Noticias de Chihuahua, Chih., a Sábado 15 de mayo de 2021

Cargando...
Cargando...

En la frontera de la intervención

por Víctor Quintana 119

En la frontera de la  intervención

Tan lejos del Centro y tan cerca de los Estados Unidos

Ese parece ser el sino de nuestra Frontera Norte, tan lejos de ser atendida verdaderamente por los gobiernos centrales y tan cerca de ser intervenida de cualquier forma por los vecinos allende el Bravo.

La reflexión viene a cuento porque, apenas este 20 de noviembre, en un reportaje, publicado en su primera plana, el diario The Wall Street Journal encabeza: “El estado de anarquía del norte de México”. Y reseña cómo los habitantes de Ciudad Mier, Tamaulipas han abandonado este pintoresco pueblo, a resultas de la guerra entre los cárteles de la droga. Narra como los cárteles de la droga destruyeron los transformadores de electricidad y la planta de agua potable del pueblo. Cuenta cómo los criminales han forzado a los agricultores a abandonar sus cosechas de sorgo y soya y cómo las familias han escapado a Texas por miedo a la extorsión o a los secuestros.

Señalan los reporteros Nicholas Casey y José de Córdoba que el Ejército de los Estados Unidos hace dos años advirtió que el gobierno mexicano estaba “débil y fracasando” y pudiera perder el control del país en manos de los traficantes de droga. Agregan: “Como va Tamaulipas, así va un pequeño pero creciente número de los 31 estados de México, incluidos Chihuahua y Michoacán”. Concluyen que, aunque Ciudad Mier es todavía la única ciudad en haberse vaciado hasta el momento, el imperio de la ley se está rompiendo en muchas partes más, como en Reynosa. El reportaje en internet incluye una exposición en diapositivas que se titula: “El estado que falla en México”.

Que estas reflexiones sobre la “anarquía” o “el estado fallido” se hagan, no en un periódico de influencia meramente regional como “El Paso Times”, o en “The Monitor” de McAllen, Texas, sino en el conservador y muy influyente diario de la comunidad financiera, “The Wall Street Journal”, resulta muy sintomático y a la vez muy preocupante.

Sintomático de la doble vara para medir que tienen los norteamericanos, si no es que de la doble moral que ejercitan. Se escandalizan del nivel de violencia de los estados mexicanos de su frontera sur a la vez que declaran a El Paso como “la ciudad más segura de los Estados Unidos”. Pero nunca reconocen que si hay un alto grado de violencia en las ciudades fronterizas mexicanas es en muy buena medida por su carácter de puerta de exportación de drogas hacia los Estados Unidos. Los medios norteamericanos reconocen reiteradamente “la valentía” de Calderón en enfrentarse a los cárteles de la droga, pero en sus poblaciones fronterizas como San Diego, El Paso, Mcallen o Brownsville nunca se sabe de enfrentamientos de policías con capos. Y no porque estos últimos no estén presentes, -quién si no recibe y reexpide la droga al interior de ese país-, sino porque Washington impone una guerra sangrienta fuera de sus confines y opta por la vista gorda y ahorrarse sangre y muerte dentro de ellos. La banda de Los Aztecas, brazo armado del Cártel de Juárez, nació en El Paso y ahí radican buena parte de sus efectivos, pero en esa ciudad la policía se hace como que no los ve, en tanto asolan Juárez con sus correrías.

El reportaje de The Wall Street Journal también es preocupante. Viene a proporcionar uno de los pretextos para lo que diversos medios han estado denunciando esta semana: una intervención militar estadounidense en México. Primero se presiona a un gobierno débil, como el de Calderón, a que ejecute una estrategia armada masiva en la frontera. Luego, cuando dicha estrategia dispara una escalada de muerte y de terror, los voceros de los grupos más poderosos de los Estados Unidos empiezan a caracterizar la situación como de “anarquía” y de “estado fallido”. Con estas premisas, la conclusión es patente incluso para el más lerdo observador: se requiere una intervención armada norteamericana para proteger la seguridad nacional de nuestros vecinos del norte y para devolver la paz y el orden a la aterrorizada población fronteriza.

Por eso urge replantear la fallida estrategia calderoniana de guerra al narco, así como la Iniciativa Mérida. O están fallando y nos tienen al borde del colapso o están logrando su objetivo oculto: facilitar la intervención en suelo nacional, de asesores o de plano, de efectivos militares o paramilitares subcontratados estadounidenses. En todo caso, la población es la gran perdedora y una y a corto y a mediano plazo se va directo al fracaso militar. Que lo digan si no Viet Nam, Irak y Afganistán.

La violencia sólo se va a detener si la comunidad participa y es escuchada y los Estados Unidos hacen su tarea, pero allá, en su propio territorio.