22.16°C

Nubes Dispersas

Chihuahua, Chihuahua



Jueves 13 de diciembre de 2007

Granados, nombramiento partidista


Tras haber nombrado al dirigente del PRI estatal como Secretario General, quedó claro que en los próximos años la inercia del Gobierno del Estado será eminentemente política, dadas las condiciones difíciles que enfrentara el PRI-Gobierno en los procesos del 2009 y 2010.

Según los analistas, la intención del Gobernador José Reyes Baeza, al poner a Sergio Granados Pineda en al Secretaria General de Gobierno, tiene un doble mensaje.

En primera el fuerte poder que aún mantiene sobre la estructura oficial el ex-gobernador, hoy senador y tio de Reyes Baeza, Fernando Baeza Melendez, ya que el ahora Secretario General es parte de su equipo de trabajo.

Además de esto y de reiterar su lealtad al tío, con ello todo quedará listo para preparar el terreno al primo, Oscar Villalobos, quien ha sido colocado como el candidato oficial visible por parte del mandatario estatal.

Sin embargo las cosas se podrían complicar, dada la mala relación de Sergio Granados con personajes importantes como los dirigentes de los partidos PAN, el diputado Fernando Álvarez y PRD, Héctor Barraza, debido a que los procesos electorales han dejado huella y definitivamente esta situación es un handicap en contra del flamante nuevo secretario.

Otro factor es que la estrategía del Gobierno del Estado de golpear políticamente al ex Presidente Municipal de Chihuahua, Juan Blanco, se les viene abajo.

Esto ya que el arma más fuerte contra Blanco es el famosisimo relleno sanitario, el cuál pretneden utilizar como cachiporra para el suspirante a Gobernador, a pesar de que Blanco se encargo de cerrar el caso antes de terminar su gestión, sin embargo Granados fue uno de los involucrados, ya que en su notaria se prepararon las actas y toda la papeleria de los socios del relleno, quienes al final de cuentas al parecer defraudaron a la ciudad.

Total la jugada de meter a Granados, no fue del todo la más inteligente, sin embargo veremos como van sorteando de ahora en adelante los problemas que se vayan presentando.

Por lo pronto donde la estrategia del gobierno estatal ya se ha dejado ver, es en materia de delicuencia.

Lo anterior debido a que una y otra vez estan recurriendo a afirmar que los problemas son de crimen organizado, exigiendo de esa manera el apoyo de la federación y deslindándose de su propia responsabilidad.

Con esto el Gobierno ha perdido totalmente la imagen de conciliador y repite la jugada que mantuvo durante su mandanto, el ex gobernador Patricio Martínez, quien a lo largo de su sexenio estuvo golpeando a la Federación y deslindándose de los problemas.

Incluso uno de estos casos fue lo que sucedió en el Hospital General, donde los empleados de confianza, con hasta diez años de antigüedad exigen plazas.

Sin embargo y a pesar de que los servicios son descentralizados de la Federación y ahora estatales, el Gobernador ha señalado que las plazas son federale y los recursos del Ramo 33. o sea, la culpa de nuevo es de la Federación, dice el Gobernador.