Noticias de Chihuahua, Chih., a Viernes 5 de marzo de 2021

Cargando...
Cargando...

En el PRI: designación; en el PAN: elección

por Manuel Narváez 375

En el PRI: designación; en el PAN: elección

Habrá que esperar más tiempo para saber si no existen heridas ocultas

Desde el 5 de julio el estado de Chihuahua no vivía una semana política tan intensa como la reciente; César Duarte es designado candidato del PRI al gobierno del estado y por el PAN se inscriben para contender Carlos Borruel, Cleary Jones y Pablo Cuarón.

Después de larga espera y una serie de pasos en falso, nerviosismo y descalificaciones sin remitente la dirigente nacional del PRI, Beatriz Paredes designó precandidato único a César Duarte Jáquez, fiel colaborador y leal al equipo de la exgobernadora Tlaaxcalteca, de hecho, Duarte fue el único que la jugó con la Paredes cunado ésta perdió la dirigencia nacional contra Roberto Madrazo.

El César, como le gusta autonombrarse y emular a los antiguos emperadores romanos, es un político forjado en el sector campesino del PRI, que crece bajo el amparo de Heladio Ramírez, dirigente nacional de la CNC que lo arropa y lo convierte en secretario de esa organización campesina. Diputado federal plurinominal de 2000 a 2003, diputado local de mayoría de 2004 a 2006, año en que abandona el cargo para ir en busca nuevamente de la diputación federal la cual gana en el distrito IX con cabecera en Parral y culmina en 2009.

El Ballezano con amplia experiencia legislativa se destaca en la tribuna federal por su discurso combativo y desafiante a los gobiernos del PAN; siendo legislador en el congreso local tomó la alternativa para defender el intento de juicio político en contra de Patricio Martínez sin ser del equipo de éste, defensa que le valió el reconocimiento de sus compañeros de bancada. Ya como diputado federal y perfilándose entonces como el gallo de Beatriz para el gobierno de Chihuahua, es elegido presidente del Congreso de loa Unión en el último año de su legislatura federal, responsabilidad que le permitió ejercer con soltura el presupuesto de más de 4300 millones de pesos de la Cámara de diputados y de la que se le cuestiona por haber incrementado de 28 a 53 millones de pesos los recursos destinados a comunicación social del poder legislativo.

Duarte deja en el camino al que se suponía era era la carta más fuerte del priismo. al Teto Murguía, exalcalde de Juárez, exsenador y diputado federal con licencia, que contaba con la venía y respaldo de los empresarios más acaudalados de la frontera y de la capital chihuahuense; también dejó tendido el campo a Oscar Villalobos, primo y favorito de la casa de los Baeza. Cuando todo presagiaba un desdén de parte del exaspirante juarense, éste apareció en la unción del precandidato oficial en compañía de los otros cuatro aspirantes de relleno.

Por el lado del PAN, todo apuntaba a que el alcalde con licencia Carlos Borruel sería el único aspirante panista al gobierno del estado porque se antojaba dificil que el exalcalde de Galena, Cleary Jones pudiera conseguir el apoyo suficiente de la militancia para obtener su registro como precandidato en la contienda interna, finalmente logró colarse y presentar la documentación ante la comisión electoral albiazul.

Por si las emociones no fueran suficientes y cuando las apuestas apuntaban a favor de un precandidato único, otro juarense, Pablo Cuarón Galindo, con el respaldo manifiesto de Javier Corral y de Francisco Barrio, de última hora expresa el interés por integrarse a la terna de suspirantes; antes, otro exalcalde, Juan Blanco Zaldívar decide participar pero al final de cuentas todo queda en el intento y suma su persona a la del exprecandidato a la alcaldía juarense, aspiración que perdió después de 4 rondas ante Gustavo Elizondo quien finalmente se convirtió en el sucesor de Ramón Galindo para el período 1998/2001.

El primero en registrar sus aspiraciones fue Carlos Borruel, exregidor, exsubdelegado de Sedesol, exdiputado local y alcalde de Chihuahua con licencia, y lo hizo discretamente para no violentar la ley electoral vigente pero con un fuerte contingente de más de mil personas entre diputados federales, locales, regidores, alcaldes, exdiputados y excandidatos a diversos puestos de elección popular de los munipios más populosos de la entidad; el segundo en hacerlo fue el exalcalde de Galeana Cleary Jones, familiar cercano de Jefrey Jones y miembro de la comunidad mormona en el noroeste del estado y por último lo hizo Pablo Cuarón Galindo empresario, exdirigente de la FECHAC y exaspirante a la alcaldía de Juárez, llegó acompañado por un nutrido grupo de familiares y panistas entre los que destacaban los declinantes a la aspiración Javier Corral y Juan Blanco.

El turno le toca ahora a la comisión de elecciones del Partido Acción Nacional resolver si los aspirantes cumplen a cabalidad con la convocatoria, de ser así, el 13 de enero se da el banderazo para que todos los chihuahuenses interesados en participar en la elección del candidato del PAN al gobierno del estado lo hagan con toda libertad.

Por lo pronto un compás de buenos augurios se presenta para Acción Nacional porque el interés mostrado por personajes renombrados del panismo estatal de participar en el proceso de selección del candidato albiazul, se abre la posibilidad de que el elegido contará con el respaldo y el ánimo renovado de panistas de viejo cuño y de gran calado, digo, si no hay contratiempos.

P.D. El dedazo en el PRI suponía una fractura interna, al menos en lo que se ve no parece que haya sido así, aunque habrá que esperar más tiempo para saber si no existen heridas ocultas. En el PAN la rabia democrática se hizo patente, habrá que esperar hasta que surja el candidato para saber si la rabia no era canina.