11.46°C

Nubes

Chihuahua, Chihuahua



Lunes 18 de febrero de 2008

El México que yo inventé II

Segunda parte de la entrega sobre el destacado fotógrafo mexicano Gabriel Figueroa


Segunda parte de la entrega sobre el destacado fotógrafo mexicano Gabriel Figueroa

(Segunda Parte)

Bajo el sol de un Acapulco que Gabriel Figueroa califica en sus memorias como “todavía bonito sin tanta de las construcciones que hay ahora”, fue en 1945 cuando Emilio “El Indio” Fernández y Figueroa filmaron “La Perla” teniendo como protagonistas a Pedro Armendáriz y a María Elena Marqués. La historia, original de John Steinbeck, integró a este legendario equipo para lograr una de las mejores películas mexicanas de todos los tiempos. Clásica, fuerte, dramática, intensa e irónica, “La Perla” brilló en la pantalla y lo sigue haciendo en la historia de México y en la obra de Gabriel Figueroa Mateos.

De todas las cintas que Figueroa fotografió, fue “La Perla” la que más tiempo llevó en su filmación. ¿La causa? Se hacían al mismo tiempo dos versiones de la misma, una en español y una en inglés, “nos llevó demasiado tiempo, pero fue un éxito, realmente gustó en todos lados”, afirma en sus memorias donde también reconoce la estupenda dirección del “Indio” Fernández. Para su musicalización, el legendario director consideró al famoso compositor y director de orquesta ruso Igor Stravinsky, quien quedó fascinado por la cinta pero negó trabajar su música, primero por no tener experiencia en cine y segundo porque afirmó, “no compone en pedacitos”.

“La Perla” es sin duda uno de los mejores trabajos de Figueroa y del “Indio” Fernández, donde las actuaciones de Pedro Armendáriz y María Elena Marqués como Quino y Juana, son excelentes. Esta cinta es una de las que mas satisfacciones le dio a Figueroa, así como reconocimiento nacional en internacional. Gabriel Figueroa recibió, en México, el Ariel por la mejor fotografía y fuera del país triunfó en el festival de Venecia y en el de Madrid. En los Estados Unidos obtuvo el “globo de oro” que otorga la prensa extranjera de Hollywood. Rematando las satisfacciones que “La Perla” dio a sus creadores y al pueblo de México, el cartel promocional de la cinta es una verdadera obra de arte realizada por José Clemente Orozco.

Fue definitivamente “La Perla” un filme que marcó la vida de Figueroa cuyo estilo fotográfico sedujo al mundo entero, con ese manejo asombroso de claroscuros y sombras que en Hollywood envidiaban. “La Perla” selló una amistad entre “El Indio” y el cinefotógrafo que duraría toda una vida.

Figueroa trabajó por vez primera con “El Indio” cuando realizaron “Flor Silvestre” y para el cinefotógrafo fue esta cinta la que definió su estilo, la que “definió mi imagen de México”, según sus propias letras. Para realizar la mencionada cinta, Figueroa se inspiró mucho en la obra de José Guadalupe Posada, José Clemente Orozco y de Diego Rivera. La alianza entre Figueroa y “El Indio” duró veinte películas de 1943 hasta 1956, pero su gran amistad perduró hasta la muerte de Emilio en 1986.

La fusión de talento generó un legado de filmes que brillan como la perla más valiosa, como ese tesoro del cual debemos sentirnos orgullosos.

Gabriel Figueroa había visto y conocía a detalle la cinta “Un Perro Andaluz”, cinta que había realizado Luis Buñuel junto con Salvador Dalí. Quedó impactado por ella y sería pocos años más tarde, después de la proyección de la cinta surrealista, cuando Buñuel se decidiría a hacer una buena película en México y en 1950 haciendo equipo con Figueroa se filmaba “Los Olvidados”.

La conexión con Buñuel se dio casi al instante de que comenzó el rodaje. Figueroa y él entablaron una formidable amistad, llena de humor y química. Aunque el mismo Figueroa describe que Buñuel y él eran antagónicos en cuestiones laborales, ya que Figueroa se describía como “eminentemente plástico y estético” y calificaba al de Aragón, como todo lo contrario, sin embargo esto no impidió que de su alianza surgieran grandes películas que trascendieron fronteras.

Fueron siete películas en las cuales la dupla Figueroa-Buñuel trabajaron juntos:

“Los Olvidados”, “Él”, “Nazarín”, “Los Ambiciosos”, “La Jóven”, “El Angel Exterminador” y “Simón del Desierto”. Todas realizadas en un periodo de catorce años y las cuales fueron protagonizadas por grandes estrellas del momento y llenaron de triunfos a la dupla y a todo el país. Pero sin duda la que más brilla de estas siete es “Los Olvidados”, la primer gran película de Buñuel en tierras aztecas.

“Los Olvidados” es el filme mexicano surrealista que retrata la miseria de los niños de la periferia mexicana de aquel entonces. Intensa, cruel y sumamente estética, contiene unos diálogos formidables y le valió a Buñuel la Palme D’Or al mejor director en el Festival de Cannes.

En lo personal, de la dupla Buñuel-Figueroa mi favorita es “El Angel Exterminador”, filme donde Silvia Pinal hace el papel de la Valkiria y que narra la historia de un grupo de burgueses que después de una cena, por una desconocida y extraña razón, no pueden abandonar la mansión. Durante la filmación de esta cinta, Figueroa cuenta una magnífica anécdota: todos trabajaban en una secuencia de la película y, en una pausa, recibieron la visita de la diva de Hollywood, Marylin Monroe. Aunque ya se habían conocido en Londres, para Figueroa fue muy impresionante que al llegar al set, preguntó con mucha familiaridad, “¿dónde está Gaby?” y recuerda que les tomaron una fotografía mientras el le explicaba porqué el set era cerrado, según escribió en sus memorias.

Gabriel Figueroa ganó 28 premios nacionales por su trabajo como cinefotógrafo entre 1936 y 1978, así como 16 reconocimientos especiales y 20 premios en el extranjero. Destacan el “globo de oro” en Hollywood, “el león de oro” de la Mostra de Venecia, mejor cinefotografía en el Festival de Cannes, en el de Farol Vary (Checoslovaquia), en el de Palmaris de Bruselas, en el de Madrid, en el de Boston, San Francisco, Panamá, y en 1965 la nominación al Oscar por “La Noche de la Iguana” que compitió con “Mary Poppins”; “Zorba el Griego”, y “Mi Bella Dama”.

Fotografió 235 películas. Trabajo con los mejores directores de la época y envidiaban trabajar con el muchos otros. Entre quienes quisieron trabajar con Gabriel Figueroa y por diversos motivos no se pudo, fueron: Orson Welles, David O. Selzncick, Walt Disney, Gregory Ratoff, Sam Goldwyn, Elia Kazan y Vittorio de Sica.

Con quienes si trabajó destacan: Fernando de Fuentes, Chano Urueta, Alejandro Galindo, Gabriel Soria, Julio Bracho, Miguel M. Delgado, Fernando Soler, René Cardona, Gilberto Martínez Solares, Jack Draper, Ramón Peón, Julián Soler, Jaime Salvador, Roberto Gavaldón, Miguel Zacarías, Ismael Rodríguez, Tulio Demicheli, Roberto Rodríguez, Benito Alazraky, Juan Antonio Bardem, Francisco del Villar, Juan y José Luis Ibáñez, Brian C. Hutton, Rafael Baledón, Sergio Olhovich, José Estrada, Jaime Humberto Hermosillo, Hal Bartlet, Luis Alcoriza, John Huston y por supuesto Emilio “El Indio” Fernández y Luis Buñuel, entre otros directores.

Gabriel Figueroa es considerado por Diego Rivera como el artista que llevó el muralismo mexicana al cine, “inventó los murales ambulantes”, citan varios autores al gordo Rivera y era admirado por José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros, con quien entabló una buena amistad y de quienes tomó inspiración para jugar con la luz, con las sombras, con los tonos. Figueroa retrató a ese México campesino, revolucionario, fiero, joven, pobre, rico, irónico, malvado, bueno, triste, sumiso, rebelde, sangriento pero muy orgulloso de sus raíces, “todo nuestro arte debe de sentirse, no solo verse mexicano”, decía Figueroa, quien si viviera pudiera decir ahora, que se celebran sus 100 años de nacimiento, emulando a su amigo “El Indio” Fernández, que él también inventó un México que vive en el celuloide y que brilla como perla.

México, hoy en día te rinde un tributo, maestro Figueroa, en el Palacio de Bellas Artes, que es mucho más que una muestra de fotografías y videos, se trata de un recorrido que ofrece la posibilidad de redescubrir las imágenes que dejaron de ser estrictamente entretenimiento para convertirse en signo de identidad de una nación.

La exposición, “Gabriel Figueroa. Cinefotógrafo” fue inaugurada por el presidente Calderón y es organizada en conjunto con Fundación Televisa y es una obligada visita para quienes visiten el Distrito Federal antes del mes de abril. Es una joya que no puede dejar de visitar.

Comentarios, dudas, quejas y opiniones: http://fruslero.blogspot.com & fruslero@gmail.com