Noticias de Chihuahua, Chih., a Miércoles 24 de mayo de 2017

Cargando...
Cargando...

«México es la meca mundial del secuestro»

753

«México es la meca mundial del secuestro»

México se ha convertido en la capital mundial del secuestro: Stratfor

La delincuencia mexicana inició una guerra contra la población civil y su principal expresión se ubica en las operaciones del secuestro; los integrantes del Cártel de Tijuana, liderado por la familia Arellano Félix, representan la mayor amenaza en esta materia.

Así lo advierte un análisis de la agencia privada de inteligencia estadunidense Strategic Forecasting (Stratfor), elaborado por los especialistas Fred Burton y Scott Stewart, donde se alerta: México se ha convertido en la capital mundial del secuestro.

“Existen pocas probabilidades de que el gobierno mexicano sea capaz de establecer la integridad de los organismos policiales o reestablecer la ley y el orden en gran parte del país, en un futuro próximo.

“La ineptitud y la corrupción oficial son endémicas en México, lo que significa que los ciudadanos mexicanos y visitantes extranjeros tendrán que enfrentar la amenaza de secuestro en el futuro previsible.

“Creemos que para los civiles y extranjeros que visitan México, la amenaza de secuestro es superior a la de ser alcanzado por una bala durante un tiroteo entre narcos.

“De hecho, las cosas están tan deterioradas que en la lucha contra el secuestro las autoridades encargadas de combatir este delito ahora son víctimas y están siendo ejecutados”, señala el documento en poder de Excélsior.

En el análisis de la agencia privada de inteligencia se destaca que en México se han detectado tres diferentes escenarios delictivos: la primera batalla es la que se libra entre los diversos cárteles de la droga mexicanos que buscan el control de lucrativos corredores de contrabando (las llamadas plazas).

El principal campo de combate se ubica en Ciudad Juárez, Chihuahua, entidad clasificada como el acceso principal para el traslado terrestre de droga a Estados Unidos.

La segunda batalla, apunta, se libra entre los diversos cárteles y el gobierno de México, donde las fuerzas federales intentan bloquear las operaciones de contrabando, frenar la violencia y capturar a los integrantes de los diferentes cárteles de la droga.

Sin embargo, durante el desarrollo de esta investigación se detectó un tercer escenario de combate en México, aunque por su naturaleza es un poco más moderado, pero que en muchos aspectos es más peligroso para los civiles inocentes, así como para los turistas extranjeros y viajeros de negocios.

“Esta tercera guerra es la que se libra entre la población mexicana y los delincuentes que pueden o no estar involucrados con los cárteles. A diferencia de las otras batallas, donde los miembros de los cárteles o las fuerzas gubernamentales son los principales objetivos, en esta batalla los civiles se encuentran en la mira de la delincuencia.

“Hay muchas formas y tamaños de las bandas criminales en México, (…), pero de todos los crímenes cometidos por estas bandas, tal vez la que crea el mayor daño sicológico es el secuestro.

“No hay cifra exacta para el número de secuestros al año en México, todos los datos sobre el secuestro son parciales, se basan en estadísticas sobre la delincuencia.

“A pesar de esta falta de datos duros, no hay duda basado incluso en la gama baja de estas estimaciones de que México se ha convertido en la capital mundial del secuestro”, advierte el informe.

Una de las cosas difíciles del estudio de secuestro en México, señalan los especialistas de Stratfor, es que el crimen es ejecutado por una amplia gama de actores que poseen diferentes niveles de profesionalización.

Esos grupos emplean equipos que llevan a cabo tareas especializadas, tales como la recopilación de datos de inteligencia, vigilancia, la negociación con la familia de la víctima y la seguridad.

Los motivos para perpetrar un secuestro son variados, pero muchos de los plagios que se producen en México no se llevan a cabo para pedir un rescate; a menudo los cárteles secuestran a los miembros de bandas rivales o los funcionarios gubernamentales con el objetivo de torturarlos y ejecutarlos.

La tortura se ejerce para extraer información, intimidar a los rivales y, al parecer, en algunos casos, “sólo para divertirse un poco”. Las víctimas son encontradas decapitadas o mutiladas. En otras ocasiones, sicarios de los cárteles secuestran a los traficantes que se atrasan con los pagos o que se niegan a pagar el “derecho de piso”.

“Por supuesto, los sicarios no sólo secuestran a sus rivales o policías, (…) muchos cárteles han recurrido al secuestro de civiles para obtener recursos económicos a fin de complementar su operaciones.

“Quizás el más conocido grupo y que está participando en esta actividad (el secuestro de civiles) es la organización de los Arellano Félix (AFO por sus siglas en inglés) o Cártel de Tijuana (...).

“Debido a una fuerte disminución de los ingresos generados por el contrabando de drogas, el grupo ha recurrido a los secuestros y la extorsión”, indica el informe.