Noticias de Chihuahua, Chih., a Sábado 15 de diciembre de 2018

Cargando...
Cargando...

Guillermo Prieto Lujan

por José Luis Delgado Acevedo 2401

Guillermo Prieto Lujan

El artífice de los primeros grandes triunfos que marcaron el principio del fin del PRI como partido único

El próximo 4 de agosto se cumplen 20 años de la desaparición física de uno de los más grandes panistas del Estado de Chihuahua, Guillermo Prieto Luján, artífice de los primeros grandes triunfos de la oposición y que marcaron el principio del fin del PRI como partido único en el ejercicio del poder en México. El jefe Prieto Luján, como lo conocimos los viejos y los nuevos panistas en la década de los ochentas, condujo al partido a los triunfos de julio de 1983, que por primera vez ganaba unas elecciones que abarcaban el 75% de la población de una entidad federativa. El PRI no había conocido una derrota igual desde su fundación en 1929. Las elecciones locales de 1983 en el Estado de Chihuahua son un parteaguas que marcó con claridad el fin de la hegemonía autoritaria del partido de la revolución. En 6 años el PAN ganó su primera gubernatura en Baja California, en 9 Francisco Barrio se convirtió en el tercer titular de un poder ejecutivo estatal de nuestro partido y en 17 desbancamos al PRI en la presidencia de la República, siendo Vicente Fox Quesada, el primer mandatario mexicano no priista desde 1929.

Guillermo Prieto Luján, presidente del Comité Directivo Regional del PAN desde 1980 hasta 1989, candidato a Senador de la República en 1982, Diputado Local por el primer Distrito en 1983, candidato a Diputado Federal en 1988 y nuevamente Diputado Local en 1989, fue un maestro de la palabra oral y escrita. Maestro de Historia de México en el Tec de Monterrey, profundo conocedor y doctorado en la historia nacional, fue uno de los más grandes políticos que ha dado el estado de Chihuahua. El que esto escribe llegó al PAN y se afilió en julio de 1984, convencido de las tesis políticas dadas a conocer en la plaza de Armas de esta ciudad, durante la defensa del Ayuntamiento de Chihuahua, encabezado por Luis H. Alvarez en la primavera de aquel año, tesis políticas defendidas por la gran oratoria del jefe Prieto Luján.

Guillermo Prieto Luján nos condujo con gran sabiduría política durante los conflictivos procesos electorales de 1985 y 1986, marcados por el fraude electoral que los mismos priistas calificaron como patriótico. El gobierno de Miguel de la Madrid recibió una severa amonestación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos por la conducta ilícita de la administración federal en la elección local de 1986, que los chihuahuenses y los mexicanos calificamos de fraudulenta.

Después de su muerte ocurrida el 4 de agosto de 1990, un grupo de panistas constituimos la Brigada Guillermo Prieto Luján cuyo fin era el trabajo coordinado en futuras elecciones. Esta Brigada fue integrada por José Mario Rodríguez Alvarez, campeón estatal de Oratoria y diputado federal en 2000, el ingeniero Leandro Fernández Aguirre, expresidente del Comité Directivo Municipal de Chihuahua y excandidato a Diputado Federal en 1991, licenciado Germán Avila Hernández, exsecretario de Comunicación Social del Comité Directivo Municipal de Chihuahua y consejero Estatal y miembro de la Comisión de Honor y Justicia del Comité Directivo Estatal, licenciado José Luis Chacón Rodríguez, exasesor jurídico del Comité Directivo Municipal de Chihuahua, Roberto de la Rosa Martínez, exoficial Mayor del Comité Directivo Municipal de Chihuhua y exregidor del Ayuntamiento de esta capital, Roberto de la Rosa Carmona exsecretario de Acción Electoral del Comité Directivo Municipal de Chihuahua y excomisionados del Comité Directivo Estatal ante los órganos electorales a nivel estatal, distrital y municipal, Jaime Sánchez Bañuelos, exregidor del Ayuntamiento de Chihuahua y excandidato a Diputado Local por el Distrito 16, Guadalupe de la Torre Rodríguez, exsecretaria general del Sindicato de Trabajadores del Poder Judicial de la Federación, Ignacio Carrillo Gorena exasesor del Comité Directivo Municipal de Chihuahua, Efraín Pérez Miramontes, coordinador de cruceros del Comité Directivo Municipal de Chihuahua y finalmente un servidor.

Guillermo Prieto Luján nos dispensó su amistad a los nuevos panistas que arribamos a mediados de los ochentas a la dirigencia municipal y simultáneamente ejerció el poder estatal con los grandes líderes que habían llevado al PAN a los triunfos del 83, como el ingeniero Luis Herrera González, exdirigente estatal, gran editorialista de El Heraldo de Chihuahua, candidato a diputado federal, a senador, consejero estatal y nacional, el contador Guillermo Luján Peña, candidato a Diputado Federal en 1985 y a Diputado Local en 1986, Miguel Fernández Iturriza, presidente municipal de Chihuahua suplente 1983 y candidato a alcalde en 1986, Pedro César Acosta Palomino, regidor de Gobernación del Ayuntamiento de Chihuahua en 1983 y alcalde en 1986. Pedro César además era un excelente editorialista de los periódicos locales incluyendo El Heraldo de Chihuahua, el doctor Octavio Corral Romero, también exjefe estatal del PAN en la década de los cincuentas y finalmente nuestros presidentes del Comité Directivo Municipal de Chihuahua, Roberto Díaz de León Salas y Javier Benavides González, ambos dirigiendo al municipio en los álgidos días del verano caliente de 1986, cuando las acciones de Desobediencia Civil y de Resistencia Civil estuvieron al borde de la violencia política.

Finalmente, Guillermo Prieto murió un 4 de agosto de 1990, no sin antes tener el privilegio de haber saludado personalmente al Papa Juan Pablo Segundo, el 10 de mayo del mismo año, durante la visita del Santo Padre a nuestra ciudad, hecho muy significativo para el jefe Prieto Luján, por su calidad de católíco fiel, creencia que practicó toda su vida, así como su fe de profesión panista. La Brigada Guillermo Prieto Luján le rinde homenaje a su jefe en el 20 aniversario de su fallecimiento. 1933-1990.