Noticias de Chihuahua, Chih., a Viernes 20 de enero de 2017

Cargando...
Cargando...

Posible encubrimiento en ataque a Cabañas

473

Posible encubrimiento en ataque a Cabañas

La PJDF analizaba la posibilidad de acusar de «encubrimiento» a empleados y al gerente del Bar-Bar

MEXICO.- La Procuraduría de Justicia del Distrito Federal analizaba la posibilidad de acusar de «encubrimiento» a empleados y al gerente del Bar-Bar, exclusivo local nocturno en el que fue baleado el delantero paraguayo Salvador Cabañas, jugador del América de México.

Fuentes de la Procuraduría informaron que se investiga la posibilidad de incluir cargos por encubrimiento a la causa iniciada por delito de tentativa de homicidio calificado contra Cabañas, quien permanece internado en estado de coma inducido tras recibir un balazo en la cabeza.

La policía de la capital continuaba con la intensa búsqueda del agresor de Cabañas, quien fue intervenido quirúrgicamente en la víspera en la clínica Angeles del Pedregal, del Distrito Federal, aunque no se logró extraerle la bala, que quedó alojada en su cráneo.

Las mismas fuentes de la fiscalía informaron que la investigación avanzaba sobre la hipótesis de una disputa surgida de una «cuestión de faldas», según una de las líneas que sigue el procurador general de Justicia del Distrito Federal, Miguel ngel Mancera.

La policía identificó y busca a un ciudadano mexicano identificado como José J. Balderas Garza, de 35 años y al parecer un empresario dedicado a la prostitución, quien es señalado como uno de los coautores del ataque a Cabañas.

Al momento de ocurrir el ataque, Balderas Garza, conocido con el alias «El Modelo» o «JJ» y oriundo de Sinaloa, estaba acompañado de otro individuo identificado como Francisco «El Contador», que al parecer es su guardaespaldas. La policía ya interrogó a 16 personas, once de las cuales tendrían alguna implicación en el ataque al goleador paraguayo y entre los detenidos hay una bailarina cubana, de nombre Diana, quien acompañaba en la mesa a los presuntos agresores.

Los primeros indicios apuntan a un roce originado por una fotografía de la bailarina con el cuñado de Salvador Cabañas, Amacio Rojas, con quien había conversado momentos antes. La televisión difundió videos de imágenes grabadas fuera del sanitario del bar (donde se habría perpetrado el ataque), en las que se observa como los agresores salieron del baño rápidamente sin ser molestados.

Entre tanto, la madre de Cabañas, Bacilia Ortega, llegó hoy a la Ciudad de México acompañada por Marcos Caner, integrante de la Comisión de selecciones nacionales de Paraguay, de Aldo Martínez, médico del combinado «albirrojo», y del representante del jugador, José María González, GAT