Noticias de Chihuahua, Chih., a Lunes 16 de octubre de 2017

Cargando...
Cargando...

Noticias tempranas

por Edna Fuerte 259

A pocos días de iniciado el 2008 muchos acontecimientos se presentan en el país y en nuestra región

A pocos días de iniciado el 2008 muchos acontecimientos se presentan en el país y en nuestra región, algunos predeterminados en negociaciones de cúpula como la afectación al sector agropecuario por la entrada en vigor del apartado correspondiente en el TLCAN (que por cierto indican los senadores del PAN, PRI y PRD que propiciarán la renegociación) así como, el aumento de la gasolina, productos básicos como la tortilla, los servicios y aprovechamientos que estarán a la orden del día en los hoy modernos métodos recaudatorios que ponen a nuestro alcance los tres niveles de gobierno, otros, sin embargo, nos indican que es preciso ser mas asertivos en temas como el calentamiento global, así, nos encontramos que el país está envuelto en una onda fría sin precedentes, una nueva generación en la Ciudad de México está viviendo un invierno que hace 48 años no se presentaba, el Estado de Oaxaca apenas soportando los problemas políticos es sorprendido con una nevada. Parece ser que el famoso puente guadalupe-reyes acaba con temperaturas por debajo de los cero grados y con una necesidad de reflexión sobre lo que significan las nuevas partidas presupuestales de nuestros regidores, el papel del IEE en este año que no hay elecciones, la agenda legislativa estatal que deberá estar sustentada en consultas ciudadanas y por supuesto, el nuevo sistema de justicia penal que entró en vigor en el Distrito Bravos este primero de Enero.

Reforma Penal Integral

Dentro de este nuevo sistema y más allá de los pro y contra sobre el aspecto procesal del mismo, es indispensable tomar claridad sobre aquellos individuos que por el influjo del alcohol o de alguna droga cometen un delito menor y que según la ley hoy vigente deberán por obligación someterse a un tratamiento de rehabilitación. Y es que las leyes indican el deber ser, esto es, a lo que una sociedad aspira, sin embargo, no siempre el deseo cuenta con los vehículos inmediatos para operarlo y hacer que se cumpla. Las autoridades asumen que la rehabilitación deberá ser tratada para romper el círculo vicioso de la reincidencia, no obstante la buena e indudable disposición de las instituciones seleccionadas para el efecto, se da por sentado que cuando un individuo se rehabilita de la adicción se integrará a la sociedad de manera productiva, dejan de lado, que esta acción no es automática y que el cometer un delito es un paso más que el solo proceso adictivo, quizá lo más grave es que desconocen que en no pocos de esos centros están internadas personas con problemas mentales, por ejemplo, esquizofrenia, y que son llevadas ahí por sus familias ante las prácticamente nulas opciones en la ciudad. Se deja de lado también que en esos centros están internadas personas con problemas de adicciones pero sin delitos a cargo. Deberíamos preguntarnos ¿cómo y con que infraestructura podrán convivir casos tan diferentes?. Es seguro que quienes plantearon esta idea hoy convertida en ley ni siquiera tuvieron el interés de abordar de cerca este problema. Resulta muy sencillo definir desde un escritorio métodos y tratamientos. Lo anterior da muestra de que, en este esfuerzo de reforma, no hay un verdadero sentido ni orientación social del problema de la readaptación del delincuente, de lo que significa dar el paso hacia un delito y de cómo reintegrarlo seriamente a la sociedad.

Otra vez el CERESO

Toda reforma deberá tener, para que funcione, un carácter integral. Los incidentes presentados la noche de este jueves 3 en el CERESO no solo representan las estadísticas del año, del trienio o la pronta o tardía actuación de las autoridades municipales sino de un nuevo aviso de que el sistema está dañado de fondo. ¿Cuál es el plan de la autoridad para solucionarlo? Necesitamos respuestas.

Duelo en año nuevo

El sufrimiento de una familia reflejado en la muerte cerebral de su pequeña Mía a causa de una bala pérdida en los primeros minutos del año no debe quedar como antecedente mediático o policiaco, sino como el punto de inflexión para una sociedad que como la nuestra vive en el contraste social y económico y en donde en no pocas veces es la fuerza la que está por encima de la justicia y la razón. El consabido ritual de tirar balazos cada inicio de año como muestra de poder y prepotencia, cobra hoy, como en el 2001, una victima inocente. Quizá dentro de nuestros propósitos anuales deberíamos incluir mayor atención y solidaridad, mayor responsabilidad en nuestras acciones cotidianas y un más sentido reconocimiento al valor de la vida y lo que ésta representa para una comunidad como la nuestra.

Soy Edna Lorena Fuerte y mi correo es ednafuerte@gmail.com para sus comentarios. Muchas Gracias.