Noticias de Chihuahua, Chih., a Viernes 26 de mayo de 2017

Cargando...
Cargando...

Identifican Policía que pidió asilo a EUA

119

Identifican Policía que pidió asilo a EUA

Ex comandante de la policía en el municipio fronterizo de Ascensión teme por su vida

Javier Emilio Pérez Ortega, es uno de los tres ex jefes de la policía que ha solicitado asilo político a Estados Unidos por temor a la ola de ejecuciones desencadenada por el narcotráfico, confirmaron hoy fuentes oficiales.

Pérez Ortega, ex comandante de la policía en el municipio fronterizo de Ascensión, abandonó esa región que ha sido sacudida por la violencia del narcotráfico. Rick Moody, agente a cargo de la estación de la Patrulla Fronteriza en Deming, Nuevo México, confirmó que Pérez Ortega cruzó la frontera por Columbus, Nuevo México, y quedó bajo la protección de la Oficina de Inmigración y Aduanas, desde el pasado 18 de marzo.

Además de Pérez Ortega, otros dos jefes policíacos han solicitado en fecha reciente asilo al gobierno estadounidense. Jayson Ahern, subcomisionado de Aduanas y Protección Fronteriza, informó este miércoles en Washington, que los casos de tres jefes de la policía mexicana están siendo revisados para determinar la viabilidad del asilo, pero se negó a proporcionar sus nombres.

«Tradicionalmente en casos de asilo no proporcionamos información de casos específicos», dijo el vocero de CBP en El Paso, Texas, Roger Maier.
En Ciudad Juárez, surgieron este miércoles versiones sobre el presunto refugio del secretario de seguridad pública de esa ciudad, Guillermo Prieto Quintana, en Estados Unidos.

El alcalde de Ciudad Juárez, José Reyes Ferriz, dijo que por cuestiones de seguridad no podía revelar dónde se encuentra Prieto Quintana, pero aseguró que éste continúa girando instrucciones a través del teléfono a los elementos de esa corporación. El pasado sábado fue ejecutado el director de la Policía Municipal de Ciudad Juárez, Juan Antonio Román García, por presuntos gatilleros de bandas de narcotraficantes.

En Estados Unidos, las solicitudes de asilo son revisadas por un juez de inmigración bajo diferentes criterios, incluyendo el legítimo temor a perder la vida. Las resoluciones en estos casos no son anunciadas.