Noticias de Chihuahua, Chih., a Viernes 26 de mayo de 2017

Cargando...
Cargando...

«Teto» Murguía de muertito

por Ambrosio 428

Fernando Álvarez se faja

En medio de un verdadero escándalo por la revisión de las cuentas públicas del 2006, para los municipios de Chihuahua y Ciudad Juárez, el que el va nadando de muertito es el ex de Juárez, Hector el «Teto» Murguia, suspirante a candidato del PRI a la gobernatura.

Dicen que la mejor defensa es el ataque, sin embargo cuando nadie te ataca simplemente no tienes por que defenderte.

En este sentido el que se esta llevando el tema es el exalcalde de Chihuahua, Juan Blanco, quien es objeto de una minuciosa revisión por parte de los diputados encargados de la revisión de la cuenta pública, mientras el Teto Murguía ni sufre ni se acongoja.

Por lo pronto la cosa se le ha complicado a los priístas en su intento de inhabilitar al exalcalde capitalino, debido al alto contenido político del tema, aunque en su momento se espera un fuerte agarrón, entre panistas y priístas, ya que los primeros tarde o temprano revirarán el tema hacia el exalcalde de Juárez, donde se habla de fuertes irregularidades.

Para nadie es un secreto que al teto Murguía, la actual administración municipal le formó incluso una comisión especial para revisar sus cuentas, debido a los fuertes pasivos que dejó, por más de 200 millones de pesos al terminar su administración, aunque esta situación sería revisada posteriormente en las cuentas del 2007.

El que se esta fajando con la cuenta de Juan Blanco es el coordinador de los diputados del PAN, Fernando Álvarez, quien ha reiterado que el tema es político, situación que complica las relaciones entre el PRI y PAN.

Ayer quien también reaccionó fue Jorge Espino, al enviar un comunicado señalando que los diputados panistas que fueron exfuncionarios del Ayuntamiento, tiene el derecho legal de votar la cuenta pública, por lo tanto es un hecho que habrá respaldo para Juan Blanco.

El tema político de las cuentas públicas podría llegar incluso ha salpicar hasta el Gobernador del Estado, José Reyes Baeza, quien esta preocupado por esta situación, ya que él sería el más perjudicado en caso de que se tensen las relaciones políticas.

Por tal motivo el gobernador ha solictado a los diputados una revisión a fondo y si no hay fundamento para dar vista a la procuraduría, sobre todo en el caso de Blanco, pues que no se haga.

Los enterados señalan que el propio Gobernador tiene claro que no puede victimizar a Juan Blanco, por lo tanto las cuentas pueden pasar y al final sería una demostración pública de que no hubo manipulación política sobre el tema y que los diputados actúan en forma libre y democrática.

Mientras esto sucede en las grandes ligas, la que anda desatada en las ligas menores es la síndica Liliana Álvarez, queriendo ejuiciar publicamente al ex director de Obras Públicas Municipales, Fernando Ortega.

Dicen que por instrucciones del PRI Municipal, o sea Fernando Salcido y del coordinador de regidores priístas, Ricardo Bonne, Liliana Álvarez se ha convertido en una especie de verdugo político, con la premisa de darle con todo a lo que huela a administración de Juan Blanco.

El problema es que Liliana Álvarez vive en el pasado y del presente nomás no da una, en pocas palabras no esta chabeando, ni desquita el sueldo y a todos sus muchachitos los útiliza para que diariamente le den una vuelta al pasado y encuentren la aguaja en el pajar para destruir la administración anterior.