19.01°C

Nubes

Chihuahua, Chihuahua



Viernes 3 de julio de 2009

Huye periodista por miedo a ser ejecutado

Huye a Toronto periodista de Juárez por miedo a ser ejecutado


Huye a Toronto periodista de Juárez por miedo a ser ejecutado

El reportero de Ciudad Juárez, Luis Nájera, huyó de la ciudad luego que un policía le advirtiera que su vida se encontraba en riesgo tras una serie de artículos sobre el narcotráfico en esta ciudad fronteriza.

El oficial era un buen contacto del reportero, un día el pasado mes de septiembre, cuando casualmente se encontraron en la calle el policía hizo como que no lo veía, estrecho su mano y le susurró: «Aguas!»

De esta forma el policía estaba advirtiendo a Luis Nájera, quien había escrito sobre el tráfico de drogas en esta ciudad.

Previendo que está podría ser su última oportunidad para correr por su vida, él se apresuró a su casa, alistó tres maletas con cinco cambios de ropa, y con su esposa y sus tres hijos, de 17, 8 y 2 años de edad, huyeron por sus vidas a Vancouver.

Llegó el 27 de septiembre a una ciudad que nunca había visitado, en un país que no conocía, a reivindicar la condición de refugiado y comenzar la batalla para permanecer en el Canadá.

El 13 de noviembre de 2008, su colega Armando Rodríguez de El Diario de Ciudad Juárez, fue muerto a tiros por pistoleros no identificados, el hombre recibió ocho balazos en el frente de su casa cuando este se disponía a llevar a su hija a la escuela en Ciudad Juárez.

Rodríguez fue uno de ocho periodistas asesinados el año pasado en México, según Reporteros Sin Fronteras, sus muertes son atribuidas a los cárteles de la droga.

«Este crimen fue muestra del brutal conflicto en México y que lo ubica como uno de los países más peligrosos del mundo para los periodistas», dijo un comunicado de prensa del organismo internacional.

Nájera apenado por su amigo, a sabiendas de que podría haber sido él. Rodríguez ignorando las amenazas de muerte a periodistas, escribió acerca de dos agentes de policía narco ejecutados por hombres armados.

Nájera en última instancia, decidió que ya no podía poner la vida de su familia en riesgo, en un círculo vicioso de la nueva era de narco venganzas.

«Yo sabía que no habría otro aviso», dijo Nájera, con cara preocupada,«esto era diferente, yo temía por mi vida, pero cuando mi esposa notó que la estaban siguiendo, yo sabía que castigué a mi familia”.»

Nájera afirma rotundamente que será asesinado si regresa a México, en su opinión: «la policía está involucrado con los narcos y el gobierno es pasivo».

“La última cosa que los señores de la droga y sus seguidores quieren es atención”, expresó Nájera quien escribió una historia sobre la existencia de una serie de fosas comunes encontradas por la policía, citando a un oficial: «tal vez hay más, quizás se encuentren en todos los barrios de esta ciudad»