Noticias de Chihuahua, Chih., a Martes 16 de julio de 2019

Cargando...
Cargando...

«Mi amigo el gobernador César Duarte»; Malio Fabio Beltrones

por El Ágora 180

«Mi amigo el gobernador César Duarte»; Malio Fabio Beltrones

Destaca líder nacional del PRI su amistad con Cesar Duarte, durante su participación en Reunión Estatal de Delegados de ese partido

DICURSO ÍNTEGRO DE MANLIO FABIO BELTRONES EN CHIHUAHUA

Muy buenas tardes, amigas y amigos de Chihuahua.

Hoy, el Comité Ejecutivo Nacional del PRI viene aquí a saludarlos.

A saludar a los jóvenes, a las mujeres, a los hombres trabajadores de Chihuahua.

Viene a saludar a su Comité Directivo Estatal, a Guillermo, a Liz, también a nuestros amigos del Partido del Trabajo, del Partido Verde, Nueva Alianza, nuestros aliados, en una contienda que está pensando, como bien lo dijo hace un momento nuestro candidato, más grandeza para Chihuahua.

Pero déjenme platicarles algo: Chihuahua se ha hecho con un enorme esfuerzo de todos y cada uno de ustedes. Chihuahua es grande porque los chihuahuenses son grandes, son un orgullo para México, son muchos años de esfuerzo y de ideas, sobre todo en esos años tan difíciles, en los que Chihuahua ha necesitado un gobierno que ponga orden, paz y que de tranquilidad a las familias de las mujeres y los hombres de Chihuahua.

De eso se trata esta elección.

Se trata de que Chihuahua vaya por más progreso y esa grandeza se concede.

Quiero saludar, porque en mucho cuenta en ello, a los buenos gobernantes de Chihuahua.

Lo hago con mi amigo el gobernador César Duarte.

Con un reconocimiento especial para los ex gobernadores, para Patricio Martínez, nuestro amigo senador de la República, para José Reyes Baeza, hoy servidor impecable del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, y lo hago porque ellos, al igual que muchos de los legisladores federales, le han dado a México en los últimos tres años un cambio de figura y una modernización.

Han ayudado a que el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, construya el México del Siglo XXI. Por ello, el mayor de mis respetos para quienes cuando yo fui diputado dieron todo por las reformas, pero también para mis amigas senadoras de la República, Lilia Merodio y Graciela Ortiz.

Esta elección se trata del futuro de nosotros y de la tranquilidad de las familias, y déjenme platicarles que estoy seguro que aquí, tanto Lucía como Teso, como muchos de los candidatos a presidentes municipales y diputados locales, saben que tenemos una elección.

Y ésta la encabezará, y hoy ustedes han tomado la decisión, un hombre de familia, un hombre que, como todos los chihuahuenses, mira de frente, rinde cuentas, es capaz y es honesto.

De tal suerte que si mira de frente, que si es aquel que piensa por el futuro de los hombres y las mujeres de Chihuahua, es un hombre que merece todo nuestro apoyo.

Y por eso hoy, a quién mira de frente, con autenticidad, a Enrique Serrano, es que le damos todo el apoyo para ser el próximo gobernador de Chihuahua.

Chihuahua necesita orden y crecimiento, seguridad de que todos y cada uno de ustedes sepan que sus familias tienen la garantía de un crecimiento armónico y, sobre todo, para mejorar su nivel familiar.

Y por eso es que pensamos en Enrique Serrano. Es que Enrique Serrano es uno como ustedes –insisto— que mira de frente, que pone orden, que ya demostró en Ciudad Juárez lo que se puede hacer, para darle paz y tranquilidad a las familias de ese lugar y, sobre todo, generar empleo, crecimiento económico, salud para todas las familias de Chihuahua.

Esta elección que viene, no se trata nada más de ganar. A eso los chihuahuenses están acostumbrados, lo saben ustedes, de veras, ustedes son los que saben ganar, pero se trata de ganar y luego gobernar bien, y eso solamente lo puede hacer un hombre con la experiencia y la solidez como Enrique Serrano.

No es casual que él sea el candidato del priismo a gobernador de Chihuahua, porque estamos hablando en serio. En serio, queremos para Chihuahua más paz, más tranquilidad, más crecimiento económico y más empleo para las familias.

Hablemos entonces, durante toda esta campaña, en serio.

Dejemos atrás a los charlatanes de la política, a los vividores de la misma, pensemos en un hombre de trabajo, con familia, con grandeza, como la grandeza que tiene Chihuahua, y que estoy seguro que con esa alianza del PRI la va a conservar.

¡Que viva Chihuahua!

¡Y Que viva Enrique Serrano!