18.46°C

Cielo Claro

Chihuahua, Chihuahua



Lunes 15 de enero de 2024

Enfrentan estadounidenses nueva amenaza de droga


Nueva York.- El joven padre cruzó el estacionamiento para reunirse con los demás padres que iban a conocer a los nuevos maestros de preescolar de sus hijos. A los pocos pasos, empezó a sudar y a sacudirse. Mientras el cielo se tambaleaba, regresó al automóvil, desesperado por tumbarse en el asiento trasero y respirar, oculto por los cristales polarizados.

“¿Tomaste algo?”, le gritaba Anne, su esposa, mientras marcaba al 911. Eric, de 26 años, había salido de rehabilitación a principios del verano. “¡La botellita! ¡La botellita!”, gimió, justo antes de caer al suelo y perder el conocimiento.

En la sala de urgencias de un hospital cercano en el sur de Nueva Jersey, los médicos intentaron reanimarlo con un desfibrilador.

“¿Qué se metió?”, le gritaron a Anne. Ella les mostró un frasco pequeño de un líquido sabor cereza que había sacado del auto. Se llamaba Neptune’s Fix. Eric lo había comprado en una tienda de productos para fumar.

“¿Qué diablos es eso?”, preguntó un médico.Neptune’s Fix tiene un ingrediente llamado tianeptina, que muchos conocen como heroína de gasolinera.

La tianeptina, que suele venderse como suplemento alimenticio y que los minoristas promocionan como estimulante del estado de ánimo y una ayuda para concentrarse, forma parte de una clase creciente y no regulada de productos que pueden ser muy adictivos y se encuentran a la venta en gasolineras, tiendas de conveniencia y tiendas de productos para fumar, así como en internet. Suelen incluir fármacos sintéticos y sustancias derivadas de plantas.

Algunos de esos fármacos, como el kratom y el fenibut, pueden ser adictivos y, en ocasiones extraordinarias, mortales. Por lo general, provienen de otros países como Indonesia y Rusia, donde se utilizan con regularidad, e incluso se recetan, para controlar el estado de ánimo. Pero la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no los ha aprobado como medicamentos en Estados Unidos.

“La tianeptina es una amenaza emergente”, afirmó Kaitlyn Brown, directora clínica de America’s Poison Centers, que representa a 55 centros de todo el país y recolecta datos de estos. “Tenemos personas que son capaces de conseguir una sustancia que no está bien regulada, que puede ser adictiva y que, en dosis altas, puede causar efectos similares a los opioides, lo que lleva a resultados realmente nocivos”.

Poderes limitados de la FDA

Hasta ahora, la tianeptina es una sustancia prohibida o muy restringida en al menos nueve estados, entre ellos Florida, Míchigan y Ohio. A fines de noviembre, la FDA emitió una alerta nacional sobre Neptune’s Fix y, en concreto y sobre la tianeptina en general, en la que pedía a la gente que no la tomara y advertía de que se había asociado a sobredosis y muertes.

Esta sustancia, que también está disponible en forma de polvo concentrado o como ingrediente de productos como Tianaa, Zaza y Pegasus, “se vende de manera ilegal para mejorar las funciones cerebrales y tratar la ansiedad, la depresión, el dolor, el trastorno por consumo de opioides y otras afecciones”, según la advertencia de la agencia.

La FDA supervisa con laxitud los suplementos alimenticios, un universo en expansión de unos 50 mil productos que incluye minerales, vitaminas y compuestos como la melatonina. Pero la agencia no evalúa la seguridad o eficacia de los suplementos; sólo puede prohibir a los fabricantes que los comercialicen como tratamientos médicos.

“Ahora hay al menos una decena de productos que son fármacos extranjeros que se comercializan abiertamente como suplementos alimenticios ante la FDA, sin que esta última pueda impedir su venta”, explicó Pieter Cohen, profesor adjunto de la Facultad de Medicina de Harvard que estudia la regulación de los suplementos.

Una rápida adicción

La tianeptina es un fármaco desarrollado por investigadores franceses en la década de 1960 como antidepresivo. Su uso en dosis bajas se permite en muchos países de Europa, Asia y Latinoamérica. Pero en dosis más altas, también funciona de forma parecida a los opioides, pues provoca una euforia de corta duración.

En Estados Unidos, muchas personas toman tianeptina con la creencia errónea y generalizada de que es una alternativa segura a los opioides de la calle, como el fentanilo o la heroína, o incluso una forma de dejar de consumirlos. En redes sociales como Reddit se habla mucho sobre sus ventajas y más de 5 mil personas están suscritas al foro “Cómo dejar la tianeptina”.

“La gente desarrolla tolerancia muy rápido y eso ocasiona un aumento acelerado en la dosis que se consume”, comentó Dawn Sollee, toxicóloga clínica y directora del Poison Control Center de Jacksonville, Florida.

Los gastos, así como los peligros, pueden aumentar con rapidez. En una tienda de conveniencia en Montclair, Nueva Jersey, 15 cápsulas de Tianaa Red cuestan 34 dólares. Una botella de Neptune’s Fix, que se vende en sabores limón, tropical, cereza o chocolate y vainilla, puede costar unos 16 dólares.

Determinar el número de casos de consumo de la tianeptina no es sencillo, pues los hospitales no hacen pruebas para encontrar esta sustancia.

Sin embargo, los casos reportados están en aumento. En 2013, sólo se denunciaron cuatro casos de exposición a la tianeptina en todo el país. En 2023, el número fue de 391, según datos de America’s Poison Centers, una organización sin fines de lucro. Nueva Jersey, que solía tener una sola denuncia al año, recibió 27 en 2023, con pacientes cuya edad oscilaba entre los 20 y los 69 años.

Al igual que muchas drogas ilegales, la tianeptina suele mezclarse sin ningún cuidado con ingredientes no etiquetados, como potentes compuestos sintéticos de cannabis.

Esta es una de las razones por las que los síntomas de sobredosis parecen ser muy variados, según los directores médicos de los Poison Control Centers, e incluyen aturdimiento, náuseas, hipotensión e inconsciencia, así como convulsiones y dolores estomacales fuertes.

En ocasiones, la naloxona, un fármaco que revierte las sobredosis de opioides, puede ser eficaz para reanimar a los pacientes, pero en otras no. Hasta ahora, se tienen contabilizadas al menos cuatro muertes relacionadas con la tianeptina.

Cuando la solución es el problema

Hace aproximadamente un año, Raymond Pomm, psiquiatra especializado en adicciones de Gateway Community Services de Jacksonville, atendió a su primer paciente con consumo de tianeptina.

Para tratar los síntomas de abstinencia, probó la buprenorfina, un medicamento que calma la ansiedad provocada por el consumo de opioides. Dice que descubrió que ayudaba a los pacientes a controlar el síndrome de abstinencia de la tianeptina y a no consumir.

El verano pasado, después de que Eric terminó su ciclo de rehabilitación por el consumo de kratom, una hierba con potencial adictivo procedente del sudeste asiático muy presente en tiendas de conveniencia y de productos para fumar, los médicos le recomendaron tomar medicamentos para la ansiedad y la depresión.

Pero Eric, representante de ventas de una empresa de un suburbio del sur de Jersey, estaba decidido a mantenerse alejado de los medicamentos que alteran el estado de ánimo, con los que había tenía problemas de adicción en el pasado.

En una tienda de productos para fumar, vio Neptune’s Fix. Un vendedor le dijo que podía ayudarle con su estado de ánimo y que no causaba adicción.

“Como se vendía en las tienda, pensé que no podía ser tan nociva”, comentó Eric, quien, como Anne, pidió que se le identificara solo por su segundo nombre para proteger la privacidad de su familia. “Ya sabes, como esas bebidas energéticas”.

Después de tomarse la botellita, se sintió mejor casi de inmediato: más conversador, contento, con mayor seguridad. Pero al poco tiempo, “no podía dejar de consumirla”, comentó Eric.

Semanas después de desplomarse en el estacionamiento de la escuela, los médicos del Poison Control Center de Nueva Jersey analizaron el contenido de los frascos de Neptune’s Fix. Los resultados mostraron compuestos de cannabis sintético y otros ingredientes no incluidos en la lista, así como tianeptina.

Más restricciones

La FDA envió advertencias en 2021 y 2022 a dos empresas que, según dijo, estaban “comercializando ilegalmente productos de tianeptina como suplementos alimenticios y medicamentos no aprobados”.

Pero la aplicación de la ley requiere enormes recursos, en parte porque los fabricantes y proveedores pueden ser difíciles de localizar. Una consulta de The New York Times a los fabricantes de Neptune’s Fix enviada a través de su sitio web no obtuvo respuesta. La dirección de Sheridan, Wyoming, que figura en los envases de la empresa es la de un agente de registro de varias empresas.

Los expertos en reglamentación no coinciden en la forma en que la FDA debería abordar con eficacia el problema de la tianeptina y otros suplementos. Algunos dicen que la agencia debería establecer un registro estricto de suplementos aprobados.

En entrevistas, algunos de los directores de los Poison Control Centers dijeron que no estaban a favor de una prohibición total de la tianeptina, ya que eso podría dar lugar a un peligroso tráfico clandestino. En su opinión, sería más eficaz educar al personal de emergencias y a los consumidores sobre los riesgos inherentes a este tipo de productos.

Agregaron que retirar la tianeptina de las tiendas no solo sería una tarea abrumadora, sino también de escasa utilidad, ya que los consumidores podrían comprarla en la tienda más cómoda de todas: internet.