Noticias de Chihuahua, Chih., a Jueves 4 de junio de 2020

Cargando...
Cargando...

Niegan que acusada de trata sea familiar de Elisa Griensen

478

Niegan que acusada de trata sea familiar de Elisa Griensen

Delia Rosario Martínez Griensen, hija única de la heroína chihuahuense Elisa Griensen

Delia Rosario Martínez Griensen, hija única de la heroína chihuahuense Elisa Griensen, expresó que debido a comentarios surgidos a raíz de la detención de Soledad Griensen Porras, exdirectora del refugio “Mujeres Unidas Contra la Violencia” en hechos acontecidos en ciudad Juárez y que es acusada de varios delitos, hace una atenta aclaración a la población chihuahuense en el sentido de que dicha persona no tiene parentesco alguno con la honorable parralense.

Mediante un documento entregado en la Secretaría Particular del Ejecutivo, la señora Martínez Griensen, solicitó apoyo para poder informar a la comunidad en general, que se han enterado de expresiones en las cuales se relaciona a la familia Griensen de Parral con la persona detenida en Juárez, lo cual es totalmente erróneo.

Con el fin de evitar que se manche el nombre de su familia, expresó que la maestra Griensen tuvo únicamente una hija de nombre Delia Rosario Martínez Griensen, así como dos hermanos de nombres Juan y José, por lo que proporcionó el árbol genealógico de la familia Griensen, a fin de deslindar cualquier relación de parentesco con la persona que infringió la ley.

Recordó que la maestra Elisa Griensen realizó un acto heroico el 12 de abril de 1916, cuando al llegar una partida de 150 soldados estadounidenses pertenecientes a la Expedición Punitiva a la ciudad de Hidalgo del Parral, comandada por el Mayor Frank Tempkins, para proveerse de provisiones sin permiso de las autoridades militares, el Gral. Ismael Lozano demandó que evacuaran la plaza, sin embargo, la población civil al mando de Elisa Griensen y los niños recorrieron las calles en demanda de armas y municiones para arrojar de allí a los invasores.

Luego de esto, se abalanzó sobre la columna de soldados estadounidenses, al grito de ¡Viva Villa! y ¡Viva México! el pueblo persiguió a la columna invasora hasta Santa Cruz de Villegas, hiriendo y matando a algunos soldados de Estados Unidos. Los estadounidenses se retiraron en actitud defensiva, y se detuvieron en las afueras de la Ciudad, de donde prosiguieron hasta Santa Cruz de Villegas. El Coronel Manuel Orozco con algunos soldados prosiguió la persecución hasta este punto.