27.33°C

Cielo Claro

Chihuahua, Chihuahua



Lunes 8 de febrero de 2010

Acciones vs el circo

Hoy no hay posdata, ésta la van a escribir enla semana los tres poderes del estado y de la federación.


Hoy no hay posdata, ésta la van a escribir enla semana los tres poderes del estado y de la federación.

Quien piensen que las tragedias que han enlutado a los juarenses, desilusionado a los chiahuahuenses y avergonzado al gobierno mexicano, van a unir a la desprestigiada clase política para encontar soluciones, quizás esté equivocado.

La última masacre en Ciudad Juárez de proporciones escandalosas donde acribillaron a 15 jóvenes bachilleres, exhibió la pobreza de acuerdos entre los tres órdenes de gobierno y la capacidad de verborrea de algunas figuras públicas; todos opinaron, todos tuvieron algo que decir, nadie se quedó callado. Hablaron de lo que se debe hacae pero que nadie hace, sobre todo los que tienen las atribuciones constitucionales de cambiar el terrible caos que se vive en la otrora frontera más fabulosa del mundo.

Como la desgracia no respeta tiempos electoreros, los principales partidos políticos se dieron con todo para ver quien saca más raja politica; por un lado, los responsables de brindar seguridad en el estado, raudos y veloces con la lengua, salieron a sacudirse su ineptitud y culparon, como ya es constumbre, a los demás de las cotidianas tragedias de la ciudad perdida; los otros, que llevan en su conciencia la mal planeada guerra contra la delincuncia organizada, apenas si comienzan a reconcoer que para recuperar la ciudad fronteriza se necesita inteligencia.

Si la otra guerra, la de la incontinencia verbal de gobernantes, legisladores y precandidatos no era suficiente lastre, el inepto gobierno del estado, encabezado por el titular del ejecutivo, en un acto deplorable y grotesco de rentabilidad mediática se apersonó en el funeral de algunas de las victimas de la masacre como si su presencia fuera a devolverles la vida a los jóvenes ejecutados.

No conforme con la ineptitud e ineficacia del gobierno cuyo escudo de armas ha sido la mezquindad, arrastra consigo a los otros dos poderes que tiene subordinados y declara el traslado de poderes a Ciudad Juárez. Que soberana ocurrencia, deberas, esto raya en la locura y no tiene parangón en la historia de México; cambiar los poderes a determinado lugar es porque se va a celebrar algún evento importante, y si es de manera indefinida es porque en ese lugar exiten todas las garantías para que los tres poderes se asienten mientras se restablecen estas garantías en el resto del territorio.

Nomás esto nos faltaba en esta tragicomedia que estamos viviendo en Juárez y el resto del estado, ojalá que haya alguien sensato y cercano al titular del ejecutivo estatal y le diga que ya no haga olas, que entre más habla y hace, más grande es la sospecha sobre su capacidad para gobernar. Miren, que si la presencia de esa partida de inútiles que tiene al frente del poder judicial y legislativo va a servir para que la delincuencia organizada se someta al estado de derecho y se va a recuperar la paz y la tranquilidad en la ciudad perdida, ya entrados en este circo, que se suspendan las elecciones y se nombre gobierno provisional a los actuales titulares de los tres poderes en el estado por los seis próximos años.

Mientras tanto, aquellos que invocan la presencia de Calderón en Ciudad Juárez, saben muy bien que el sólo hecho de hacerlo garantiza absolutamente nada para detener la descomunal violencia, lo quieren ahí con la único objeto de exigirle que asuma con eficacia su responsabilidad como garante de la constitución política de los Estados Unidos mexicanos y restablezca el estado de derecho en esa parte del territorio nacional, porque así lo juró al tomar protesta el 1 de diciembre de 2006, y en estos momentos, una parte de la nación se lo raclama.

Sí existe alguna posibilidad de acuerdo entre los responsables de brindar seguridad a la ciudad perdida, a los chihuahuenses como orgullosos residentes de este estado y como mexicanos, es cuestión de explorar la posibilidad de hacer valer los tratados internacionales y acuerdos bilaterales con el vecino del norte, para que las agentes de la DEA, FBI y CIA conformen con nuestras agencias policiacas una fuerza conjunta que investigue y desarticule a las bandas de criminales que se adueñaron de Juárez; se que pueden hacerlo porque de hecho, cientos de agentes extranjeros, sobre todo estadounidenses, circulan por territorio nacional. Aquí se trata de reconocer con humildad la urgencia de cooperación del otro país responsable de la situación en la frontera, ya que la problemática tiene en jaque la soberania de los dos paises que hacemos frontera.

Creo que no merecemos seguir siendo testigos de tanto espectáculo ridiculo entre la clase política y gobernante, dejen por un momento sus asperos sentimientos partidistas, contengan su fragancia intestinal y den paso a la cordura y sensatez para encontrar una solución a nuestros problemas comunes. Tengan un poco de miresricordia y respeto por los muertos inocentes y las personas que ofrendaron su vida en el cumplimiento de su deber.

P.D. Hoy no hay posdata, ésta la van a escribir enla semana los tres poderes del estado y de la federación.