32.46°C

Nubes Dispersas

Chihuahua, Chihuahua



Jueves 6 de septiembre de 2007

Cantata jarocha

Los veracruzanos dieron su voto de confianza al PRI y por ende al gobernador Fidel Herrera


Pues el sonar de la marimba y la cantata jarocha han retumbado en todo el país. Los mismos priístas eran los principales sorprendidos: como en los buenos tiempos, el PRI se llevó todo, casi carro completo, lo que era una quimera considerando los resultados de la elección para gobernador en 2004.

En aquella elección el resultado a favor de Fidel Herrera Beltrán fue muy cerrado y la votación se dividió en tres: la mayoritaria a favor del PRI y de Fidel, la del PAN y Buganza y la de Convergencia y su candidato Dante Delgado Ranauro. La incursión de este último arrastró muchos votos priístas a su causa y se convirtió en una fuerza política real en Veracruz.

En las elecciones de 2 de septiembre, cuando muchos pensaban que sería la debacle del gobierno de Herrera Beltrán, pues se sorprendieron y con una alta participación que alcanzó casi el 60%, los veracruzanos dieron su voto de confianza al PRI y por ende al gobernador Fidel Herrera, quien trabajó muy fino en la selección de candidatos y en las estrategias para que el PRI permaneciera como la mejor opción para los jarochos.

De los 212 municipios que se renovaron, el PRI obtuvo el triunfo en 155, donde arrebato al PAN alcaldías en su poder desde hace varios años como el puerto de Veracruz. Es decir obtuvo 67 más que en 2004 y un sorpresivo quasi carro completo en la elección legislativa donde gana 28 distritos uninominales de 30 que existen en el estado.

Acción Nacional se quedó con el triunfo en únicamente 31 alcaldías, la mayoría pequeñas. Esto significa que su votación se fue al fondo ya que en 2004 ganó 81 alcaldías y únicamente obtuvo el triunfo de 2 diputaciones. Lo único que el PAN encuentra rescatable es el triunfo en la alcaldía de Boca del Río, donde ganó Miguel Angel Yunes Jr.

Dante Delgado Ranauro, exgobernador de este estado y propietario del partido Convergencia, esperaba repuntar en estas elecciones para aspirar, de nueva cuenta, a la gubernatura del estado jarocho.

¿Porqué arrasó el PRI de ésta manera?
Fidel Herrera ha demostrado ser un buen gobernador, cercano a la gente, trabajador y que no niega su sello partidista, del cual está convencido. Pero sobre todo porque, ganó muy forzado en 2004 y decidió trabajar desde abajo, para ganarse la confianza de los jarochos y a mitad de su mandato, la gente le da su voto de confianza para el último trayecto de su mandato.

Comenzarán los gobernadores priístas a emular las estrategias de Fidel o a buscar su asesoría o la de su equipo. Pues existen muchos gobernadores priístas que están a mitad de su mandato o por llegar, que han perdido el rumbo de sus gobiernos. A la mitad del camino es bueno rectificar el rumbo y seguir hacia delante.

Ahora la actitud del panismo ha sido la misma de siempre: intolerantes hasta la médula y absolutistas hasta el hartazgo.

Resulta que no quieren aceptar su estrepitosa derrota y argumentan que impugnarán el proceso bajo las causas de la “elección de estado” y “utilización de recursos públicos”, entre otras y han aprovechado cada foro postelectoral para denostar a las autoridades electorales y culpar a Fidel Herrera como el artífice de su gran derrota.

Así como en Baja California los panistas argumentan una victoria contundente en “un clima de tranquilidad y transparencia electoral” y donde el PRI aceptó sin chistar su derrota. Aquí la recomendación a los panistas jarochos es: cállense y aceptan la derrota como hombrecitos.

En Chihuahua pues, esta misma especia política da de que hablar. El berrinche de César Jáuregui en la asamblea del tribunal electoral es una actitud como todas las que él ha asumido: retrógrada e intolerante. Y cae en lo que tanto le criticaron al PG; atacar a las instituciones. Cuando me favorecen son súper sólidas y respetables y cuando no me favorecen son espurio social.

Ese es el eterno doble lenguaje de acción nacional.

ULTIMALETRA

Este jueves nos embarga una pena en el ámbito cultural de nuestro planeta. Murió el gran tenor italiano Luciano Pavarotti. El tenor nació el 12 de octubre de 1935 en Módena, en el norte de Italia. Hijo de un panadero amante de la ópera y asiduo miembro de una coral local, Luciano comenzó en el ámbito musical dentro del coro del Teatro de la Comunna en su ciudad natal y en la Coral Gioacchino Rossini y debutó el 29 de abril de 1961 en el Teatro Reggio Emilia, con el Rodolfo de "La bohème", de Puccini, y, fuera de Italia, en Dublín, con el duque de Mantua de Rigoletto, y dos años después actuó en Amsterdam, Viena, Zurich y Londres hasta recalar en La Scala de Milán con motivo del centenario de Arturo Toscanini. A lo largo de su trayectoria ha colaborado con cantantes como Sting, Bono (U2) y Brian Adams.

También ha impulsado las carreras de jóvenes cantantes, ha organizado conciertos benéficos, como el "Pavarotti & Friends", ha protagonizado la película "Yes, Giorgio" (1982), de Franklin J. Schaffner, en la que interpretaba canciones como "If We Were in Love", que fue candidata al Oscar, y "I Left my Heart in San Francisco". Descanse en paz, Luciano Pavarotti.

Comentarios, chistes, quejas: http://fruslero.blogspot.com