

El PRI tiene que entrar, también, en una dinámica de oxigenación. A pesar de que los jóvenes priístas si existimos (aunque muchos los duden), por lo general siempre se nos relega de toda jugada política. El relevo generacional en el PRI es urgente, sobre todo en Chihuahua, puesto que implica entrar en la nueva realidad política pensando a futuro, donde esta gran masa que ahora somos jóvenes, no lo seremos tanto en 10 años y eso tiene que poner a pensar al PRI sobre su futuro.