34.46°C

Nubes

Chihuahua, Chihuahua



Lunes 15 de abril de 2024

IP española señala a México como un buen lugar para invertir


Las grandes empresas españolas, pero también las medianas y pequeñas con capacidad de trascender fronteras, tienen a México como su destino predilecto para invertir en América Latina, muy por delante de Colombia, Chile, Perú, Brasil y Argentina.

Más de 82 por ciento de las compañías ibéricas con intereses en la región están presentes en México, sobre todo porque consideran que es el mejor sitio para desarrollar sus proyectos, pero también porque no ven riesgos de inestabilidad política ni económica, entre otras cosas por la solvencia y fortaleza del peso

México es la nación más atractiva para los corporativos españoles

Según el Informe de Inversión Española en Iberoamérica, realizado por la IE University (curiosamente la institución donde ha dado un par de conferencias el ex presidente Felipe Calderón, en las que habla en términos apocalípticos de la situación del país), México es la nación más atractiva para los corporativos españoles, tanto multinacionales, grandes y las pymes.

En el informe se plantean una serie de preguntas a los responsables de hasta 50 compañías con intereses en América Latina y en la mayoría México fue el país con mejores indicadores, el más prometedor y con más estabilidad de cara al futuro.

Por ejemplo, a la pregunta de cómo prevén que será la situación económica en 2024, la mayoría responde que buena o muy buena, con lo que México es el que tiene la mayor puntuación, de 3.60, de una escala de 0 a 5, muy delante de los peor valorados que son Ecuador, Cuba y Venezuela, que apenas superan 2 puntos.

Inseguridad, uno de los puntos negativos

El informe dirigido por el prestigioso economista Juan Carlos Martínez Lázaro expone que 82 por ciento de las empresas españolas esperan que su facturación en la región aumente en los próximos tres años. Además, 58 por ciento de los grandes consorcios y 38 por ciento de las pymes consideran que el peso de su negocio en América Latina superará al de España a corto plazo, de forma destacada en México.

Es decir, que la percepción de los empresarios españoles sobre la situación económica que afrontarán las economías iberoamericanas mantiene la tendencia registrada en 2023, con lo que México, Chile, Colombia, República Dominicana y Uruguay alcanzan la mejor valoración. Y México es, con diferencia, el país más destacado como destino de inversión.

Entre los riesgos o desafíos de la región, las empresas destacan el peso de la inflación y su impacto en la evolución de las ventas, así como el riesgo político y la inseguridad. Pero también en la complejidad de los marcos tributarios, sobre todo en Brasil y Argentina. De nuevo, el caso de México aparece como uno de los más atractivos, tanto por la estabilidad macroeconómica, la evolución del mercado interno y la estabilidad política. Sólo destaca como punto negativo la inseguridad ciudadana, pero aun así la Ciudad de México es, por ejemplo, el destino predilecto de los empresarios españoles para invertir en América Latina.

Uno de ellos es Alfonso Benavides, integrante del Consejo de Administración de Auxadi, que explicó que su empresa viene apostando decididamente por Iberoamérica, por considerarla destino privilegiado para los inversionistas españoles, americanos y europeos.

Martínez Lázaro, explicó que “en Iberoamérica hace un año el Fondo Monetario Internacional pronosticaba un crecimiento de apenas 1.6 por ciento

El responsable del informe, Martínez Lázaro, explicó que “en Iberoamérica hace un año el Fondo Monetario Internacional pronosticaba un crecimiento de apenas 1.6 por ciento, debido a una inflación que se resistía a bajar, a un tipo de interés que en muchos países alcanzaba dos dígitos y, sobre todo, al temor de una notable desaceleración de la economía norteamericana por el endurecimiento monetario de la Fed.

Sin embargo, a medida que las tasas de inflación se fueron reduciendo, su rendimiento era mejor del esperado. Al final, el crecimiento habrá rondado 2.5 por ciento, superando con creces lo pronosticado por el FMI. Para este año, se espera que el aumento de la actividad económica ronde 2 por ciento, una cifra que podría mejorar en el transcurso del año.