13.45°C

Nubes

Chihuahua, Chihuahua



Martes 18 de diciembre de 2007

Cambios sacuden Gobierno del Estado

Sergio Granados, mano dura y control político en 2010; Carrera de nuevo el sacrificado, su equipo se revela


Héctor Murguía y su gente, expectantes y trabajando en silencio ante el acomodo de piezas

Con Cipol correrán el riesgo

Después de la sorpresiva llegada del ex líder priísta, Sergio Granados a la secretaria general de Gobierno del Estado, las especulaciones no han dejado de circular en los pasillos del Palacio de Gobierno.

Para empezar y ante los rumores prácticamente confirmados de la salida de Carlos Carrera de Fomento Social, Adán Quezada de Desarrollo Urbano y Ecología, Raúl Grajeda Domínguez de Gobernación y Javier Torres Cardona de la Secretaria de Seguridad Pública, hay opiniones encontradas sobre el resultado político que pueden acarrear al PRI dichos cambios.

De inicio Sergio Granados representa la vieja guardia, eso nadie lo desconoce, es más hay quien ha recordado los fuertes vínculos del nuevo secretario con el filósofo de Rubio, Artemio Iglesias Miramontes.

Por tal motivo el que nuevamente toma una buena parte de la jugada es el Senador y tío del Gobernador, Fernando Baeza Meléndez, quien ha apadrinado prácticamente durante toda su carrera a Granados Pineda.

Caso contrario es el del ex gobernador, Patricio Martínez, cuyo equipo estaría prácticamente fuera de la jugada, con excepción del Presidente Municipal de Ciudad Juárez, José Reyes Ferriz y el Secretario de Desarrollo Industrial, Alejandro Cano, quien mantiene vigencia y aceptación.

Dicho así tiene sustento la posibilidad de que regrese incluso Mario Tarango, el ex líder del Congreso del Estado en la pasada legislatura, quien tiene lazos muy cercanos con Fernando Baeza y asumiría un papel político trascendental para el futuro cercano.

Otro aspecto relevante es el control que toma el grupo Delicias, ya que el traslado de Oscar Villalobos a Fomento Social prácticamente es el palomazo para que sea el bueno durante el proceso a la gobernatura del estado. Respaldar este apoyo sería el papel trascendental para Sergio Granados de ahora en adelante.

Lo que al parecer no fue bien calculado por el genio que ideo los cambios en el gabinete, es que de nuevo el Secretario de Fomento Social, Carlos Carrera sería sacrificado y esto no le iba a gustar a su gente.

Aunque Carrera lo ha tomado con filosofía y ha sido leal, señalando que el va a seguir las instrucciones del Gobernador, en los hechos su gente esta más que molesta por que consideran que esto es un nuevo atropello político en contra del “arqui”, quien pese a la derrota interna en la campaña a la Presidencia Municipal, mantiene liderazgo y buen prestigió.

De esta manera el problema en sí no va a ser el arquitecto Carlos Carrera sino su equipo, ya que el “arqui” sería desplazado a un segundo nivel al dejar Fomento Social, que es el área política más importante, pero además de eso le dejarían prácticamente sin posibilidades de buscar una oportunidad en la diputación federal del 2008. Dicho más claro, terminarían momentáneamente con sus aspiraciones políticas.

Los que ven los toros desde la barrera, pero abriendo tremendos ojotes a lo que esta sucediendo, es la gente de Héctor “Teto” Murguía, quienes dan por un hecho que irán en contra de la maquinaria oficial, tal y como ha sucedido desde que el “Teto” fue Presidente Municipal.

Sin embargo la posición no les es del todo desagradable, al considerar que en los últimos años, en la política mexicana en general, han sido más exitosos los proyectos no oficiales que los oficiales,

Visto así para la gente de Héctor Murguía los cambios representan el apoyo inmediato para su causa del ex gobernador, Patricio Martínez, quien tiene fuerza debido a la falta de control político que existe actualmente al interior del PRI.

Asimismo los “tetistas” tiene abierta una probable negociación final con el Senador Fernando Baeza, ya que este es un hombres institucional que tiene cercanía con el Grupo Atlacomulco, desde el cuál Héctor Murguía sería impulsado a la gobernatura de Chihuahua, para enrolarlo en el proyecto presidencial del gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto.

Finalmente un handicap a favor es el papel de víctima que puede asumir Héctor Murguía, ya que la intención es cerrarle sus aspiraciones a la gobernatura con una inhabilitación por parte del Congreso del Estado, tal y como se pretende hacer para cerrar el camino al exalcalde panista, Juan Blanco.

En base a este análisis político podemos dejar claro que en los próximos meses, ya entrando el 2009, va a ser importante la definición sobre los sistemas de elección de candidatos a diputados federales del PRI y las personas que asumirían su papel de buscar un escaño en el Congreso de la Unión.

Lo anterior ya que con ello se podrá visualizar que equipos de trabajo son recompensados y fortalecidos en el camino rumbo a la gobernatura.
Pasando a otro tema al parecer el Gobierno del Estado ha decidido llevar su apuesta hasta el final con la policía Cipol, creada a inicio de la administración junto con la Secretaria de Seguridad Pública.

Incluso durante la semana y durante su comparencia en el Congreso del Estado, el Secretario de Seguridad Pública, Javier Torres Cardona, habló de los cambios y las nuevas contrataciones que realizarán en 2008 para eficientar el trabajo de Cipol.
Sin embargo las críticas no cesaron en relación a dicha policía por lo que califican como escasos resultado, en contraste con las fuertes sumas de dinero público invertido en dicha institución.

Incluso la fracción panista el Congreso del Estado en esta semana y el propio PRD en su momento han pedido una y otra vez la desaparición de este cuerpo policiaco para hacer llegar más recursos a las policias municipales y a las áreas de investigación de la Procuraduría General de Justicia del Estado. Sin embargo, una y otra vez, la respuesta ha sido una rotunda negativa a esta postura.

Según los diputados de oposición la decisión va más en el sentido político, por que la desaparición de Cipol representaría un golpe en contra de la actual administración estatal, ya que fue la joya prometida en campaña y al arranque, en las primeras acciones de Gobierno.

De tal forma si desparece Cipol el Gobierno del Estado tendría que cargar con el peso de su fracaso.

Lo que no han considerado en la decisión de continuar apoyando a este cuerpo policiaco es que a la larga, su ineficiencia en el combate a la delincuencia organizada, lo indefinido de su campo de trabajo y sobre todo la duplicidad de funciones que sufre con las policías municipales, puede representar un incremento en los índices delictivos, que la final podría ser utilizado también como argumento político en contra de la administración estatal. En fin estimado lector, muchas gracias y veremos que sucede esta semana. Cometarios y sugerencias, agoralibre@gmail.com