Noticias de Chihuahua, Chih., a Viernes 20 de octubre de 2017

Cargando...
Cargando...

Testigo del caso Rubí falsifico su identidad

166

Testigo del caso Rubí falsifico su identidad

Usó el nombre de su hermano privado de la vida hace varios años al testificar en el año 2009

Juárez.- El testigo de cargo en las declaraciones en contra de Sergio Rafael Barraza, asesino de su pareja Rubí Marisol, usó el nombre de su hermano privado de la vida hace varios años al testificar en el año 2009, su nombre verdadero era Juan Ernesto Valles Maciel, ultimado el martes junto con su progenitora y tío en la vivienda de la colonia Plutarco Elías Calles.

Los restos de los tres son velados en un domicilio distinto al sitio donde vivían. La autoridad no ha procurado vigilancia policiaca en la vivienda.

Quien en mayo del 2009 acudiera en compañía de su progenitora Cirila, también muerta, bajo el nombre de Ángel Gabriel Valles Maciel a declarar ante un juez penal en torno al homicidio de Rubí Marisol Frayre Escobedo y que fue amenazado por su supuesto amigo Sergio Rafael «para que no anduviera de peinetón», fue una de las víctimas de triple asesinato al interior de la vivienda familiar, localizada sobre la calle Tiburón de la colonia Plutarco Elías Calles.

El hermano de este había sido ultimado hace unos 8 años, dijeron vecinos y un familiar que acudió a reclamar los cadáveres el miércoles a la Fiscalía General de Justicia en la Zona Norte.

Este joven (Juan Ernesto), fue una de las personas que declaró en relación al crimen de la pareja sentimental de Sergio Rafael, ahora prófugo de la justicia y quien cuenta con una orden de aprehensión, incluso, autoridades policíacas doblaron la cantidad a pagar como recompensa a quien ofrezca informes fidedignos sobre su paradero.

En las calles Isla Tiburón y Puerto Guaymas, marcada con el numeral 5308 y bajo un fuerte dispositivo de seguridad de agentes policíacos de la Policía Federal, fueron velados ayer y hasta probablemente mañana por la tarde, los cadáveres de Juan Ernesto Valles Maciel, de 21 años de edad, a quien privaron de la vida junto con Cirila y Dámaso Maciel García, de 40 y 35 años de edad.

Poco a poco, familiares, amigos y conocidos de las víctimas, pasaban junto a sus féretros para brindarles un último adiós.

A ellos los sepultarán en el Panteón San Rafael, dijo un familiar de estos el miércoles por la tarde.

Mientras, buscaban allegarse de recursos para darles una digna sepultura.