Noticias de Chihuahua, Chih., a Lunes 3 de agosto de 2020

Cargando...
Cargando...

Papa Francisco, el dedo en la llaga; Políticos aprovecharon

por Ambrosio 1034

Papa Francisco, el dedo en la llaga; Políticos aprovecharon

Las lecturas que nos deja la visita del Papa Francisco a los mexicanos de todas las clases sociales

Definitivamente el Papa Francisco vino a México y a Chihuahua a poner el dedo en la llaga, en aquellos temas que le duelen al país, al mundo, a las familias y a las personas.

La ecología y la conciencia social, las familias y su descomposición, los intereses personales que todo lo contaminan, la política corriente, el poder, el dinero y el servilismo que se practica en todos los ambientes sociales; los bajos salarios en las empresas, en fin habló de todo, contra todos y a favor de todos.

Incluso mencionó a los malos padres que están encima de sus hijos, a los narcotráficantes y las razones del fenómeno; reprendió a los obispos mexicanos, además de pedir la clemencia para los delincuentes, la misericordia y, reiterativamente, orar por él.

Inteligente como el solo, el Papa Francisco tuvo que aguantar a un séquito de políticos atrás de él en todos sus recorridos, empezando con Mancera y Peña Nieto en el DF; el joven gobernador de Chiapas, Manuel Velasco; Silvanito Aureoles jaloneándole en Michoacan, Erubiel en Estado de México y Cesar Duarte en Chihuahua.

El Presidente de la República y su esposa, los gobernadores, alcaldes, diputados y hasta candidatos, se acercaron al Santo Padre para recibir su bendición y levantar el raiting que muchos de ellos traen muy por debajo de sus expectativas, encontrando la mejor ocasión para salir adelante.

Difícil, complicado y cansado fue este tema para el Papa, quien aguanto a pie firme las adulaciones, acercamientos de estos personajes de la política nacional, incluso de un joven con ansias de político que lo jaloneo en una de las giras para arrebatarle un obsequio que el Papa enviaba a otro joven, casi cayendo encima de uno más que estaba discapacitado y se encontraba en primera fila.

Los artistas no podían faltar, entre ellos Belinda quien llegó entre un grupo de enfermos y se le puso al frente al Papa; Andrea Legarreta entre un grupo de niños, así como muchos, muchos otros.

No faltaron los representantes de organizaciones sociales, los de izquierda, quienes también con la verdad en sus manos aprovecharon para denunciar todos los atropellos de los que son víctimas aquí en la tierra.

Sin embargo, en todo este jolgorio existen tres cosas muy ciertas: Una es que los políticos ayudaron en definitiva a que todo saliera a pedir de boca, pusieron alama vida y corazón a disposición del Papa Francisco para que todo saliera bien.

La segunda es que los artistas y los medios de comunicación le echaron ganas y respaldaron todos los eventos para que la gente estuviera contenta y mantuviera el ánimo durante la visita del Somo Pontífice.

Finalmente la mejor de las situaciones fue que el Papa Francisco logró su objetivo, transmitir la palabra de Dios a los mexicanos, hablar antes miles y cientos de miles de personas, proyectando las imágenes de este pueblo, fervientemente católico, a todo el mundo.

Tocar los temas fundamentales de las enseñanzas de Jesús en la tierra y levantar el ánimo apesadumbrado de nosotros los mundanos, quienes insistimos en buscar el camino del pecado, el bien material y la imagen, sobre cualesquier esperanza de vida eterna, vida en el amor y disposición para cumplir la palabra de Dios Padre, apoyado en Dios Hijo y con la luz que nos ofrece en vida el Dios Espíritu Santo.

El Papa, humilde de corazón y sencillo a más no poder, dio una cátedra de manejo político, de perdón, de paciencia y misericordia, ante todos los escenarios donde se presentó y ante todas las personas que tuvo cerca.

El Papa saludo personajes separados de la Iglesia Católica, masones, ateos y cristianos en general; cumplió pues dejando acercarse a todos, independientemente de sus creencias, tal y como lo habría hecho Jesús.

Como hombre no juzgó, simplemente trabajo en favor de la palabra y se fue de México y de Chihuahua, dejando grandes enseñanzas y muestras tras de sí para todos nosotros.

Gracias Papa amigo, Oramos por tí.