15.55°C

Cielo Claro

Chihuahua, Chihuahua



Lunes 29 de enero de 2024

Se come el SAT aumento salarial


Monterrey, México.- Más que beneficiar a los trabajadores, el aumento del 20% en el salario mínimo engordará la recaudación de impuestos para el Servicio de Administración Tributaria (SAT) en el 2024, pues ahora este ingreso pagará más impuestos, coinciden fiscalistas.

Antes, al inicio de la actual Administración, aclaran, por efecto de un subsidio a los minisalarios éstos llegaban no sólo a quedar virtualmente exentos, sino hasta significar un ingreso poco superior al del mínimo.

Gustavo Leal Cueva, presidente de la consultora Fiscalia, señala que el salario mínimo para el 2024 es de 7,467.90 pesos al mes y a éste le corresponde un Impuesto Sobre la Renta (ISR) de 495.41 pesos, también al mes.

En el 2023, el mínimo era de 6,223 pesos mensuales y sólo pagaba 70.23 pesos de ISR, debido a que recibía un "subsidio al empleo" o "crédito al salario" de 294 pesos al mes, el cual para el 2024 ya no se concede a ese nivel salarial.

"A partir del 2024, los trabajadores que podrían tener derecho al ’subsidio al empleo’ serán sólo aquellos que nominalmente reciban en el mes un salario inferior al mínimo. Esto puede darse sólo en el caso de trabajadores con jornada reducida, semana reducida o que tengan ausencias en el mes, de manera que en su salario mensual bruto perciban una cantidad inferior a 7,467.90", explica Leal Cueva.

"Hay una desaparición fáctica del ’subsidio al empleo’ que se venía dando en los últimos años por efecto de las alzas en el salario mínimo en la actual Administración" enfatiza.

"Pero también es porque, a diferencia de la tarifa del ISR para la que se prevé un mecanismo de actualización de cantidades a pagar conforme a los índices inflacionarios, la tabla del ’subsidio al empleo’ no se actualiza", añade.

Juan Higinio Gutiérrez, presidente entrante de la Asociación de Contadores Públicos de Nuevo León, coincide en que gran parte del beneficio de las alzas al mínimo va a ser para el fisco.

"Ahora a ese nivel de ingresos se le aplicarán impuestos ya sin el ’subsidio al salario’ que gozaban, un gasto que dejará de hacer el SAT".

"Además el SAT tendrá una mayor recaudación tributaria por concepto de salarios", anota Gutiérrez.

La razón de esto, explica, es que el salario mínimo ya aumentó a un nivel tal que no alcanza a calificar para el "subsidio al empleo", que dejará de pagar el Gobierno federal.

"Y al mismo tiempo, el SAT recaudará más en el Impuesto Sobre la Renta.

"Este fenómeno de la desaparición del ’subsidio al empleo’, al dejarse sin actualizar la tabla del mismo con la inflación desde el 2008, ya se comenzaba a presentar desde el 2019 en la zona de la frontera norte, en la que los salarios mínimos aumentaron a rangos que quedaban fuera de ese beneficio", señala Leal Cueva.