28.46°C

Muy Nuboso

Chihuahua, Chihuahua



Jueves 11 de abril de 2024

Hacen Musk y Dimon predicciones de IA y futuro de humanidad


Nueva York, Estados Unidos.- La pregunta ahora es si los pronósticos de una de las personas más ricas del mundo y del director del banco más grande de Estados Unidos se harán realidad o resultarán exagerados.

En declaraciones esta semana, tanto Musk como Dimon se unieron a un coro de ejecutivos de negocios que hacían predicciones audaces sobre el potencial de la IA para generar cambios dramáticos.

"Mi conjetura es que probablemente hacia finales del próximo año tendremos una IA que será más inteligente que cualquier ser humano", expuso Musk en una entrevista el lunes con Nicolai Tangen, director ejecutivo de Norges Bank Investment Management, el fondo soberano de Noruega de 1.6 millones de millones de dólares y uno de los mayores inversionistas en Tesla. La entrevista fue transmitida en la plataforma de redes sociales X de Musk.

Musk, director ejecutivo de Tesla y también director de su propia empresa de Inteligencia Artificial, señaló que la IA era la tecnología de avance más vertiginoso que jamás hubiera visto. Predijo que probablemente superará la inteligencia colectiva de los humanos en cinco años.

Dimon, director ejecutivo de JPMorgan Chase, declaró a los inversionistas el lunes que la IA podría ser tan transformadora como algunos de los principales inventos tecnológicos de los últimos cientos de años.

PUBLICIDAD

"Piensen en la imprenta, la máquina de vapor, la electricidad, la computación e Internet, entre otros", escribió Dimon en su carta anual a los accionistas el lunes. Dimon ha dicho que la IA podría llevar a las generaciones futuras a trabajar sólo tres días y medio a la semana.

Sundar Pichai, director ejecutivo de Google, ha dicho que la IA podría ser más profunda que la invención del fuego o la electricidad. Vinod Khosla, fundador de la firma de capital riesgo Khosla Ventures, indicó el año pasado que dentro de 10 años la IA asumirá "el 80% de los empleos que existen hoy".

"La necesidad de trabajar desaparecerá en la sociedad dentro de 25 años para aquellos países que adapten estas tecnologías", dijo Khosla en una entrevista con The Wall Street Journal.

Y, sin embargo, la tecnología también ha dado lugar a duras advertencias sobre el futuro de la humanidad. A principios de esta semana, la empresa número uno de telecomunicaciones de Japón y el mayor periódico de ese país advirtieron en un manifiesto que, a menos que se limite la IA, "en el peor de los casos, la democracia y el orden social podrían colapsar, conduciendo a guerras".

Hicieron un llamado a los legisladores nipones a que aprobaran legislación para restringir la IA, señalando la creciente preocupación por los programas de IA que las empresas con sede en EU han estado desarrollando.

En Estados Unidos, la Administración Biden invocó el año pasado poderes federales de emergencia para obligar a las principales empresas de IA a notificar al Gobierno cuando desarrollen sistemas que representen un riesgo grave para la seguridad nacional

¿Exageración?

Aún así, algunos expertos consideran que las predicciones sobre los poderes transformadores de la IA han sido exageradas.

Gary Marcus, un científico cognitivo que vendió una startup de IA a Uber en el 2016, dijo que la IA generativa algún día podría alcanzar un nivel en el que pueda transformar la sociedad.

Sin embargo, afirmó que tienen que darse grandes mejoras para acercarse al nivel de cambio producido por Internet o incluso por los teléfonos inteligentes.

"Es posible que a medida que hagamos nuevos descubrimientos y construyamos una mejor IA, mucho mejor que la que tenemos ahora, con el tiempo la IA pueda ser transformadora para bien", manifestó Marcus en una entrevista.

Los programas de IA generativa actualmente cometen demasiados errores, no son confiables y tienen una comprensión superficial del mundo, dijo Marcus.

A corto plazo, dijo que es inverosímil que la IA se acerque a la inteligencia humana para finales del próximo año, como predijo Musk. Superar toda la inteligencia humana en los próximos cinco años también es descabellado, anotó.

Marcus ofreció apostar un millón de dólares con Musk de que su predicción de que la IA se volvería más inteligente que un humano el próximo año resultará errónea. Un representante de Musk no respondió a una solicitud de comentarios sobre la apuesta.

PUBLICIDAD

’Mucho bombo’

"Hay mucho bombo respecto a la IA en este momento", expone Angel Vossough, cofundadora y directora ejecutiva de BetterAI, que está trabajando en una herramienta de IA para recomendar vinos.

Ella dice que los sistemas de IA son buenos para analizar grandes conjuntos de datos y pueden hacer predicciones o acelerar la productividad, pero no están ni remotamente cerca de ser tan inteligentes como los humanos, ya que una gran parte de la inteligencia humana es inteligencia emocional.

"Necesita conectarse, comprender y responder a las emociones humanas de una manera que realmente se sienta auténtica y significativa", expresó. "No creo que estemos cerca".

Otro problema con el auge de la IA: está presionando recursos como la electricidad. La empresa de diseño de chips Arm está financiando esfuerzos para estudiar cómo hacer que las aplicaciones de IA sean más energéticamente eficientes.

Rene Haas, director ejecutivo de Arm, señaló el martes que los centros de datos de IA podrían consumir entre el 20% y el 25% de las necesidades de energía de Estados Unidos para finales de la década, contra el actual 4% o menos.

Dimon reveló que JPMorgan emplea ahora a más de 2 mil expertos en Inteligencia Artificial y aprendizaje de máquinas después de experimentar por primera vez con la tecnología hace más de una década.

Dijo que imagina que la IA ayudará a reimaginar los flujos de trabajo empresariales en todo el banco.

"Aunque no conocemos el efecto total o el ritmo preciso al que la IA cambiará nuestro negocio, o cómo afectará a la sociedad en general, estamos completamente convencidos de que las consecuencias serán extraordinarias", apuntó Dimon en su carta a los accionistas.