Noticias de Chihuahua, Chih., a Domingo 5 de julio de 2020

Cargando...
Cargando...

Grito silencioso

por Edna Fuerte 209

Grito silencioso

La labor de procurar justicia tiene una variante poco explorada, esto es, la prevención

Pensar en bachillerato debiera ser motivo de frescura, entusiasmo y esperanza. Para la jovencita asesinada hace un mes en la Capital del Estado quizá no fue así.

Es, sin embargo, poco probable saberlo. Ella se ha ido y por lo menos para algunos nos ha dejado una tristeza bañada de reflexión. Supe de ella, acaso como Usted, por una sociedad impaciente de respuestas y una comunidad estudiantil impactada por los sucesos y así, sin conocerla, hoy está mucho más cerca y presente, y es que, el arresto de sus asesinos no debiera ser únicamente la respuesta de las autoridades ante su simple y llana obligación, sino un punto de inflexión en una sociedad como la nuestra en donde a veces la falta de información y los falsos pudores hacen que la soledad del adolescente se refleje en una búsqueda a veces demasiado peligrosa.

Estoy cierta que las técnicas criminalisticas funcionaron en el desenlace del caso y han llevado a las pruebas para que la Procuraduría de Justicia Estatal capturara a los hasta hoy presuntos responsables, lo que aún así no es suficiente, y no lo es , porque lo que las autoridades han expuesto es el pasado del suceso, los datos, la mecánica del mismo, más no los puntos finos, las razones que llevan a una estudiante de bachillerato a ser presa de individuos como los presentados, el entorno educativo y familiar, la situación emocional que se trata de cubrir con relaciones íntimas y que en no pocos casos es tratada como culposa responsabilidad de la afectada. Hay algo más atrás de este como de otros casos similares.

No es suficiente hablar de un crimen de odio, de hecho lo presentado detona un móvil de miedo a denuncia que quizá ni siquiera fue tomado en cuenta. Hay algo mas profundo que las autoridades deben retomar.

La labor de procurar justicia tiene una variante poco explorada, esto es, la prevención, la aplicación de esquemas de inteligencia que descifren, disciernan el porque de los eventos criminales, los perfiles, las posibles victimas y agresores, sus características y patrones de conducta, la técnica debe enseñarnos a ver más allá de lo que estamos acostumbrados, se precisa aplicar esta información en los sectores mas vulnerables para poder evitar estos lamentables eventos, este es el gran reto. Así es que, después de juzgar y condenar a los responsables ¿Qué sigue? ¿Acaso esperar otro caso? No puede ser así. No, sin hacer un esfuerzo diferente.

¿Qué pasa por la mente y emoción de nuestros jóvenes que no hemos logrado sentir ni entender? quizá porque nos es incluso indiferente solo hasta que se acerca a nuestro entorno a veces en forma trágica.

Paulina Elizabeth no puede ser una estadística como muchas que lo fueron y, que si no tomamos acciones mas concretas, otras lo serán.

La autoridad tiene una función y responsabilidad que debe cumplir en todas sus facetas, no como concesión o voluntad indulgente de encontrar respuestas ante el clamor popular, es claramente su obligación, nosotros como ciudadanos, padres, hermanos, amigos, hijos, educadores, comunicadores, tenemos la propia.

Aquello que ha lastimado a nuestra sociedad, debemos transformarlo en oportunidad de crecimiento, aprendizaje y respuesta. Esta será sin duda la mejor manera de recordar a Paulina.

Soy Edna Lorena Fuerte y mi correo es [email protected] para sus comentarios. Gracias.