34.46°C

Cielo Claro

Chihuahua, Chihuahua



Domingo 22 de marzo de 2009

Zamorazo en Juárez

A Héctor “Teto” Murguía en Chihuahua, los panistas le tienen pavor.


A Héctor “Teto” Murguía en Chihuahua, los panistas le tienen pavor.

A casi tres años de celebrada la polémica elección presidencial donde se alzó triunfador por muy pocos votos el panista Felipe Calderón, queda claro que el modus operandi de dicho partido no ha cambiado, ni cambiará. Habrá que recordar que Calderón es presidente “a la mala”, es decir los pocos votos de diferencia que obtuvo fueron producto de una intensa campaña de descalificación en contra de los otros aspirantes. Fue una guerra sin escrúpulos en donde atacaron al PRI vía sus gobernadores como Mario Marín o Fidel Herrera Beltrán. Al excandidato del PRD, el famoso “Peje” fue despedazado y bautizado como “un peligro para México” y se le comparó con Hugo Chávez y otros célebres dictadores. El más afectado de los priístas, después de los mencionados y de Roberto Madrazo, fue el entonces candidato a la gubernatura de Jalisco, Arturo Zamora.

Zamora, distinguido abogado y notario público de Zapopan, fue alcalde de esta ciudad en el periodo 2003-2006, mismo que le permitió proyectarse para la candidatura priísta al gobierno del estado, que en el año 2000 el PRI estuvo a punto de ganar, pero el conteo se detuvo en el 70% de las casillas y permitió a Francisco Ramírez Acuña ostentar el poder. Zamora ganó un proceso interno por más del 60% de los votos y su perfil y buena imagen le permitían ser una amenaza real contra las aspiraciones del hoy gobernador Emilio González alias “el gober piadoso”. Y mientras Zamora hacia campaña, González y el hoy presidente Calderón, fraguaron con el apoyo del gobierno del presidente Fox la operación “lodo azul” que permitiría mermar la imagen del priísta y reducir la diferencia de 12% que había en la preferencia electoral a favor de Zamora.

Y así fue. Días antes de la elección los medios nacionales hacían circular una nota donde supuestamente DEA Estadounidense lo estaba investigando por mantener presuntos nexos con narcotraficantes, y de que la PGR mantenía abierta una averiguación previa en su contra también por vínculos con el crimen organizado cuando era alcalde de Zapopan. Esto cerró la pinza de una estrategia anunciada desde el 1 de abril del 2006, cuando iniciaron las campañas políticas por la gubernatura rumbo a las elecciones del 2 de julio dell 2006, líderes panistas, insistían que el abanderado priísta mantiene relaciones con narcotraficantes.

Los días pasaron y el lodazal panista tuvo efecto: Zamora perdió la elección. Una vez con constancia de mayoría en mano, la PGR dijo que las cosas no eran tan graves como parecían y le dio carpetazo, pero el daño estaba hecho.

A Héctor “Teto” Murguía en Chihuahua, los panistas le tienen pavor. Sino como explica el mismo modus operandi para vincularlo al narcotráfico. Filtran los panistas un documento apócrifo sobre una supuesta investigación de la DEA al exalcalde de Juárez sobre dinero sucio en su campaña de 2004 pero en este caso la reacción tricolor fue inmediata y resulta que el documento es falso.

Le quisieron aplicar a “Teto” un “Zamorazo” en Juárez y aparentemente el control de daños ha sido efectivo, pero es solamente el principio de la “operación lodo azul 2009”.

ULTIMALETRA

Se cumplen 203 años del natalicio del Benemérito de las Américas: Benito Juárez García, a quien le debemos un estado laico que ha permitido que México avance. Falta mucho por hacer pero irónicamente, se celebra su natalicio, este año, con las polémicas declaraciones de la arquidiócesis en contra del PRI. La arquidiócesis debe de recordar a la Biblia misma, “al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”.