25.46°C

Muy Nuboso

Chihuahua, Chihuahua



Martes 19 de marzo de 2024

Sequía descubre panteón de antiguo pueblo de Pahuirachi


Guerrero, Chih.- Tumbas de finales del siglo XIX del panteón del viejo Pahuirachi (inundado a inicios de la década de los 60s del siglo XX) salieron a la luz luego de la dramática disminución del espejo de agua de la Presa Abraham González. Este es uno de los signos de la intensa sequía que golpea al embalse y al río Papigochi que lo abastece cada año.

La intensa sequía que golpea al estado desde el 2023 y parece continuar este 2024, ha bajado considerablemente en nivel de las presas, incluyendo la Abraham González, ubicada a pocos kilómetros de ciudad Guerrero, una de las más afectadas por la falta de precipitaciones y que actualmente contiene sólo el 28 por ciento de su capacidad de almacenamiento, de acuerdo a datos de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) actualizados al 19 de marzo.

El espejo de agua se ha estado reduciendo por kilómetros en los últimos meses, lo que deja al descubierto tierras que por décadas estuvieron debajo del agua. Y para sorpresa de muchos, entre lo que emergió de las profundidades a consecuencia de la sequía, se encontró un antiguo panteón.

Pahuirachi viejo, es una población que para los tiempos de la construcción de la presa Abraham González, entre 1958 y 1961, se encontraba en lo que hoy es su embalse. Los habitantes fueron reubicados aguas arriba, por que toda la pequeña ranchería, que existía desde el siglo XIX, iba a quedar bajo el agua. Y así fue, desapareciendo para siempre de la vista de los lugareños.

El pasado fin de semana, un grupo de senderistas de la ciudad de Cuauhtémoc, que caminaba por la zona, fue testigo del paisaje desértico que ha dejado la sequía y disminución de los niveles de almacenamiento de la presa.

Árboles y tierra que estaba bajo el agua ahora están al descubierto, lo que dio un paisaje interesante, pero para su sorpresa, también encontraron el panteón de Pahuirachi Viejo. Tumbas de cantera, algunas de ellas con fechas de finales del siglo XIX, quedan a la vista de todos. También es visible un muro de piedra qué resguarda el perímetro del camposanto.

En cuanto al pueblo, este constaba de pocas casas al momento de su inundación, además eran todas de adobe, material que se desintegró con los años, ahora son apenas visibles solo partes de los cimientos. Las tumbas sobrevivieron al tiempo y al agua por qué son de cantera.

Además del hecho de que ya casi se seca uno de los cuerpos de agua más importantes de esta región, llama la atención que el río Papigochi que lo abastece, prácticamente no tiene agua, por lo que la situación se está agravando.

En estos días inicia el ciclo agrícola en toda la entidad. En el municipio de Guerrero son miles de hectárea de huertas de manzana, campos de maíz y papa, que dependen del riego, en gran medida proveniente de la presa.