32.89°C

Nubes Dispersas

Chihuahua, Chihuahua



Martes 5 de marzo de 2024

Reduce el riesgo de cáncer con estos alimentos


El cáncer es una de las principales preocupaciones de salud a nivel mundial, y la evidencia científica sugiere que la dieta puede desempeñar un papel fundamental en su prevención.

Si bien es cierto que no existe una dieta milagrosa que pueda garantizar la prevención total del cáncer, incorporar ciertos alimentos con propiedades específicas en las comidas cotidianas puede contribuir a reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad.

Así lo asegura la Sociedad Estadounidense contra el Cáncer en uno de sus últimos informes que afirma que una de cada tres personas desarrollará un tipo de cáncer en algún momento de su vida, pero que muchos de esos casos pueden prevenirse si se modifica la dieta, entre otras cosas.

En declaraciones a The New York Times, Johanna Lampe, investigadora sobre prevención del cáncer del Centro Oncológico Fred Hutchinson de Seattle, afirmó que no siempre es sencillo saber qué comer.

Nigel Brockton, vicepresidente de investigación del Instituto Estadounidense para la Investigación del Cáncer en Washington DC, afirmó que ningún alimento puede prevenir el cáncer por sí solo, pero que seguir una dieta sana parece reducir el riesgo de contraerlo. alimentos con propiedades específicas en las comidas cotidianas puede contribuir a reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad

Brócoli y sus parientes crucíferas

Las verduras crucíferas como el brócoli, las coles de Bruselas, la coliflor y la col son fuentes ricas en isotiocianatos, que son compuestos vegetales que ayudan a nuestras células a eliminar toxinas y repararse, lo que es crucial para la prevención del cáncer, señaló Lampe.

Por ejemplo, los brotes de brócoli son ricos en sulforafano, un isotiocianato que puede reforzar las líneas de defensa naturales de nuestro organismo contra el daño celular diario, añadió. Este compuesto se ha relacionado con la protección contra varios tipos de cáncer, como el de próstata, mama, vejiga y colorrectal. Las investigaciones se asoacian con el consumo demás de cuatro o cinco porciones a la semana.

Tomates y derivados

Desde hace tiempo, los estudios vinculan los tomates con la reducción del riesgo de cáncer de próstata gracias a sus abundantes reservas de licopeno, un potente antioxidante que da a los tomates su color rojo.

Pero puede que el licopeno solo sea uno de los muchos compuestos de los tomates que ayudan a defender contra el cáncer de próstata, comentó Nancy Moran, profesora adjunta de Nutrición de la Facultad de Medicina Baylor de Houston. Y, según investigaciones limitadas, el licopeno también podría proteger contra otros tipos de cáncer, como el de mama, pulmón y colorrectal. Comerlos cocinados puede ayudar a potenciar los beneficios para la salud que se obtienen de ellos.

Nueces

Hay tres variedades de nueces ricas en grasas saludables, proteínas y fibra y los estudios han descubierto que quienes las consumen suelen tener un menor riesgo de padecer varios tipos de cáncer, en específico, los del aparato digestivo. Las nueces de Castilla contienen niveles excepcionalmente altos de unos compuestos vegetales llamados elagitaninos, que nuestras bacterias intestinales convierten en metabolitos que pueden reducir la capacidad del cáncer para crecer y multiplicarse.

Bayas y frutos del bosque

Los frutos carnosos o bayas como las fresas, las moras azules, los arándanos, las granadas y las frambuesas están repletos de antioxidantes, como la vitamina C y los flavonoides, que ayudan a proteger las células del estrés y de los daños en el ADN que aumentan el riesgo de cáncer.

Para obtener los máximos beneficios, se recomienda consumir entre media taza y una taza de frutos del bosque frescos o congelados al día.