Noticias de Chihuahua, Chih., a Lunes 21 de agosto de 2017

Cargando...
Cargando...

Sedena instala Consejo de Guerra en el Campo Militar 1

100

Sedena instala Consejo de Guerra en el Campo Militar 1

Determinará la responsabilidad o inocencia de un cabo oficinista

La Secretaría de la Defensa Nacional abrió a los medios de comunicación un Consejo de Guerra que determinará la responsabilidad o inocencia de un cabo oficinista de la tienda Sedena en Santa Gertrudis, Chihuahua, acusado de posesión de armas de fuego y cartuchos.

A las 9:00 horas de hoy se instaló el Consejo de Guerra en el Supremo Tribunal Militar, a un costado de la Prisión Militar, mismo que es presidido por el general de brigada Mariano Paulino Jiménez Mejía, con cuatro vocales, un juez, secretario de juzgado y un secretario.

De acuerdo con el fuero militar, la diligencia es para determinar la responsabilidad o inocencia del acusado, quien salió de su jurisdicción en el estado de Chihuahua y se trasladó por ferrocarril a Los Mochis, Sinaloa.

El cabo tenía previsto viajar hacia Guamúchil, Sinaloa, para entregar tres maletas, en las que él pensaba que llevaba latería de la tienda Sedena, para ser entregadas a un mayor que lo estaría esperando.

Se inició la audiencia con la presentación del acusado, cuyo nombre se pidió a los medios de comunicación ser omitido, pero de quien mencionó su cargo y su puesto que era encargado de la tortillería de la tienda.

Relató que supuestamente recibió órdenes del capitán de Administración, Tomás Guzmán Díaz, para trasladar las maletas en las que llevaba siete mil 750 cartuchos de diversos calibres y una pistola 9 milímetros, todo ello envuelto en cobijas.

Enseguida fueron presentados 10 testigos, entre ellos compañeros y agentes de la Policía Judicial Militar, quienes lo detuvieron en aquella fecha.

A lo largo de la diligencia, también el secretario del juzgado dio lectura a las pruebas y actuaciones que se siguieron a lo largo del juicio, entre las que se señaló que el juez de la causa había decretado la libertad del acusado por desvanecimiento de datos y el Ministerio Público Militar apeló el recurso, por lo que se dio seguimiento a este juicio que permanece en primera instancia.

Al dar cuenta de las pruebas y constancias de las actuaciones, se informó que el capitán de Administración, Tomás Guzmán, desertó del Ejército mexicano desde el 6 de noviembre de 2006, cuatro meses después de que fue encontrado el acusado con las evidencias del delito en la estación del ferrocarril de la ciudad de Los Mochis, Sinaloa.

Cuando habían trascurrido casi dos horas del inicio del Consejo de Guerra, el presidente del mismo, Jiménez Mejía, decretó un receso de 10 minutos.

Hasta el momento continúa con la presentación y el interrogatorio de los testigos, en los que participan tanto el fiscal militar como el defensor y los cuatro vocales, así como el agente del Ministerio Público, el defensor y el propio presidente.

Se trata de una audiencia que podría prolongarse por varias horas, pues aún falta la parte del debate entre los miembros del Consejo y posteriormente vendría la deliberación y conclusiones del proceso.

.